null: nullpx
Elecciones 2016

La admisión de Trump sobre la ciudadanía de Obama indigna al caucus negro: "Es un farsante repugnante"

Tras años de sembrar dudas sobre el lugar de nacimiento del presidente Barack Obama, el candidato republicano admitió este viernes que el gobernante nació en EEUU.
16 Sep 2016 – 6:08 PM EDT

Con una declaración de apenas segundos, el candidato republicano, Donald Trump, buscó este viernes poner punto final a la polémica resurgida esta semana sobre si el presidente Barack Obama nació en Estados Unidos o no.

El empresario admitió, tras años de haberlo puesto en duda, que el mandatario es de Hawaii. Pero sus palabras no convencieron a legisladores del caucus negro en el Congreso, justo cuando el empresario quiere atraer a votantes afroestadounidenses.

"Este es un tipo de esfuerzo evidente por parte de un hombre que está utlizando a los medios para humillar al presidente de Estados Unidos. Esta no es solo una carrera por la presidencia", dijo el representante demócrata por Carolina del Sur Jim Clyburn a periodistas.

"Este hombre está en una misión para proferir la mayor cantidad de insultos que pueda en contra del presidente, para hacer todo lo que esté a su alcance para deslegitimar su presidencia", agregó.

El empresario buscó zanjar la controversia cuando se acerca el primer debate el 26 de septiembre con su rival demócrata, Hillary Clinton, a quien echó la culpa por supuestamente haber lanzado en 2008 la teoría conspirativa que cuestiona la legitimidad de la presidencia de Obama.

Trump también quiso acabar con el asunto en momentos en que ha recuperado terreno frente a Clinton en recientes encuestas y busca ganar el beneplácito de votantes negros de cara a los comicios del 8 de noviembre.

Un "engaño" a la prensa

Pero para los legisladores afroestadounidenses que hablaron este viernes, las declaraciones del magnate inmobiliario desde su nuevo hotel en Washington DC fueron una "farsa" con la que buscó más cobertura de los medios.

"Engañó a la prensa", dijo el representante demócrata por Nueva York Gregory Meeks. "Le dijo a la prensa que saldría para ofrecer declaraciones sobre su posición respecto al asunto del (lugar de) nacimiento (de Obama), y luego hablar como por ocho minutos promoviendo su hotel. Promoviendo su hotel para sus intereses empresariales", agregó.

Otro de los congresistas afroestadounidenses, el representante demócrata por Carolina del Norte G.K. Butterfield, elevó el tono de las críticas hacia Trump diciendo que era un "farsante repugnante".

Trump "inició este comportamiento repugnante hace siete u ocho años cuestionando la ciudadanía del presidente. No le habría hecho eso a Mitt Romney. No le habría hecho eso a John McCain o a cualquier otro blanco que hubiese postulado a la presidencia de Estados Unidos", espetó.

El candidato republicano sacó a relucir el asunto de la ciudadanía de Obama al menos desde 2011. En marzo de ese año, habló del tema en entrevistas en Good Morning America (en la que habló de su intención de lanzarse como presidente y dijo que "nadie conocía a Obama cuando pequeño" en el show The View, en CNN Newsroom y en una entrevista con NBC News.

Las interrogantes en torno al lugar de nacimiento del presidente han generado que el 72% de los republicanos tenga dudas respecto a la ciudadanía de Obama, mostró una encuesta de NBC News en agosto pasado.

Incluso un 41% de los republicanos que participaron en ese sondeo dijeron estar seguros de que Obama es extranjero, mientras que apenas un 27% aceptó que nació en Estados Unidos.



Lea también:

Más contenido de tu interés