null: nullpx
Elecciones 2016

Los disturbios de Hough, una historia de tensión racial en Cleveland que sigue viva

Hace 50 años esta ciudad vivió disturbios raciales que partieron su memoria en dos. Hoy queda poca evidencia física de ello, más sí un legado de pobreza y segregación, las mismas condiciones que llevaron a aquella violencia.
19 Jul 2016 – 9:24 PM EDT

Los andenes agrietados en el barrio Hough, en el lado Este de Cleveland, no lo develan pero hace 50 años estas calles ardían.

Del 18 al 23 de julio de 1966 se desataron protestas, incendios y saqueos que destruyeron el área, partiendo su historia en dos. Cuatro afroamericanos murieron y 30 personas fueron heridas de gravedad. Hubo 275 arrestos y más de 240 incendios.

Hoy queda poca evidencia física de todo esto, pues los saqueos e incendios fueron tales que la mayoría de las propiedades fueron demolidas. La ciudad construyó en su sitio un suburbio donde vive mayormente gente de raza negra que aun carga con un legado de pobreza y segregación.



Semillas de un disturbio

Las condiciones en Hough que llevaron a los disturbios eran las mismas que se vivían por todo el país en aquella época. Protestas similares se vieron en Birmingham en 1963, en Chicago en 1964, y varias docenas de veces más después de los episodios de Hough.

Allí, el caos se desató tres años después de que Martin Luther King, Jr. pronunciara su discurso seminal 'Tengo un sueño' en Washington DC, en 1963, y dos años antes de que King fuera asesinado en Memphis, Tennessee, en 1968.


Desigualdad en perspectiva

La manera en que el Call and Post, el diario para la comunidad negra, cubrió los disturbios y saqueos de Hough fue muy diferente a como lo hizo el Cleveland Plain Dealer, el periódico de referencia para la mayoría de raza blanca.

El Call and Post, por ejemplo, publicó reportajes fotográficos en los que mostraba los efectos de los incendios en las propiedades, retrataba a la gente de raza negra que participó en los saqueos, pero también a los que limpiaron después y a los que sufrieron los efectos a largo plazo de los disturbios, por quedarse sin casa.


En cambio, las fotos del Plain Dealer enseñaban tan solo víctimas blancas de los disturbios y a la policía, también blanca en su totalidad,.



“Usted puede ver las diferencias entre los dos periódicos”, le dijo a Univision Terry Metter, bibliotecario de la Biblioteca Pública de Cleveland en el Departamento de Historia. “Uno le mostrará la perspectiva de la mayoría, escrito por escritores blancos para una audiencia blanca, y el otro escribirá desde una perspectiva afroamericana para una audiencia afroamericana”.

Metter ha vivido en Cleveland toda su vida y cuenta que desde la década de los años 20 Cleveland ha estado segregado entre el lado Oeste donde viven los blancos, y el lado Este, donde viven los negros. Esta clara demarcación es evidente hasta hoy en día.



Cicatrices invisibles

“Han tratado de borrar mucho de lo negativo y ha funcionado. El área ha sido desarrollada y embellecida", explica a Univision Donna Willingham, bibliotecaria de la Biblioteca Pública de Hough. "No se nota que algo haya pasado aquí".

La de Hough es una paz casi inquietante porque es engañosa. Un hombre con ropa agujereada atraviesa la Avenida Hough arrastrando los pies. Las calles están desiertas, excepto por cuatro niños que juegan con una patineta. Cada 10 o 15 minutos pasa un carro o una moto con la música a todo volumen. Cada cuadra de por medio es un lote vacío donde se cuela la luz del atardecer entre pastos que crecen a la deriva.



Hough continua siendo uno de los barrios más peligrosos de Cleveland. A todo a quien se le menciona este nombre en la ciudad responde con una advertencia de no quedarse en sus calles de noche, ni por mucho tiempo, tal como tratan de hacerlo los que viven allí y lo conocen de cerca.


Lea más:


Más contenido de tu interés