null: nullpx
Elecciones 2016

Bernie Sanders busca seducir en Miami a los hispanos de Florida

Su primer acto de campaña en Miami tuvo el mismo fervor de los vistos en otras ciudades, ¿será suficiente para vencer a Clinton?
9 Mar 2016 – 4:47 AM EST

Por Ramón Iriarte, para Noticias Univision

Era el primer evento de campaña que el candidato demócrata Bernie Sanders llevó a cabo en el sur de Florida, donde la próxima semana se realizarán elecciones, cruciales en el proceso de primarias de los partidos Demócrata y Republicano.

Aunque el evento estaba programado para las 7:00 pm, una larga fila de unas mil personas serpenteaba alrededor del auditorio James L. Knight Center, en el centro de Miami, desde varias horas antes.

El público —mayoritariamente jóvenes, pero también personas de la tercera edad, inmigrantes y trabajadores— vibraba con la expectativa de ver a su candidato presidencial por primera vez.

El ambiente estaba cargado de energía, y gran parte de los asistentes compartían su emoción en español.

Y es precisamente a ese público hispanohablante al que Sanders quiere seducir con su visita a la Florida, que lo llevará a Orlando y otros puntos de la península antes del próximo martes.

Bernie Sanders en el sur de la Florida

Loading
Cargando galería

Abajo en las encuestas

Por el momento, las encuestas lo ponen en aprietos debido a que Hillary Clinton, su contrincante en las primarias demócratas, ha logrado convocar un mayor respaldo latino que él, un estado cuya afiliación partidista ha sido tradicionalmente difícil de predecir.

Sin embargo, al entrar al escenario, Miami recibió a Sanders con una ovación que retumbó por todo el auditorio. “¡Son ustedes un público muy ruidoso!”, proclamó el candidato al comenzar su discurso.

La inclusión fue su bandera, durante los más de noventa minutos que duró su intervención. Sanders se aseguró de mencionar su apoyo a las principales reivindicaciones de los diversos grupos sociales que integran el electorado estadounidense: los afroamericanos y el problema de la violencia policial, la comunidad LGBT y su lucha por la igualdad, los jóvenes y el acceso a la educación, etcétera.

Finalmente le tocó el turno a la población latina, por quien el candidato prometió trabajar en pro de una reforma migratoria que busque solucionar la ilegalidad, y regularice a millones de indocumentados que hoy viven en Estados Unidos

“Usaré todos los poderes presidenciales para proteger a los inmigrantes: el objetivo es unir familias, no separarlas”, dijo Sanders. “(El precandidato republicano Donald) Trump habla de deportar a millones de personas: eso no va a pasar, no lo permitiremos”, prosiguió. La multitud explotaba de emoción.

Otro de los momentos álgidos de la jornada se dio cuando el candidato tocó el tema del salario mínimo y una reforma económica que ataque la pobreza de manera frontal.

Tras explicar que él se crió en un hogar sin mucho dinero, y que sus padres no pudieron acceder a una educación universitaria, habló de las dificultades de la clase trabajadora.

Propuso duplicar el salario mínimo, y que los trabajadores ganen cerca de $15 dólares por hora en lugar de $7, ya que según él, miles de familias apenas sobreviven con doce o trece mil dólares al año, mientras las cabezas de familia trabajan cuarenta horas por semana.

La propuesta resonó entre la multitud, que acogió sus palabras con un aplauso ensordecedor. Michelle Sandberg, una fotógrafa oriunda de Brooklyn —al igual que Bernie Sanders—, pero radicada en Miami, nos explicó a Univision Noticias que su admiración por el senador demócrata se debe a que “él proviene de entre gente del común, y es el único candidato que realmente defiende los intereses de la gente del común” .

Tras llamar con vehemencia a sus seguidores a votar en las primarias, Sanders concluyó su alocución y se dirigió al camerino en medio de una ovación digna de una estrella de rock.

Los parlantes del Knight Center volvieron a emitir la música que reforzaba el ambiente de concierto de este peculiar rally de campaña: Neil Young, con la enigmática “Rockin'In The Free World”, mientras miles de jóvenes con atuendos alternativos invadían las calles del centro de Miami.

Más contenido de tu interés