Elecciones 2016

Clinton lleva sus promesas de trabajo a la tierra de los sindicatos

La candidata demócrata siguió con su gira en Nevada, otro de los estados considerados campos de batalla, y expuso su plan para "crear el mayor número de puestos de trabajo desde la Segunda Guerra Mundial".
5 Ago 2016 – 1:03 AM EDT

Las Vegas, Nevada.- Tras 19 años de vivir en Las Vegas y de haber trabajado por casi 15 como jardinero, lavaplatos y en varias construcciones de casinos sin ningún tipo de protección laboral, Hugo López dice que es un testimonio vivo de lo que pertenecer a un sindicato significa.

“Cuando no tenía documentos no había forma de reclamar nada. Pero tampoco, cuando no tenía compañeros”, dice este hombre de 40 años, nativo de Ciudad Juárez, quien el próximo noviembre vota por primera vez. La emoción de ver a su candidata Hillary Clinton, lo hizo pararse desde las 7 a.m. a las afueras de la sede en Las Vegas de la Hermandad Internacional de Trabajadores Eléctricos (BREW por sus siglas en inglés), agitando carteles de apoyo por la demócrata junto a activistas de otros sindicatos y partidarios de su causa.

López pertenece a la Unión Internacional de Obreros de América del Norte (LiUNA en Inglés) cuya fuerza laboral en Las Vegas está compuesta en un 40% por latinos, y a nivel nacional ha apoyado a Clinton, refiriéndose a la candidata demócrata como “la campeona de la clase trabajadora”.

"Hillary valora a los latinos y sabe que le somos necesarios. (Donald) Trump nos desprecia", opina López, a quien la idea del republicano en la Casa Blanca le da "escozor" y al mismo tiempo le hace seguir adelante con fuerza en su novato activismo. "Yo voy a hacer todo mi esfuerzo para que Trump no sea elegido. Es simple orgullo propio. Por la forma como nos ha insultado y menospreciado, no merece ser presidente".

López ha motivado a sus dos hijos nacidos en Estados Unidos a hacer campaña puerta a puerta para que la gente se registre y vote. No pocas veces se ha encontrado con esos latinos a favor de Trump a quienes dice que respeta pero cree que ”es gente que está en un nivel económico superior y piensa que porque él es empresario, les va a ayudar a seguir prosperando en sus negocios. Ellos no entienden las cosas por las que pasamos quienes vivimos de cada peso trabajado”.

Trabajo, el tema favorito

Hablar de fuentes trabajo, como en buena parte de Estados Unidos pero especialmente aquí en Nevada, donde los sindicatos son poderosos y votan de manera uniforme (según cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales en 2015 había 177,000 trabajadores sindicalizados), es el tema favorito de este público.

Clinton lo sabe y por eso en la gira que comenzó por el llamado corazón de acero de Estados Unidos, en Pennsylvania y Ohio y que ha seguido estratégicamente por los estados péndulo de Colorado y Nevada, la candidata viene exponiendo su plan para "crear el mayor número de puestos de trabajo desde la Segunda Guerra Mundial".

Este jueves cuando la nominada demócrata tomó el escenario en el BREW, se encargó de nombrar uno a uno a los sindicatos presentes. Lo hizo después de las entusiastas voces del senador Harry Reid, la representante Dina Titus, y la aspirante al Senado Catherine Cortez Masto, a quien Hillary le dedicó generosas palabras recordándole al público que de ser elegida, sería la primera mujer hispana en llegar a esa corporación.

"Vamos a crear buenos trabajos sindicalizados que son los de la clase media. (...) Vamos a invertir en infraestructura, carreteras, puentes, túneles, sistema de aguas subterráneas, alcantarillado, y un moderno sistema eléctrico para distribuir la energía limpia y renovable", dijo eufórica Clinton.


La candidata visitó horas antes la cooperativa local eléctrica Mojave y aplaudió su programa de aprendices. Prometió que en su gobierno cada negocio tendría mayores exenciones de impuestos si los contrata y entrena.

“Make it here”

"Vamos a hacer todo para asistir a los sindicatos y los trabajadores que representan para que sean capaces de negociar colectivamente. Estoy hastiada de los líderes en este país que tratan de acallar sindicatos como lo hizo Donald Trump aquí mismo en Las Vegas".

Tal y como lo hizo cada vez que Clinton le tiró dardos a Trump, Elizabeth Duenez aplaudió entusiasta esta consigna. Hoy día desempleada, pero por mucho tiempo trabajadora en la industria hotelera, ha sido testigo de cómo varios de sus colegas que han sido empleados en el hotel internacional de Trump, han entrado en huelga en varias veces porque no les pagan o les impiden formar sindicato.

En diciembre más de 500 trabajadores del complejo de lujo del magnate votaron para unirse a la Unión de Trabajadores Culinarios, una de las más poderosas del estado. “Muchos de los latinos tenemos hasta dos trabajos para mandar dinero a nuestras casas, qué injusto que además de llamarnos violadores ni siquiera se nos pague", dice enfadada Duenez, sosteniendo un cartel de “ Stronger Together” ("Unidos más fuertes") .

La mujer nacida en Los Ángeles y de ascendencia mexicana se une rápidamente a los cantos de “Make it here” ("Hazlo aquí"), la nueva consigna de los clintonianos contra Trump, luego de que la campaña demócrata creara una guía de compras para el magnate. “Donald dice que no puede fabricar sus corbatas, camisas ni trajes en Estados Unidos. Aquí le dejo 100 sitios donde lo podría hacer”, dijo Clinton, promocionando su nuevo sitio web “Hecho en América”.

Protestas


La aquiescencia del público con todo lo que Clinton dijo solo fue interrumpida por un grupo de defensores de los derechos de los animales llamado Direct Action Everywhere, que le dio un buen susto a los guardaespaldas de la candidata cuando una mujer pelirroja trató de saltar la barrera que la separaba del podio.

"Herir a los animales no es progresista". "Hasta que cada animal sea libre", eran las pancartas que llevaban. Clinton respondió: "Vamos a seguir conversando, al parecer estas personas están aquí para protestar a Trump, porque Trump y sus hijos han matado a muchos animales".

Afuera, pese a que fue un día lluvioso en las Vegas, los ánimos también estuvieron calientes antes y después del evento. Algunos seguidores de Trump cargaban carteles en los que se leía “Hillary Corrupta” y “Hillary es hipocresía”, mientras le recordaban a los clintonianos que el magnate “ganó en Nevada”.

Partidarios del movimiento 'Bernie o Nada' también se aparecieron exponiendo todas las "mentiras" que Clinton ha dicho y gritándole a los transeúntes que no tienen que escoger entre dos demonios: para eso está la candidata del Partido Verde Jill Stein.

Lea también:

Más contenido de tu interés