null: nullpx
Elecciones 2016

Texas coquetea con los demócratas como nunca en los últimos 40 años a causa de Trump

Las mujeres y los hispanos son el talón de Aquiles del millonario en ese estado. Su continuo descenso en las encuestas desde hace un mes podría terminar en una derrota que no veían los republicanos en Texas desde 1976.
24 Oct 2016 – 05:09 PM EDT
Comparte
Donald Trump en un mitin el 14 de septiembre, 2015 en Dallas, Texas. Crédito: Tom Pennington/Getty Images

HOUSTON, Texas.- Donald Trump está perdiendo Texas poco a poco. Mientras más se acerca la elección, su distancia frente a Hillary Clinton va disminuyendo en un estado que es considerado como la joya del Partido Republicano en el sur del país.

Es una zona profundamente conservadora donde los republicanos han dominado ampliamente en las elecciones presidenciales desde 1976. Pero ahora, eso podría cambiar.

El sistema de medición de encuestas Real Clear Politics muestra a Trump con un promedio de 4.6 puntos arriba, para el periodo entre el 1 de septiembre y el 21 de octubre (44.2%- 39.6%).

Las cifras han cambiado luego del resultado en sondeos como el realizado por CBS News/YouGov que posicionó a Trump con 46% y a Clinton con 43%.

Previamente un estudio realizado por la Universidad de Houston ubicó a Trump con 41% y a Clinton con 38%.

Es un desastre de proporciones monumentales para los republicanos y simplemente no hay cómo adornarlo. Los números han descendido peligrosamente a pesar de que el magnate ha visitado el estado en múltiples ocasiones en agosto y septiembre.

El peso de la historia está sobre los hombros de Trump y en este caso es enorme. En 2012 Mitt Romney ganó los 38 votos electorales de Texas con un margen 15.8%. En 2008 John McCain obtuvo 11.8% de ventaja y en 2004 George W. Bush logró un margen ganador de 22.9%.

Mark Jones, analista político de la Universidad de Rice en Houston cree que Trump obtendrá “un margen de victoria muy bajo. Eso se debe a que los republicanos en el estado no lo ven como presidencial, no ven que tenga el carácter ni el temperamento para liderar al país”, explicó.

Texas es cuna y residencia de la familia Bush, quienes han negado su apoyo a Trump desde el principio. George H. Bush incluso dijo en una reunión privada que votaría por Hillary Clinton y sus hijos George W. Bush y Jeb Bush han criticado el estilo y la campaña del millonario.

Perdiendo entre mujeres y latinos

En una encuesta realizada por la Universidad de Houston en octubre se analizó específicamente el desempeño de los candidatos con diferentes segmentos de votantes, en el condado de Harris, que cuenta con la mayor población en el estado, superando las cuatro millones de personas.

Entre las mujeres Clinton obtuvo un 51% de las preferencias entre votantes registrados y Trump logró un 25%.

El desempeño del magnate entre las mujeres ha ido de mal en peor, luego de múltiples acusaciones de abuso y de las grabaciones donde habla en términos ofensivos y peyorativos respecto a cómo tratar a las mujeres.

Entre los latinos los resultados fueron aún peores. Clinton obtuvo un 57% de las preferencias mientras Trump logró sólo un 17%.

La manera en que Trump se ha expresado en relación a los inmigrantes y sus políticas respecto a la presencia de indocumentados en el país, han influido en el respaldo de este grupo en particular.

Donde el magnate continúa teniendo una base fuerte es entre los hombres blancos. En el sondeo obtuvo un 40% de apoyo versus Clinton con 33%.

Impacto para otros republicanos

Texas cuenta con la alternativa del sistema de voto directo (straight-ticket) que implica básicamente votar por todos los candidatos de un determinado partido presentes en la boleta electoral. Desde el candidato presidencial hasta los miembros del consejo escolar, todos.

“Los republicanos en Texas sufrirán el daño colateral de tener a Trump en la boleta. En elecciones anteriores muchos se han beneficiado con el sistema de voto directo, pero ahora, conservadores que usualmente tomaban esta opción, no lo harán, para no votar por Trump”, comentó Jones.

“Las boletas de votación suelen ser largas, entonces probablemente muchos votantes no llegarán hasta el final y otros quizás en el camino voten demócrata al tener la oportunidad de comparar, lo que no ocurre con el voto directo”, agregó.

Este lunes comenzó el voto temprano en Texas hasta el 4 de noviembre, al igual que en otros estados como Florida, considerados clave para llegar a la Casa Blanca.

Lea también:

Comparte

Más contenido de tu interés