Elecciones 2016

Donald Trump reconoce tener problemas para conquistar algunos estados clave

El candidato republicano mantuvo un encuentro con 700 pastores evangélicos y líderes eclesiásticos en encuentro marcado por una inusual franqueza al reconocer los puntos débiles de su campaña.
12 Ago 2016 – 5:30 AM EDT

Después de una agitada semana repleta de polémica, el candidato republicano Donald Trump, mucho más calmado y en tono íntimo, reconoció ante un grupo de líderes religiosos en Florida que tiene dificultades para ganar algunos estados clave.

En un gesto poco habitual en el magnate que suele jactarse del cariño que le profesan sus seguidores, dio su brazo a torcer en un intento de lograr recabar los votos que le faltan, en particular entre algunos grupos religiosos, que no aprueban el carácter y las ideas del multimillonario.

"Estamos teniendo un enorme problema en Utah", dijo Trump, en referencia a los últimos resultados de las encuestas en los que su rival demócrata, Hillary Clinton, avanza posiciones en un estado tradicionalmente republicano. Tal es así que, según recuerda el Washington Post, desde 1964 no ha ganado un candidato presidencial demócrata.


Utah, el estado de los mormones y del que procede el excandidato presidencial republicano Mitt Romney - quien se refirió a Trump como un "farsante" y un "fraude"-, sigue viendo con recelo al empresario convertido a político, que perdió estrepitósamente en las primarias contra el senador Ted Cruz, de corte más conservador.

Trump atribuyó sus dificultades en este estado a que "se ha dado una falsa narrativa de nosotros".

Haciendo un repaso por otros estados clave, Trump reconoció que en Ohio "necesitamos ayuda", mientras que en Virginia dijo que los resultados pueden depender de que los cristianos evangélicos acudan a las urnas.

En otros estados tradicionalmente republicanos como Arizona y Georgia, los republicanos también temen que la impopularidad de Trump, facilite el avance de Clinton, que esta semana anunció una ofensiva centrada en ambos.

La inquietud empieza a extenderse entre el partido republicano y una docenas de republicanos firmaron una carta este jueves en la que piden al presidente del Partido Republicano que deje de ayudar a Trump y se centre en proteger a los candidatos vulnerables al Senado y la Cámara de Representantes.

Semana de polémica

Las palabras de Trump sobre estos puntos débiles en su campaña han sorprendido por su inusual franqueza en una semana en la que sus declaraciones han avivado el enfrentamiento en la campaña.

El candidato provocó una gran polémica esta semana con unas declaraciones sobre el poder de los defensores la Segunda Enmienda para evitar que Clinton sea presidenta -que se interpretaron como una llamada a la violencia contra la candidata demócrata.

La controversia continuó tras declarar el miércoles que el presidente Obama fue el "fundador" del grupo Estado Islámico (ISIS, por su sigla en inglés) y ella la "co-fundadora", algo que Clinton rechazó tajantemente.
La candidata acusó a Trump de querer "desprestigiar" a Obama y consideró en otro mensaje que "a alguien que cae tan bajo, tan seguido, no se le debería permitir ser nuestro comandante en jefe".

La campaña de Clinton también fustigó al republicano.

"Es claro que se trata de una acusación falsa proveniente de un candidato presidencial alérgico a la verdad y que tiene lagunas sin precedentes", dijo Jake Sullivan, consejero de la candidata, en declaracines recogidas por AFP.

La campaña de Trump tiene previsto reunirse con representantes del partido republicano el viernes en Orlando.

Lea también:

Más contenido de tu interés