Elecciones 2016

Hispanos pedirán a Trump que pague por el muro en su visita a Miami

Luego de cancelar un almuerzo con la comunidad hispana en Versailles por los hechos de Dallas, el magnate vuelve a Florida pero para recaudar fondos en su resort
26 Jul 2016 – 12:26 PM EDT

Mientras en el marco de la Convención Republicana el partido respaldó la propuesta de Donald Trump de construir un muro en la frontera con México, hispanos en Miami que planean protestar este martes en Doral le pasarán una factura simbólica para que sea él quien lo pague.

"Queremos que sea Trump quien pague por el muro y la división que ha creado. Su idea es una pared de la verguenza", dijo a Univisión Noticias María Asunción Bilbao, líder de Familias Unidas, una asociación que agrupa a inmigrantes indocumentados en Florida, quienes este martes se reunirán al frente del resort del magnate para hacer oir su voz.

"A él y a todos los políticos que estarán en ese fundraiser les vamos a decir que su odio y xenofobia no son bienvenidos. La comunidad aquí no los quiere", agregó Bilbao.

Convocados a través de Facebook, los manifestantes llevarán fotos de sus familias y una gran pancarta negra simbolizando el muro, así como una factura de cobro.


Varios encuentros cancelados

Donald Trump canceló este martes por segunda vez un anunciado almuerzo en el restaurante cubano Versailles de la Calle Ocho que tenía programado con la comunidad hispana el 8 de julio, día en que sucedieron los acontecimientos de Dallas. Desde entonces , los acercamientos de Trump a estos votantes se desvanecieron y tomaron un rumbo muy diferente.

En ese momento se anunció que se reuniría con líderes hispanos y que el senador por Florida Marco Rubio estaría presente en el almuerzo, junto al gobernador del estado, Rick Scott, el vicegobernador Carlos López Cantera, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, entre otros hombres de negocios del condado de Miami Dade, el único que perdió en las primarias frente a Rubio.

Hasta la tarde de ayer también se rumoró que Trump reprogramaría ese almuerzo, pero al final su campaña solo confirmó que estaría en la noche en Doral.

"Los participantes que debían formar parte de la mesa redonda original no están en la ciudad", dijo al diario The Miami Herald, la consejera política nacional de Trump, Karen Giorno. En efecto, Rubio estará en su propio evento de recaudación de fondos en Boca Ratón.

En el evento de este martes en la noche, la única presencia que se mantiene es la del gobernador Scott y otros nombres que los latinos ven con recelo como el del representante a la Cámara por Florida, Carlos Trujillo, quien en opinión de algunos activistas ha auspiciado leyes "muy agresivas" contra los indocumentados como las propuestas HB9, y SB118.

También serán anfitriones el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus , el director de finanzas de Trump en Florida, Brian Ballard, el expresidente de la Universidad Internacional de la Florida, Mitch Maidique, y el empresario del sector gasolinero, Max Álvarez.

Solo un 25% con Trump

Para varios analistas, la presencia de Trump en Miami-Dade es algo que su campaña estratégicamente debe hacer si quiere pelearle terreno a los demócratas en Florida, uno de los llamados estados péndulo.

“Este condado siempre lo ganarán los demócratas. La diferencia que puede hacer la campaña de Trump es que el margen de voto sea lo más pequeño posible, ya que en el resto del estado el margen es fuerte”, dijo a Univisión Noticias, el exalcalde de Miami-Dade y estratega político Alex Penelas.

Este es el primer acto de campaña de Trump en Miami en casi nueve meses. Tiene lugar en un condado donde la forma como lo perciben muchos votantes no lo ayuda. Según la más reciente encuesta de la firma Bendixen & Amandi, el 52% de los votantes elegibles se inclina por Clinton, mientras un 25% lo hace por Trump y un 23% se mantiene indeciso.

Incluso dentro del mismo Partido Republicano, si bien las preferencias por Trump en el Condado son mayores (48%) todavía hay un 32% que se mantiene indeciso y un 20% que le daría el voto a Clinton.


“Los cubanoamericanos en el sur de la Florida, hacen parte de la población hispana más indecisa”, aseguró Fernand Amandi, socio director de la firma encuestadora, al resaltar que como tanto demócratas y republicanos están a favor de levantar el embargo a Cuba, ningún candidato está usando el tema como bandera de campaña en este sector del país.

El tema migratorio no resuena tanto aquí, vista la condición especial de los cubanos”, añadió Penelas.

Trump no ha hecho un esfuerzo por hablar español o acercarse a los medios hispanos en Florida, y aunque los analistas consultados predicen que en sus visitas por el estado, Trump incluirá el corredor I-4, para hablarle a otras comunidades como la robusta puertorriqueña en Orlando, esta agenda aún no ha sido confirmada por su campaña.

“Lo que los hispanos queremos es que nos traten con dignidad y respeto, cosa que no ha hecho el señor Trump”, opinó por su parte Evelyn Perez-Verdia, analista política y promotora del voto independiente en Florida. "Le va a implicar un esfuerzo grande repuntar ese 80% de desfavorabilidad que tiene en nuestra comunidad", concluyó.

Lea también:

Más contenido de tu interés