null: nullpx
Elecciones 2016

Donald Trump, primer candidato republicano en 20 años sin comunicaciones en español

George W. Bush fue el primer candidato del partido que contrató a una hispana para promover su imagen en la comunidad. Al menos desde Nixon, otros hicieron ese trabajo de manera oficiosa.
20 Jul 2016 – 10:44 AM EDT

CLEVELAND, Ohio.- Suma y sigue. Otra llamada y correo electrónico sin respuesta por parte de la campaña de Donald Trump.

Univision Noticias como otros medios en español siguen sin tener una línea directa con el equipo del candidato presidencial del Partido Republicano en la Convención Nacional que comenzó este lunes en Cleveland.

A falta de tres meses y medio de campaña presidencial, Donald Trump aún no tiene un vocero que atienda y corteje a los medios hispanos y si no contrata a uno se convertirá en el primer candidato republicano que no disponga de ese nexo oficial con la comunidad hispana desde Bob Dole en el año 1996.

Como es habitual cuando escribimos algo potencialmente comprometedor sobre el virtual nominado republicano, Univision Noticias trató de comunicarse con quien ha sido su portavoz desde el inicio de la campaña, Hope Hicks. Al tiempo de publicación de esta nota no había contestado a una llamada a su celular, un mensaje de texto y un correo electrónico, enviados un día antes.

Esta ha sido la tónica durante toda la campaña salvo alguna contada excepción , pero no siempre fue así.

George W. Bush fue el primero que en su campaña en el año 2000 contrató a una portavoz para medios hispanos para que formara parte de su equipo, Sonia Colin; para su reelección cuatro años más tarde la encargada fue Sharon Castillo; el senador John McCain contó en 2008 con el trabajo de Hessy Fernández y Mitt Romney en 2012 con Yohana de la Torre.

Nixon y "los mexicanos"

En realidad los candidatos republicanos han contado con portavoces oficiosos en español desde al menos Richard Nixon en el año 1972. Entonces Nixon se aproximó a su jefe de gabinete para asuntos hispanos, Henry Ramírez, y le pidió que le ayudara "a convencer a los mexicanos de que votaran por él", recuerda en conversación con Univision Ramírez.

"Nixon quería que ese grupo desconocido fuera parte de este país porque habían luchado valientemente en las guerras", dice Ramírez.

"Tuve éxito en todas las estaciones en español me dejaban tomar el micro durante cinco o diez minutos y hablaba el lenguaje de la calle o un nivel más educado dependiendo de lo que fuera necesario", agrega.

Nixon consiguió la reelección y su estrategia acabó resultando exitosa ya que según la mayoría de estimaciones obtuvo el 40% del voto hispano.

Pero fue George W. Bush el primero que montó una operación de comunicaciones dirigida a los medios en español. El entonces goberandor de Texas le ofreció el puesto de directora de comunicación para medios hispanos a Colín después de una entrevista en agosto de 1999 para una estación local de San Antonio.

Aquélla fue la primera campaña en que el país tomó conciencia del creciente poder del voto latino.

Bush tradujo su página web al español (algo que no ha hecho Trump) y hablaba frases en ese idioma en eventos de campaña y entrevistas. La propia Colín le daba clases durante sus viajes en avión. Cuando Bush le decía que tenía miedo a equivocarse ella le aconsejaba que "hablara desde el corazón", una frase que el acabó repitiendo a menudo, relata Colín.


Durante la convención republicana del 2000 en Filadelfia, la campaña de Bush ofreció una lista de hasta 60 portavoces hispanohablantes que habían recibido la aprobación de Colín.

El esfuerzo acabó dando resultados. Bush ganó la elección gracias en parte a que consiguió un 35% del voto latino; en 2004 mejoró hasta obtener un 44%. En esa segunda elección, la campaña invirtió $5 millones en medios en español, dice Castillo, su entonces portavoz oficial.

Pero desde entonces la popularidad de los candidatos republicanos en la comunidad ha ido en declive. En 2008, el senador John McCain perdió la elección contra Barack Obama en parte por su escasa popularidad entre los latinos.

Solo un 31% de los que fueron a las urnas le apoyó. En 2012, el exgobernador de Massachusetts Mitt Romney solo consiguió un 27%, severamente dañado por la recomendación de autodeportación que le hizo a los indocumentados durante las primarias.

A pesar de su menor suerte, tanto McCain como Romney, siguieron la estrategia de Bush.

"Todos aspiraron desde entonces a seguir el modelo de Bush", dice Castillo, "pero la clave es el candidato. La comunidad tiene que sentir que se identifica con ellos".


"Teníamos una maquinaría bien engrasada", recuerda De la Torre, la portavoz oficial de Romney. Constantemente ofrecíamos entrevistas a medios de comunicación en español hasta el punto de que a veces nos las rechazaban porque no había disponible una contraparte demócrata". En los momentos más intensos de la campaña, el equipo de De la Torre llegó a conceder ahasta 125 entrevistas en español.


"Deberíamos hablar inglés"

Es poco probable que Trump dé un giro del timón y comience a hablar con los medios en español.

En septiembre atacó a su rival en las primarias Jeb Bush por hablar en español con la prensa.

"Somos una nación que habla inglés y creo que mientras estemos en esta nación deberíamos hablar inglés y éso es lo que requiere la asimilación le guste a la gente o no", dijo Trump.

Aunque no les gusta su idioma, el candidato niega que no le interesen los hispanos. Él asegura que la comunidad le ama, pero las encuestas le ponen en evidencia. Su popularidad se hundió de inmediato el día del anuncio de su candidatura cuando acusó a los mexicanos de “ violadores y criminales”.

Durante la convención en Cleveland, la tarea de comunicación con los medios hispanos la está llevando a cabo el Partido Republicano. La campaña de Trump ha dicho que seguirá un modelo heterodoxo apoyándose más que en ocasiones anteriores en el partido.

La portavoz del Comité Nacional Republicano, Helen Aguirre, le dijo a Univision que la campaña de Trump tiene previsto anunciar contrataciones de hispanos próximamente aunque no precisó si desempeñarán labor de comunicaciones en español.

El esquelético equipo de Trump ha ido creciendo en el último mes y a su departamento de comunicaciones se incorporó la semana pasada el hispano Bryan Lanza, que antes había sido director de comunicaciones del grupo activista conservador Citizens United. Lanza ejerce de vicedirector de comunicaciones para portavoces, pero por el momento no ha hecho ninguna aproximación a medios en español.


Los exportavoces consultados para este reportaje opinan que es muy tarde para incorporar el puesto al equipo de campaña y que la relación con la comunidad es ya prácticamente irreparable salvo que Trump dé un giro de 180 grados a su campaña.

"Me choca, me entristece, me preocupa", dice Castillo. "Esto puede tener unas consecuencias de largo plazo para el partido".

"Trump está destruyendo el trabajo de décadas", valora Rosario Marín, que ha ejercido de portavoz oficiosa en español de los candidatos republicanos desde Bush hijo. Marín cree que incluso si ofreciese el trabajo, pocos hispanohablantes estarían dispuestos a aceptarlo: "No sé quién está dispuesto a manchar su currículum trabajando para ese señor".

Lea también:

Más contenido de tu interés