null: nullpx
Elecciones 2016

Desde Florida, el candidato Darren Soto aspira a defender a Puerto Rico en Washington

El candidato a la Cámara de Representantes asegura que, si gana la elección, quiere ser parte del comité que maneja los asuntos de la isla y que propuso la ley Promesa.
5 Nov 2016 – 9:14 AM EDT

Como congresista estatal, el puertorriqueño Darren Soto ha representado a los votantes del centro de Florida por casi una década. Y ahora que podría representar a su distrito de Florida en Washington, el demócrata quiere darle voz a otra población: los millones de boricuas en su isla.

Si gana la elección congresional por el distrito 9 de Florida, el candidato aspiraría a ser nombrado al comité de la Cámara de Representantes que lidia con los territorios de Estados Unidos, entre los que figura Puerto Rico.

Es el mismo comité que este año propuso la ley Promesa, que busca que la isla pueda reestructurar su deuda pública de más de 70,000 millones de dólares bajo la supervisión de una junta externa que tomó el control de sus finanzas.

Esta ley también permite que el gobernador recorte el salario mínimo de algunos jóvenes a 4.25 dólares la hora. "Tengo la esperanza de ser nombrado al Comité de Recursos Naturales para supervisar (la implementación de Promesa), y para rechazar lo del salario mínimo", explicó Soto, de 38 años, a Univision Noticias.

De ser electo, Soto sería el primer puertorriqueño de Florida en llegar a la Cámara de Representantes. Y si llega a Washington, el candidato asegura que buscaría tener un rol activo en el futuro financiero de Puerto Rico, que en junio quedó casi enteramente en manos del Congreso de Estados Unidos tras la firma de Promesa.


Esta ley—impulsada por el Comité de Recursos Naturales— fue firmada un día antes del primer impago masivo de la deuda pública de Puerto Rico, con el objetivo de permitir la reestructuración de esa deuda y de poner a un grupo selecto en control de los gastos públicos del gobierno.

De los cuatro puertorriqueños en el Congreso, solo uno pertenece actualmente al Comité de Recursos Naturales: el republicano Raúl Labrador, representante de Idaho. (También figura en el comité el comisionado residente de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, aunque este no tiene poder de voto en el Congreso.)

Labrador votó a favor de Promesa cuando pasó al pleno de la Cámara, y también lo hicieron los demócratas boricuas Nydia Velázquez y José Serrano, de Nueva York. Solo el representante Luis Gutiérrez, demócrata puertorriqueño de Illinois, votó en contra de la propuesta.

La ley Promesa creó oficialmente la llamada Junta de Control Fiscal, un cuerpo de siete miembros con voto (y uno ex oficio) que en los próximos años tendrá en sus manos las decisiones más importantes sobre el presupuesto de Puerto Rico. Los ocho integrantes de la junta ya se han reunido en Nueva York para discutir cómo afrontar a crisis económica de la isla.


"Yo hubiera votado a favor de Promesa porque definitivamente necesitábamos el mecanismo de bancarrota", explica Soto. "Creo que fue una propuesta difícil. Se consolidó la bancarrota pero a la vez se disminuyó el salario mínimo (para jóvenes de 25 años o menos) y hay aspectos de la ley con los que no estoy de acuerdo. Creo que necesita varias reformas: la junta fiscal debería reunirse en Puerto Rico; sus reuniones deben ser parte del récord público; y sus miembros no deberían tener la habilidad de recibir regalos".

Un puesto en el Comité de Recursos Naturales, dice el candidato, le pondría "en una excelente posición para supervisar ese asunto de cerca".

Una elección a su favor

Soto, un senador estatal cuyo padre es de Arecibo, Puerto Rico, ganó en agosto la primaria demócrata en el distrito 9 de Florida, que cubre la ciudad de Kissimmee y más de una tercera parte de Orlando. Esta área ha sido uno de los destinos favoritos para los 200,000 boricuas de la isla que se han mudado a Florida desde 2012.

Soto se enfrenta en la elección general contra el republicano Wayne Liebnitzky, en una carrera que ha sido pronosticada a su favor.


Según los reportes emitidos por su campaña a la Comisión de Elecciones Federales (FEC), Soto recaudó casi 1.1 millones de dólares entre agosto de 2015 y octubre de 2016. El mes pasado le quedaban más de 80,000 dólares para gastar antes de las elecciones.

Su contrincante republicano, por otro lado, recaudó apenas 16,407 dólares en el mismo período, y a mediados de octubre le quedaban menos de 4,000 dólares en efectivo a la mano.

La candidatura de Soto—y la de otros boricuas como Art Otero, que busca ser alcalde de Kissimmee—ha sido utilizada por grupos latinos para incentivar el voto boricua en la región.


"Los votantes están muy entusiasmados de poder elegir al primer congresista puertorriqueño de esta área, donde la mayoría de los hispanos son puertorriqueños", dijo Betsy Franceschini, directora de la región de Florida de la organización Hispanic Federation.

En Florida, un 84% de los boricuas registrados para votar dijeron que saldrían a las urnas en 2016, según una encuesta hecha en septiembre por la organización Latino Decisions. Y, en Florida Central, su rol como votantes ha sido catalogado como uno de los más poderosos en el estado y el país.


"La oportunidad que tenemos es de elegir a aliados de Puerto Rico, especialmente sabiendo que el Congreso es el que tiene el poder de ayudar a nuestra isla. El senador Soto conoce muy bien la problemática de Puerto Rico; conoce los asuntos que nos conciernen y está comprometido", explicó Franseschini.

Aunque asegura que será una voz boricua en el Congreso, Soto dice que ha enfocado su campaña en temas que interesan a los residentes de su distrito. "Lo primordial es traer trabajos con mejores salarios: manufactura de alta tecnología, biotecnología, vuelos comerciales al espacio. Queremos aumentar el salario mínimo a 15 dólares la hora y mantener el costo de las universidades bajo", explicó el candidato, agregando que también abogaría por modificar la ley de Obamacare y asegurar la protección de las playas y aguas de Florida.

Sin embargo, el demócrata aseguró que tiene varias propuestas para ayudar a Puerto Rico si logra llegar al Congreso: "Quiero ver paridad en los fondos de Medicare y Medicaid que se envían a la isla, y que están siendo usados directamente para cuidar la salud de los puertorriqueños. Quiero que se expanda el crédito tributario por hijos (CTC) y que el crédito por ingreso del trabajo (EITC) se le aplique a los trabajadores puertorriqueños".

RELACIONADOS:Elecciones 2016FloridaLocal

Más contenido de tu interés