null: nullpx
Elecciones 2016

Quién es más amigo de Barack Obama

En Wisconsin Clinton y Sanders buscaron presentarse como cercanos al primer presidente afroamericano, clave para atraer el voto de las minorías
12 Feb 2016 – 3:04 AM EST

Por: Carlos Chirinos @carl_chirinos | Editor político de Univision Noticias


Si no hubiera sido porque el tiempo no lo permitió, el debate demócrata que se realizó el jueves en Wisconsin habría terminado con una pelea entre Hillary Clinton y Bernie Sanders por definir quién es más amigo del presidente Barack Obama.

Eran los minutos finales del evento y, como quien denuncia una herejía, Clinton cuestionó el que el senador criticara en el pasado al presidente. Sanders lo consideró un “golpe bajo”, por inexacto, y se defendió diciendo que “era amigo de Obama”, aunque eso no impedía que lo cuestionara en algunas cosas.

No se trataba de un asunto de amistad, sino de cálculo político de cara a las próximas primarias en el sur de Estados Unidos, donde el voto de la población negra y otras minorías es importante. Y con un 90% de apoyo entre afroamericanos, ser amigo de Obama es un aval que quiere tener cualquier campaña.


El caso de Clinton

La cercanía de Clinton a Obama es inocultable: fue su secretaria de Estado durante su primer mandato y fue responsable de poner en práctica su política exterior. Sin embargo, por varios meses, la candidata no recurrió a esa afiliación para promoverse.

Hubo momentos en los que se distanció de algunas acciones como el Acuerdo Trans-Pacífico de Cooperación Económica con países de la cuenca en Asia y América, o la construcción del oleoducto Keystone para llevar crudos de Canadá a puertos en el golfo de México.

Pero eso ha cambiado en las últimas semanas de la campaña, a medida que Clinton se presenta como la única capaz de mantener el legado del primer presidente negro de la historia estadounidense. Clinton se beneficia del aura de su esposo, el presidente Bill Clinton, de quien en 1998, la novelista Toni Morrison escribió en la revista The New Yorker que “aparte de su piel, este es nuestro primer presidente negro”.

La autora de la nota aclaró que no se trataba de un “elogio racial” sino la descripción de la crianza en medio de la pobreza que Bill Clinton compartió con las comunidades negras sureñas. La frase, mal citada, quedó, y la buena imagen entre los negros pese a que haya algunos que aseguran que algunas políticas bajo el gobierno de Bill Clinton profundizaron la discriminación.


El caso de Sanders

Sanders es un liberal progresista que también se considera natural heredero del camino que abrió Obama.

Aunque el senador quiere ir mucho más allá y, en temas como servicio de salud, su propuesta podría significar un radical desmantelamiento del programa Obamacare, que el mandatario considera el mayor legado de su gestión.

Sanders en el pasado ha criticado a Obama por no haber construido una relación de trabajo más efectiva con el Congreso y en el debate de Wisconsin cuestionó el plan de deportaciones de indocumentados puesto en práctica desde principios de año.

Sin embargo, tanto el presidente le ha ayudado en su distrito de Vermont como él ha participado en las dos campañas presidenciales de Obama. Hace dos semanas ambos se reunieron una tarde en la Casa Blanca para una conversación informal, al final de la cual Sanders dijo que el presidente no tenía favoritos en la campaña.

Días antes de aquel encuentro Obama dio una entrevista en la que algunos vieron un apoyo a su exsecretaria de Estado, aunque reconoció que la campaña de Sanders estaba haciéndolo bien.

El presidente permanece neutral en la batalla, pero Clinton y Sanders siguen en su pulso para finalmente recibir una gracia desde la Casa Blanca, un “gesto de amistad”, que ayude a inclinar la balanza electoral.

Lea también:


Más contenido de tu interés