null: nullpx
Elecciones 2016

El espejismo del voto de los puertorriqueños recién llegados a Florida

Miles han llegado a Orlando desde Puerto Rico, pero no todos se registran a algún partido estadounidense u otro
7 Mar 2016 – 1:00 PM EST

Por Melvin Félix @mj_felix, enviado especial a Orlando

El puertorriqueño Eddie Santiago llevaba casi una década en Florida cuando votó por primera vez.
Nunca le había interesado la política, pero el mensaje de cambio del candidato demócrata Barack Obama le inspiró a darse cita en las urnas en 2008, y de nuevo en 2012.

Pero Santiago, de 57 años, está considerando votar este año en contra de los demócratas en la elección presidencial. "Hace falta un presidente fuerte, y en Hillary Clinton no veo eso", dijo a Univision Noticias mientras desayunaba en el restaurante puertorriqueño Melao Bakery en Orlando.

"Yo prefiero a (el republicano) Ted Cruz, que se ve decidido, que estudió en Harvard y que sabe lo que es bueno. Donald Trump, que ni lo sueñe".



Santiago es uno de los votantes puertorriqueños con débil afiliación política que se han multiplicado en el centro de Florida en las últimas décadas, y que tras años fuera de la isla suelen votar demócrata (83% lo hicieron en las presidenciales de 2012, según la consultora Latino Decisions).

Las campañas presidenciales vendrán a Orlando buscando su voto para las primarias del próximo 15 de marzo, pero también tratarán de acaparar el apoyo de los miles que han llegado recientemente, huyendo de la crisis económica de la isla.
Pero estos últimos tienen menos inclinaciones partidistas, y podrían tener un rol menos importante en las primarias, según decenas de entrevistas hechas por Univision Noticias este mes en el centro de Florida.

Boricuas e independientes



Una buena parte de los puertorriqueños recién llegados no se ha inscrito para votar, y los que sí lo hacen suelen declararse como electores independientes, según cuenta Carolina Wassmer, quien ayuda a registrar a votantes hispanos en Orlando junto a la organización Hispanic Federation.

"Ellos sienten que así no están amarrados a ningún partido", dijo Wassmer. "Yo les digo, 'Pero entonces no puedes votar en las primarias; si te gusta Hillary o Bernie, o Trump o Rubio, ¿qué vas a hacer?'"

La falta de afiliación entre algunos puertorriqueños no se debe a una falta de interés en el proceso político. En la isla ha votado al menos el 75% del electorado en cada elección local desde 1952, según cifras oficiales.



Pero los partidos estadounidenses no son iguales a los puertorriqueños, y quienes llegan a Florida no siempre conocen las diferencias ideológicas entre republicanos y demócratas, o las características del proceso electoral.

“La diferencia es que, en Puerto Rico, se estructuran las elecciones de una manera que promueve el voto”, según Angelo Falcón, presidente del National Institute for Latino Policy (NILP).

"Algo tan simple como declarar feriado el día de las elecciones es muy diferente a lo que se vive en Estados Unidos, donde ha habido un movimiento en la otra dirección, hacia la creación de leyes más exigentes para identificar votantes, y otras cosas que obstaculizan el voto".

Algunos líderes comunitarios en Florida esperan movilizar a los votantes boricuas del centro de Florida en noviembre a través de campañas locales que podrían ser históricas.
Entre ellas está la del republicano Art Otero, que busca ser el primer alcalde puertorriqueño de Kissimmee, y la del demócrata Darren Soto, que podría ser el primer puertorriqueño en representar a Florida en el Congreso en Washington.



Pero estas contiendas se dan en el otoño, y no afectarían el proceso de primarias que se apoderará del estado en las próximas semanas.

La mitad de la población hispana

Más de 314,000 puertorriqueños viven actualmente en la zona metropolitana de Orlando, según datos del 2013 analizados por el Pew Research Center.

Hoy conforman el 60% de la población hispana de Osceola, un condado que respaldó al republicano George W. Bush en 2004 pero luego al demócrata Obama en 2008 y 2012. Los boricuas también son el 48% de la población hispana de Orange, otro condado indeciso en el que Bush venció al demócrata John Kerry en 2004 por un margen de 0.2%, o menos de mil votos.

Entre una treintena de puertorriqueños entrevistados este mes por Univision Noticias en distintos lugares de Orlando y Kissimmee, una mayoría dijo que votaría en noviembre por Clinton, aunque Bernie Sanders y Marco Rubio también tuvieron buen apoyo entre los entrevistados.

Muchos de los boricuas entrevistados se expresaron casi en unísono contra uno de los aspirantes. "El 99.9% de los hispanos aquí van a votar por quien sea menos Donald Trump", dijo Lisandra Román, una boricua que aspira a ser comisionada en Kissimmee y es dueña de la Lechonera El Jibarito.

Un mensaje que no encaja

Aunque los candidatos no han llegado en fuerza al centro de Florida, ya las organizaciones nacionales como Mi Familia Vota y campañas como #PRAgenda han venido a promover el voto entre los puertorriqueños.

Pero su enfoque no siempre concuerda con las necesidades de los boricuas aquí, según dijo Marcos Vilar, un consultor puertorriqueño que ha trabajado en varias campañas de voto en Florida.

"Hay un potencial tremendo entre los puertorriqueños, porque todos pueden votar", dijo Vilar a Univision Noticias. "Pero el mensaje no encaja porque muchas campañas nacionales hispanas están centradas en el tema de inmigración".

Mi Familia Vota, por ejemplo, enfoca muchos de sus talleres en cómo hacerse ciudadano, un tema que no afecta a los boricuas, que nacen con la ciudadanía estadounidense. A nivel local, además, la organización solo cuenta con una empleada puertorriqueña.

"Estamos conscientes de eso", dijo Esteban Garces, director estatal de esa organización en Florida. "Cuando lleguen fondos para expandir esfuerzos, tenemos la meta de inscribir a 33,000 nuevos votantes este año, y la comunidad puertorriqueña va a estar al frente de ese esfuerzo".

Entonces, ¿qué mueve a los boricuas de Orlando?

Contrario a lo que opinan otros grupos de latinoamericanos, algunos votantes puertorriqueños opinan piensan que Estados Unidos no necesita una reforma migratoria.



"Algunas de las cosas que habla Trump, hay que oírlo", dijo a Univision Noticias José Marrero, un boricua de 70 años que fue agente de inmigración y asistió a un centro de votación temprana en Orlando el primero de marzo.

La crisis de la isla es otro tema que se ha discutido entre los votantes de Orlando. Pero Marrero dice que tampoco le interesa ese tema a la hora de votar. “Yo no vivo en Puerto Rico desde 1967”, dice. “Y lo que tienen allá (en el gobierno) es un relajo”.

Más contenido de tu interés