null: nullpx
Elecciones 2016

Las dos primeras grandes contradicciones de Trump como presidente electo

En poco tiempo tras la elección presidencial, el empresario republicano empieza a modificar sus prioridades y a dejar de lado importantes promesas que hizo a sus seguidores durante la campaña electoral.
23 Nov 2016 – 12:17 PM EST

Dos semanas han pasado desde que Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos y ya comienza a modificar su posiciones más duras de la campaña política.

Trump ha cambiado su opinión en dos temas muy visibles durante su campaña, que implican importantes contradicciones: decidió conciliar con las personas que demandaron a la Universidad Trump por fraude y anunció que no investigará a la demócrata Hillary Clinton por el supuesto mal uso de su correo electrónico cuando fue secretaria de Estado.

Aunque su presencia en medios de comunicación ha sido escasa, a través de Twitter y de miembros de su equipo de transición hemos podido conocer su visión y prioridades para cuando llegue a la Casa Blanca en enero de 2017.

“Yo no llego a acuerdos extrajudiciales”


Cuando la controversia sobre la llamada Trump University fue involucrada en la campaña de primarias del partido republicano en febrero, Donald Trump fue muy claro y contundente: se trataba de una demanda sin base y de un caso en el que se sentía confiado de ganar, por lo cual rechazó un acuerdo extrajudicial con los demandantes.

Los estudiantes reclamaron que Trump University incumplió las promesas de los cursos que ofrecía y emitía falsa publicidad.

“La demanda impostora de Trump U pudo haber sido arreglada fácilmente, pero quiero ir a la corte. Los estudiantes le dieron 98% de aprobación. Victoria fácil”, escribió en uno de los varios mensajes en Twitter que publicó sobre el tema.

“Pude haber llegado a un acuerdo en este caso en varias ocasiones. Podría llegar a un acuerdo ahora si quisiera, pero yo no llego a acuerdos extrajudiciales” reiteró en una entrevista en marzo en la cadena MSNBC.

Sin embargo, una de las primeras decisiones que tomó tras ganar las elecciones presidenciales fue llegar a un acuerdo con las distintas personas e instituciones que lo habían demandado, aceptando pagar $25 millones sin necesidad de admitir culpabilidad y dando por finalizado el juicio.

Trump defendió su decisión diciendo que llegó a un acuerdo por una “pequeña fracción” del dinero que le solicitaban, “porque como presidente tengo que enfocarme en nuestro país”.

“Lock her up! Lock her up!”

La otra promesa incumplida de Trump es investigar a Hillary Clinton. Entre mayo y junio, los seguidores de Donald Trump comenzaron a gritar en sus eventos públicos una frase que se convertiría casi en un lema de la campaña del republicano: “Lock her up!”, o “ encarcélenla”, en referencia a la ex candidata demócrata.

Después de que el Buró Federal de Investigación (FBI) decidiera no presentar cargos contra Clinton por su manejo de un servidor y una dirección de correo electrónico privados durante su tiempo como secretaria de Estado, los gritos arreciaron, y en varias ocasiones Trump pareció estar de acuerdo con ellos.

En la Convención Nacional Republicana, el discurso de Chris Christie se basó en una especie de juicio simulado, que terminaba con Clinton siendo declarada culpable, y en uno de los debates televisados en octubre, Trump dijo que de ser presidente designaría a un fiscal especial para investigar a la candidata demócrata, y le dijo a la exprimera dama que ha corrido con suerte, porque si él dirigiera la justicia en el país ella estaría en la cárcel.


En unos pocos días, sin embargo, tales amenazas parecen haber quedado atrás. “Voy a pensarlo”, dijo Trump en su entrevista del 13 de noviembre con CBS. “No los quiero herir (a los Clinton). Son buenas personas”, señaló.

Este martes 22 de noviembre la postura evolucionó un poco más. La jefa de campaña y asesora de Donald Trump, Kellyanne Conway confirmó que no es la intención de Trump buscar encarcelar a Clinton, y dio a entender que el presidente electo instará al Congreso a dar por cerrado el tema.

Más tarde, en una reunión con periodistas y editores del New York Times, Trump insistió en que no quiere herir a los Clinton. “Quiero ir hacia delante, no quiero volver atrás”

Otras contradicciones en el aire

En otros puntos importantes de su campaña, Trump también parece haber dado algunos pasos atrás.

Luego de criticar duramente a la reforma sanitaria conocida como Obamacare, asegurando que era “ uno de los peores desastres políticos de todos los tiempos”, que la remplazaría de inmediato y que nadie estaba más en contra de Obamacare que él, Trump dijo en su entrevista con CBS que buscará mantener dos de los puntos clave del sistema: que no se niegue el seguro médico a quienes tengan condiciones pre-existentes, y que los hijos puedan ser cubiertos por sus padres hasta los 26 años de edad.

También parece haber modificado su postura en referencia al muro fronterizo, al abrir la posibilidad de que partes de la frontera sean protegidas por rejas.


Y ha moderado su opinión sobre Mitt Romney, a quien durante meses criticó, llamándolo un candidato fallido, un desastre, una burla y un hombre confundido, para ahora reunirse con él y considerarlo seriamente como su nominado a ser Secretario de Estado.


Vea también:

En fotos: así crece el equipo de gobierno de Donald Trump


En fotos: así crece el equipo de gobierno de Donald Trump

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés