null: nullpx
Elecciones 2016

Trump dice que tiene "una estrategia" para evitar que le saquen 'tarjeta roja' en el debate presidencial

Críticas a los moderadores y al sistema "manpulado" de los debates, ¿está buscando el candidato republicano debilitar el prestigio de los encuentros en caso de que no salgan como él espera?
20 Sep 2016 – 1:02 PM EDT

Donald Trump parece estar preparándose para retar a Lester Holt, el moderador del primer debate presidencial contra Hillary Clinton.

Cuando este lunes en una entrevista telefónica en el programa Fox and Friends, el presentador Brian Kilmeade le preguntó si le preocupaba que Holt fuera injusto con él, el candidato republicano respondió " Tengo una serie de cosas que voy a hacer, si es el caso. Siempre me ha parecido que [Holt] es justo, pero el sistema es sucio, muy sucio."

"Por cierto, Lester es demócrata. Es un sistema curioso. Todos ellos son demócratas", dijo Trump, en aparente referencia a la Comisión de Debates Presidenciales y la industria de la televisión que organizan los encuentros.

El comentario de Trump llega una semana después de que haya retado a su rival Hillary Clinton a un debate sin moderador en una entrevista telefónica con el canal CNBC.

Su declaración está en línea con su opinión difundida a lo largo de la campaña de que el sistema está “ rigged”, es decir “predeterminado” o “manipulado”.

La idea de un cara a cara sin moderador surgió tras la entrevista sobre temas de seguridad nacional que hizo el periodista de NBC Matt Lauer a ambos candidatos por separado hace dos semanas. El evento televisado suscitó quejas por parte de algunos demócratas a quienes pareció que el moderador fue más indulgente con el candidato republicano.

Trump salió a defender a Lauer al decir que fue “muy profesional” y prevé ahora que el próximo debate va a ser muy “injusto”.

“Creo que deberíamos tener un debate sin moderador. Simplemente Hillary y yo hablando”, expresó el magnate.

Estrategia preventiva

Según el experto en ciencias políticas Norman Ornstein, del Instituto Estadounidense para el Emprendimiento, un centro de estudios conservador en Washington, “Trump quiere crear la impresión de que el sistema está en contra de él. Busca culpar al moderador y acusarlo de ser del establishment y de querer que pierda”, comenta Ornstein.

“Es un juego táctico. Igual que en el fútbol, evitas que el árbitro te dé una tarjeta roja o amarilla al sugerir que está en contra de tu equipo”.

La sugerencia de Trump vino después de que su campaña haya aceptado a los moderadores y el formato propuesto por la comisión de debates. Al desprestigiar el evento antes de que haya ocurrido, el candidato republicano parece de antemano ser un mal perdedor.

“Trump podría haber dicho algo antes de que las reglas de los debates estuvieran fijas”, dijo Ornstein “y es posible que se podría haber negociado”.

¿Un debate sin moderador?

Al igual que en cualquier cara a cara deportivo serio, la costumbre en todo debate es que haya un moderador.

Pero a lo largo de los años la Comisión de Debates Presidenciales ha barajado la posibilidad de variar el formato de los debates. Un formato posible sería que el moderador haga preguntas, pero se mantenga al margen de la conversación o que el moderador sólo sea el canalizador de una pregunta del público.

Otra alternativa según Ornstein es “que no sean periodistas quienes hagan las preguntas porque muchos de ellos no saben lo suficiente de política para poder retar al candidato en caso de alguna imprecisión”.

Los críticos del periodista Matt Lauer lo acusan de no haber corregido la afirmación de Trump de que se había opuesto a la guerra en Irak. La prensa ya ha establecido que Trump sí estuvo a favor de una intervención estadounidense en Irak.


El enfrentamiento con Fox News

No es la primera vez que Trump critica a los medios de comunicación en esta campaña. En enero se negó a participar en un debate en Iowa organizado por el canal Fox News tras un enfrentamiento con la periodista Megyn Kelly.

Trump le envió una serie de tuits ofensivos calificándola entre otras cosas de ser una “reportera de tercer nivel”. Ted Cruz entonces acusó al magnate de tenerle” “miedo” a la periodista.

De todas maneras, comenta Ornstein, “Si no tienes un guardián del tiempo o un árbitro y ves lo agresivo que es Trump, podría no favorecerlo. Podría dar la impresión de dominar”.

“Puedes imaginar a un Trump fuera de control, como en las primarias. Pero en el fondo no creo que esto sea lo que quiera”, concluye este experto.

El primer cara a cara presidencial está previsto para el próximo lunes 26 septiembre en la Universida de Hofstra en Nueva York. El moderador será Lester Holt del canal NBC.

Más contenido de tu interés