Del campo dominicano al Bronx: los retos de una niña para aprender inglés

Univision Noticias siguió a Arlette durante todo el año escolar mientras ella y su madre aprendían un nuevo idioma y a navegar un sistema educativo complejo.
24 Jun 2017 – 1:33 PM EDT

En República Dominicana, Arlette llevaba una vida tranquila en el campo. Jugaba con los animales y con su abuela entre temperaturas cálidas, rodeada de abundante naturaleza.

Pero hace dos años, cuando Arlette tenía seis, sus padres decidieron mudar a la familia a Nueva York, para que ella pudiera recibir una mejor educación. Arlette debía adaptarse rápido y aprender inglés para salir adelante en la escuela, o arriesgarse a estar siempre atrasada en el sistema escolar y nunca alcanzar las oportunidades a las que tienen acceso sus compañeros.

Hoy termina el 4to grado en uno de los distritos más pobres de la ciudad, en El Bronx, y Univision Noticias estuvo allí ese primer año para documentar su progreso.


Arlette salió de una pequeña pero acogedora escuela en el caserío Gurabito en Monción, donde sus profesores dicen extrañarla.

“Venía con una formación de su hogar, eso influyó en que Arlette fuera una niña brillante”, nos dijo Zabuida Castillo, directora del Centro Educativo Paspland. “Incluso era una de las niñas más destacadas de su curso”.

Precisamente, explotar su potencial y darle una mejor educación a su hija llevó a su padre, Juan Andrés Espaillat, a mudarse con su familia a Nueva York.

“Nieve, sol, como quiera, todo lo que yo pueda”, nos dijo Espaillat. “Para mi hija y mi esposa, todo”.

El cambio al agitado Bronx neoyorquino fue todo menos sencillo y para Arlette los dos últimos años han sido un reto tras otro. Los más exigentes: manejar la nostalgia y aprender un idioma nuevo.

Pero los esfuerzos de Arlette por dominar el inglés tiene repercusiones en otras materias, como las matemáticas. Muchas veces, nos contaba su madre, “ella lee y yo le digo, ‘¿tú entendiste lo que leíste?’ y como que no entiende y no puede resolver el problema”.


“Las matemáticas ahora no son como antes”, nos explicó Gloria Zelasco, la maestra de Arlette. “No es pura computación, es mucha interpretación”.

Según el Centro Nacional de Estadísticas para la Educación, el número de estudiantes que estaban aprendiendo inglés entre 2014 y 2015 en las escuelas públicas del país era de más de 4 millones. La mayoría hispanos.

Arlette hace su mayor esfuerzo y se las arregla para hacerse entender. Sin embargo, en la escuela, las exigencias son mayores. “Yo lo pienso en español, lo trato de traducir en inglés, después no se pronuncia así, entonces se me hace complicado”, nos dijo.


Su madre Clotilde ha sido clave para superar estas complicaciones. No solo la ayuda con las tareas, sino también participando en las conferencias de padres y maestros, pese a no dominar el inglés. Este es un reto muy común para padres inmigrantes que quieren involucrarse en la educación de sus hijos, pero se sienten intimidados por un sistema educativo diferente y pocas herramientas para entenderlo.

“Una de las partes que afecta mucho es el idioma”, dijo Clotilde, “con el poco tiempo que tengo aquí, no tengo un nivel de inglés como para ayudarla, se me hace un poco difícil”.


Otro de los mayores desafíos para Arlette es mejorar su nivel de lectura. Según un estudio de la fundación Annie Casey, los estudiantes que no leen a un nivel adecuado en el tercer grado tienen cuatro veces más probabilidades de abandonar la secundaria.

Afortunadamente Arlette va por buen camino. En los diez meses que seguimos su evolución académica, vimos bajas calificaciones, frustraciones, y también progresos muy alentadores que indican que superar su reto de aprender un nuevo idioma es solo cuestión de tiempo.


10 preguntas que te debes hacer al elegir un campamento de verano

Loading
Cargando galería
Publicidad