Invierta en el futuro de su hijo con tiempo y apoyo moral

Invertir en educación, a diferencia de gastar en cosas materiales, rinde frutos y dura para toda la vida.
15 Ago 2016 – 9:58 AM EDT

Todo el mundo sabe que lograr un diploma de universidad cuesta tiempo y dinero. Sin embargo, contrario a cuando usted invierte en cosas como muebles, ropa y otros artículos, los recursos que se invierten en la educación siempre rinden frutos.

Ello se debe a que una buena educación abre las puertas a una serie de oportunidades que un diploma de secundaria no puede abrir. Pero para lograr ese importante diploma universitario, primero hay que lograr un diploma de secundaria que abra el camino para la universidad.

¿Qué y cuándo invertir?

Haga un inventario de su tiempo y propóngase “invertir” algunas horas a la semana, al mes y al año exclusivamente para dedicarlas a los asuntos académicos de su hijo (o hijos).

Luego haga una cita con los maestros y los consejeros académicos lo antes posible. No espere a que su hijo curse el ultimo año de secundaria, porque cuanto más temprano lo haga, más tiempo tendrán los dos para tomar medidas correctivas así como para asegurarse de que su hijo esté tomando los cursos necesarios para que, en efecto, se gradúe de secundaria.

¿Qué puede hacer para invertir su tiempo en la escuela de su hijo?

Lo mejor que usted puede hacer para invertir su tiempo en la escuela es informarse de todo lo que pueda acerca de los asuntos académicos. He aquí algunas sugerencias:


- Si su hijo ha sido identificado como EL (English learner; o estudiante que está aprendiendo inglés), pida a la escuela las razones para haber sido identificado como tal y en qué grupo van a ubicar a su hijo. Además, pregunte acerca del nivel de aprovechamiento académico de su hijo, en general, y en la clase de inglés; pregunte cómo se evaluó dicho aprovechamiento, y cuáles recursos usaron para evaluar a su hijo.

- Pregúntele a los maestros y consejeros académicos acerca de las fortalezas y necesidades académicas de su hijo.

- Converse con los maestros de su hijo sobre lo que éste tiene que hacer para cumplir con los estándares académicos requeridos para su nivel o grado, de manera que pueda ser promovido de grado y se pueda graduar.

- El Gobierno de los Estados Unidos ha producido un extenso material, en español, acerca de cómo los padres pueden involucrarse más en los asuntos académicos de sus hijos para ayudarlos a que éstos tengan éxito en la escuela.

Continúe invirtiendo

En una cuenta de ahorros en una institución bancaria o cooperativa, es necesario depositar los fondos con cierta regularidad para que su cuenta crezca. La educación de sus hijos es como una cuenta de ahorros en la que usted continuamente va depositando su tiempo. Mantenerse involucrado en los asuntos académicos de sus hijos paga con creces el tiempo que usted invierte en ello. El “depósito” que usted hace en esa cuenta de participación en la escuela de su hijo no se pierde ni se gasta, sino que siempre se multiplica.

Cada padre establece la cantidad de visitas a la escuela según su itinerario.


¿Cómo puede usted asegurarse de que el tiempo que ha invertido en visitar la escuela, hablar con los maestros, y estar al tanto del calendario de exámenes, etcétera, está rindiendo frutos?

Piense en que los intereses que rinde la participación de los padres en la escuela pueden significar, entre otras cosas: que su hijo se ausente menos de la escuela; que complete las asignaciones; que tome los cursos que lo preparan para la universidad desde que cursa la secundaria; y que tenga la oportunidad de tener buenas calificaciones en los exámenes de admisión a la universidad.

Además, pregunte a los maestros acerca de las formas para diagnosticar el progreso académico de sus hijos según el grado o nivel en que se encuentran.

Utilice Clave al Éxito, la herramienta de Univision Contigo que le permite seguir el progreso académico de su hijo grado por grado, desde el preescolar hasta el cuarto año.

La inversión final

Algunos padres hispanos tienen dudas con respecto a que sus hijos utilicen préstamos estudiantiles para costear los estudios universitarios. Sin embargo, una gran mayoría de los estudiantes universitarios logran estudiar y graduarse de universidad gracias a estos préstamos estudiantiles subsidiados por el gobierno federal, que se pagan cuando el estudiante se gradúa de universidad. Para información en español acerca de las ventajas de utilizarlos visite el sitio en la red de FAFSA en español.

Si su hijo se esfuerza y logra calificaciones excelentes, es posible que cualifique para becas académicas, que, en muchos casos, no tiene que pagar al terminar sus estudios. En el sitio en la red de FAFSA en español puede encontrar información acerca de las becas. Finalmente, otra forma de financiar la educación universitaria es mediante las oportunidades de estudio y trabajo que ofrecen las universidades.


Otra herramienta útil es College Ábaco, una calculadora online que formulando unas pocas preguntas puede determinar el precio neto que podría terminar pagando un estudiante por su educación universitaria.

El precio neto se calcula tomando en cuenta el precio original de la colegiatura de una universidad, menos las ayudas financieras. No es raro que la diferencia entre precio original y precio neto sea del 50% o más, haciendo que la educación superior sea asequible para personas que piensan que nunca podrán pagarla.

College Ábaco utiliza, además, información en tiempo real provista por las universidades y por el College Scorecard del gobierno federal, para mostrar los índices de graduación de los estudiantes en cada institución, la cantidad de préstamos que toman para pagar su educación, los salarios que ganan al graduarse y la cantidad promedio que deben pagar en préstamos estudiantiles mensualmente.


Publicidad