null: nullpx
Elecciones 2016

Protestas constantes e incluso puñetazos en un evento de Trump en Tucson

Todo el mitin en Arizona, cerca de la frontera con México, se desarrolló en un ambiente de tensión
19 Mar 2016 – 7:08 PM EDT



TUCSON, Arizona.- El evento de campaña que Donald Trump protagonizó este sábado en Tucson, Arizona, se tornó en un escenario constante de crispación, protestas, e incluso violencia física entre los asistentes y algún manifestante. Horas antes, en el área de Phoenix, la capital de Arizona, un grupo de activistas ya había intentado bloquear ruidosamente los accesos a otro acto público del aspirante republicano.

En Tucson, todo el mitin se desarrolló en un ambiente de tensión. El discurso de Trump se interrumpió varias veces debido a las protestas. Agentes de seguridad expulsaron cada vez a los manifestantes.

Al menos en un par de ocasiones, personas del público dieron golpes a las personas que eran evacuadas por los agentes.

Desde la zona habilitada a la prensa, se vio que un hombre afroamericano de media edad golpeó varias veces, con manos y pies, a un manifestante que era evacuado. Varios reportes apuntan que el opositor llevaba una camiseta con la bandera estadounidense estampada y un cartel en el que se leía Mal para EEUU.

La violencia del simpatizante de Trump se ve también en un video tuiteado por un periodista de NBC:

Más tarde, en otra zona del público, apareció una pancarta de Fuera Trump en español. En las gradas se vieron empujones y, en el momento en que los agentes de seguridad fueron a buscarlo, se pudo ver cómo al menos un asistente al evento lanzó golpes hacia la persona con la pancarta. No se vio si los puñetazos alcanzaron a quien protestaba.


Tras interrumpir casi diez veces el evento, el candidato republicano hizo caso omiso a las protestas que se produjeron en la segunda parte del discurso.

A las puertas del mitin, más de un centenar de personas protestaron con lemas como Trump racista. En sus palabras en el interior, el candidato dijo que, por culpa de los manifestantes, centenares de seguidores de Trump no pudieron entrar, ya que el proceso de identificación se alargó.

La tensión ya se vivió antes del evento, ya que los partidarios y detractores de Trump se llamaban mutuamente racistas, separados por una fila de agentes locales de policía.


Trump habla abiertamente sobre las protestas en los discursos. Este sábado en Tucson los llamo "débiles", "agitadores" y "farsantes". También ironizó sobre ellos: "Queremos a los manifestantes, ¿verdad?", le preguntó a la audiencia. Y siempre acaba con la frase: "Sáquenlos".

Normalmente, antes de la llegada del magnate, un mensaje por megafonía dice a los asistentes que están en "un evento pacífico". Les dan instrucciones para reaccionar ante la presencia de activistas contrarios a Trump: no los toquen y solo griten "Trump, Trump, Trump".

Trump dijo que no había habido problemas, solo "problemas menores", dijo. "Pero luego ves los medios y dices wow".

Más contenido de tu interés