Elecciones 2016

Los latinos suelen votar en masa en EEUU pero no todos se inscriben para hacerlo

Una nueva mirada a los datos del censo electoral pone en cuestión la teoría de que los latinos no van a las urnas. El problema radica en que se quedan flojos en el proceso de registro, por eso tantas campañas para inscribirlos.
13 Ago 2016 – 3:04 PM EDT

La cuenta regresiva de los activistas latinos en California sobre las elecciones no es la misma que la de los candidatos: mientras Hillary Clinton y Donald Trump tienen 87 días para hacer campaña, quienes están enfocando toda su artillería en registrar más votantes hispanos solo tienen 72.

Aunque varía de estado a estado, el 24 de octubre es el último día para registrar votantes en California donde cerca de 7 millones de latinos son elegibles para votar. En los otros estados con la mayor cantidad de hispanos, la carrera es más agitada: Texas y Florida tienen sólo hasta el 11 de octubre.

Si bien estos estados concentran más de la mitad de los hispanos que viven en Estados Unidos (55% según el centro Pew) y se da por descontado que los 55 votos electorales de California irán al Partido Demócrata y los 34 de Texas al Partido Republicano, eso no quiere decir que quienes movilizan el voto no consideren que haya trabajo por hacer.

“Aunque no somos un estado péndulo, lo que hacemos puede influir en el resto del país. Es mucho lo que está en juego en esta elección, así que no podemos quedarnos a un lado”, dijo Jacqueline Martínez, CEO de Latino Community Foundation (LCF) en un encuentro con líderes en San Francisco para movilizar el voto hispano como parte de su campaña #MobilizeLatinoVote.

“Esta elección es más importante que los individuos mismos, va más allá de Clinton y Trump, es sobre nuestros valores y lo que nuestros abuelos sacrificaron para venir acá”, agregó.

Más votantes latinos


De acuerdo con cifras de la Oficina del Censo de Estados Unidos, la participación de latinos ha incrementado en las últimas tres elecciones presidenciales. En 2008 votaron 9.7 millones, 28% más que en las elecciones de 2004, logrando influir el resultado en cuatro estados claves para el presidente Barack Obama: Florida, Nevada, Colorado y Nuevo México.

En 2012 fueron 11 millones los latinos que fueron a las urnas, 15% más que en 2008. Y se estima que para esta elección, 13 millones votarán, es decir un 18% más que en el 2012.

Entonces, ¿por qué existe la narrativa de que el latino se queda en casa?

“El problema con la lectura de las cifras es que tendemos a contar los latinos que salen a votar con referencia a toda la población latina que es elegible para votar y no con la que se inscribe”, explica Andrés Ramírez, analista político y presidente del grupo Ramírez, que trabaja con la comunidad hispana.

“La gran brecha está en el registro. Es cierto que mucha gente no se registra, pero quienes lo hacen, cuando ya tienen un documento válido, mesa, fecha, ellos se involucran, le hablan a sus familias, y van a las urnas”.

Qué dice el censo


Lo que las cifras muestran es que sin duda en los últimos ciclos electorales, en promedio un 40% de los latinos que podría ir a las urnas no se registró dentro de los límites legales establecidos en cada estado. "Ahí podemos argumentar que es desinterés, falta de información, o incluso algunas barreras como los tipos de documentos que piden en cada estado y que afecta que muchas minorías puedan siquiera inscribirse", añade Ramírez.

En el año 2000, cuando George W. Bush fue elegido presidente, de los poco más de 13 millones de latinos que podían votar, tan solo 7 millones y medio se registraron. Y sin embargo el día electoral, casi 6 millones de los inscritos ejercieron su derecho al sufragio es decir el 78.6%.

En 2004, durante la reelección de Bush, 16 millones de hispanos eran elegibles para votar, pero solo un poco más de 9 millones se registró. De esta última cifra, 7.5 millones fueron a las urnas es decir 81.5% de los inscritos.

En 2008, en la primera elección de Obama, casi 20 millones de hispanos eran elegibles para votar, pero solo cerca de 12 millones se registraron. Aun así el día electoral, 9.7 millones votaron es decir 84% de los inscritos.

La tendencia se repitió en 2012 durante la reelección del actual presidente: un poco más de 23 millones de hispanos era elegibles para votar, pero solo se registraron casi 14 millones. En Noviembre, un total de 11 millones salieron a votar, es decir el 81.6% de los registrados.


La campaña por cerrar la brecha

Para cerrar esta brecha de inscripción de hispanos que a la larga hace que la participación sea baja, varios estados se mueven hacia el registro automático de votantes que quitaría la carga a los ciudadanos de hacer ese proceso. Esto es, quienes emitan o renueven su licencia de conducción, quedan inscritos automáticamente en el censo de votantes a menos que rechacen la opción.

Oregón, California, Vermont, West Virginia y Connecticut ya pasaron leyes al respecto, y una docena de estados están discutiendo estos cambios en sus respectivas legislaturas. Cabe mencionar que ninguna de ellas entrará en efecto para las elecciones de Noviembre.

Según cifras de Latino Community Foundation, cada año 800 mil latinos cumplen 18 años y se vuelven elegibles para votar lo que hace que en esta elección 2016, el 44% de la población latina que puede ir a las urnas sea parte de los llamados millenials. Por eso buena parte del foco de las estrategias para atraerlos a la cita electoral es llevar información y formularios de registro a conciertos, colegios, campus de universidades, paradas de buses en rutas específicas y por supuesto los barrios latinos.

La tecnología ha permitido también el desarrollo de aplicaciones como Unidos, VoterPal, y LatinosVote, que facilitan que los jóvenes se registren e inviten a otros a hacerlo.

“Uno de los temas sobre los que hacemos énfasis es en que el siguiente presidente elegirá tres jueces de la Corte Suprema que tomará decisiones vitalicias en educación, economía e inmigración que tanto interesan a nuestra comunidad”, aseguró Martínez de LCF.

Aunque la mayoría de asociaciones dedicadas a movilizar el voto latino se declaran apartidistas (entre ellas Chispa, Mi familia vota, I America, Voto Latino, SIREN,) cada campaña en contienda tiene sus propias estrategias de registro de votantes. Sin duda los demócratas llevan la delantera en lo que a la comunidad hispana se refiere, pues lo republicanos poco hacen por atraer a esta población.

“Nuestros voluntarios de la banca telefónica en California hoy tienen instrucciones de hacer llamadas en español directamente a estados como Nevada, Colorado y Carolina del Norte ”, dijo a Univision Noticias, Julie Wong, una de las coordinadoras de voluntarios en California. “Vamos a apoyar a esos estados péndulo donde el voto latino es aún más crucial”, concluyó.


Más contenido de tu interés