null: nullpx
Elecciones 2016

Clinton pelea por New Hampshire con la ayuda del musulmán que criticó a Trump

La candidata celebró su último acto en un estado donde ha vivido momentos buenos y malos desde 1992.
7 Nov 2016 – 10:14 PM EST

MANCHESTER, New Hampshire- Unas horas antes del final de la campaña, Hillary Clinton hizo una escala en un estado familiar. New Hampshire es quizás el lugar que mejor conoce como candidata. Le ha dado alegrías y disgustos desde hace tres décadas y este año sufrió aquí un duro revés. Pero es un lugar especial para ella y también para su esposo, que llegó aquí moribundo políticamente hace 24 años y salió convertido en el favorito para ganar las primarias de 1992.

Es probable que Hillary recordara aquella noche cuando se subió al escenario de este hotel de Manchester de la mano de Khizr Khan, el padre del capitán musulmán que murió asesinado mientras en Irak en 2004 y que ganó fama a finales de julio por su discurso contra Donald Trump.

Khan ha contado su historia muchas veces pero su voz todavía tiene un poder especial. A su alrededor se hizo el silencio cuando subió al atril y ni siquiera Clinton recibió una ovación igual. “Trump tiene un temperamento inestable y colérico”, dijo sobre el candidato antes de recordar que su mujer y él habían recibido miles de mensajes de solidaridad.

Antes de presentar a Clinton, Khan contó una anécdota mínima pero reveladora. Dijo que una mujer lo abordó un día y le desveló que su hijo veía su discurso cada día al volver de la escuela: “Allí le insultan, le pegan y le dicen que le dicen que se vuelva a su país. Al volver, ve su discurso y se siente mejor”. Khan asegura que esa mujer fue a votar hace unos días por Clinton y le dijo a su hijo: “Ella va a parar esa estupidez”.

Antes de presentar a la candidata, Khan se dirigió a Trump una vez más para hacer varias preguntas retóricas pero efectivas: “¿Tendría mi hijo un lugar en su América (en referencia a EEUU)? ¿Lo tendrían los musulmanes, hispanos o afroamericanos? Por suerte, señor Trump, ésta no es su América y este martes vamos a probar que nos pertenece a todos”.

El momento de la verdad

New Hampshire apenas asigna cuatro de los 270 votos electorales que Clinton necesita para llegar a la Casa Blanca pero su campaña nunca ha tirado la toalla en este lugar. Aquí pronunció Michelle su discurso más célebre y aquí hablará Barack Obama este lunes en una universidad.


En el estado no sólo importa la carrera presidencial. Sus habitantes eligen ahora un gobernador, un congresista y una senadora entre la demócrata Maggie Hassan y la republicana Kelly Ayotte. Por eso esperaban aquí a Clinton cientos de personas y por eso sonó aquí la voz dulce de James Taylor, que cantó para ella clásicos como 'Sweet Baby James' y 'You’ve Got a Friend'.

Arropada por tres banderas y enfundada en una chaqueta verde, Clinton agradeció el valor del hijo de Khan y recordó los 10 pasos que dio para proteger a su unidad el día que murió. Pero también hizo varias referencias a la retórica agresiva que han sembrado estas elecciones y empezó a mirar más allá del martes.

“Como muchos de vosotros, yo amo a mi país y creo que nuestros mejores días llegarán ahora si trabajamos juntos”, dijo la candidata. “También creo que tenemos mucho trabajo que hacer para lograr la reconciliación después de estas elecciones que han puesto a prueba nuestros valores. Pero mi fe en el futuro nunca ha sido tan fuerte. Esta es una elección entre un liderazgo firme y un cañón suelto que puede ponerlo todo en peligro”.

New Hampshire es un estado lleno de veteranos y Clinton lanzó un argumento que ha mencionado otras veces: el peligro de entregar a su adversario el poder de lanzar un ataque nuclear. “Apenas pasan cuatro minutos entre la orden del presidente y el momento en el que se lanza el ataque y ni siquiera los jefes militares pueden vetar esa orden”, dijo en tono sombrío recordando algunas de las palabras de Trump.


El eterno retorno

New Hampshire es un lugar especial para la familia Clinton. Aquí resucitó Bill en las primarias demócratas que en 1992 lo llevaron a la Casa Blanca y aquí recuperó aire Hillary en las primarias que perdió 16 años después. Ambos llegaban tocados después los caucus de Iowa y el contacto con los votantes en los eventos íntimos de este estado les ayudaron a sobrevivir.

Bill les dijo a los miembros de un oscuro club de Dover que no los olvidaría y pronunció una de sus frases más célebres: “Estaré ahí para vosotros hasta que muera el último perro”. Aquella imagen quedó grabada en el imaginario de los habitantes del estado hasta el punto de que unos minutos antes del evento que celebró con Obama en noviembre de 2012, una votante con la que hablé se refirió a Clinton como “the big dog”.

New Hampshire empujó a Bill a la Casa Blanca pero por ahora no ha ayudado mucho a Hillary, que mantiene una relación difícil con este estado con espíritu independiente cuyos habitantes suelen votar contra el poder. Aquí llegó en enero de 2008 despojada de la condición de inevitable y vulnerable al empuje del joven senador que la había batido en Iowa por primera vez.

La adrenalina y el temor a la derrota propiciaron un momento único el 6 de enero de 2008. A Hillary se le quebró la voz al responder a un votante y su emotiva respuesta la ayudó a conectar con un estado que acabó arrebatando a Obama por apenas 8,000 votos unos días después.

El triunfo de Hillary en New Hampshire aseguró una carrera encarnizada por la candidatura demócrata. También ayudó a cincelar su imagen como una candidata fuerte y preparada para suceder a Obama en 2016.

Sólo un senador se atrevió a desafiarla y batió a Clinton aquí en febrero por 22 puntos y casi 56,000 votos. Muchos atribuyeron el triunfo a la cercanía del estado natal del senador. Pero las primarias dejaron un sabor amargo en la candidata, que empezó a vislumbrar aquí algunos de los problemas de su campaña: su incapacidad para entusiasmar a los jóvenes y a la clase obrera blanca. Lo que había pasado en New Hampshire pronto ocurriría en Indiana o en Michigan y podría ser un problema contra Trump.

“Bernie me dio aquí una buena paliza en las primarias”, recordó este domingo Clinton, que ha vuelto varias veces a New Hampshire pero casi siempre acompañada por figuras populares como Elizabeth Warren o el propio Sanders en un signo de temor o debilidad.

Esta vez fue Khizr Khan y James Taylor fueron los elegidos para acompañarla en su última noche de campaña en New Hampshire. No hubo lágrimas en rostro de Hillary pero sí algún perro que evocaba la frase de su marido en 1992. En unas horas habrá llegado a la meta después de muchas noches haciendo campaña aquí.


Univision Noticias ofrecerá los resultados en vivo de las elecciones presidenciales el próximo martes día 8 a partir de las 07:00 pm EST.

Más contenido de tu interés