null: nullpx
Derechos humanos

CIDH pide a Honduras proteger a activista mexicano y familia de Berta Cáceres

La CIDH pidió el lunes a Honduras medidas cautelares para proteger a la familia de Berta Cáceres y Gustavo Castro
8 Mar 2016 – 8:33 PM EST

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió el lunes a Honduras medidas cautelares para proteger a la familia de Berta Cáceres, la líder indígena hondureña asesinada el pasado jueves, así como para Gustavo Castro, el activista mexicano que la acompañaba.

La comisión solicita también protección para los miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) por considerar que se encuentran "en una situación de riesgo" por su labor como defensores de derechos humanos, según explicó el organismo en un comunicado.

La comisión, órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), se refiere en su nota también a la situación del director de la asociación Otros Mundos Chiapas, el mexicano Gustavo Castro, que resultó herido durante el asesinato de Cáceres.

"Tomando en cuenta la información presentada que indica que Gustavo Castro ha decidido salir del país para salvaguardar su seguridad, la CIDH considera necesario que el Estado tome todas las medidas necesarias para asegurar su seguridad durante todo el proceso para preparar y completar su salida", considera la comisión.

Las autoridades hondureñas impidieron salir del país Castro. Fue interceptado por autoridades hondureñas en el puente migratorio del Aeropuerto Internacional de Tegucigalpa, Honduras, cuando intentaba abordar el avión que lo traería de regreso a México".

"Seguimos sin conocer con claridad cuál es su estatus o bajo qué fundamentos sigue retenido por las autoridades hondureñas y cuáles serán los procedimientos a seguir", especifica el escrito.

El activista fue herido la madrugada del 3 de marzo durante el asesinato de Cáceres, líder y cofundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), en su casa en la ciudad de La Esperanza, al occidente de Honduras.


La líder indígena gozaba desde 2009 de medidas cautelares de protección solicitadas por la CIDH, aunque autoridades de Honduras dijeron el pasado jueves que la activista en principio había aceptado dicha seguridad pero luego pidió que fuera suspendida, algo que su familia ha desmentido.

Un juzgado hondureño prohibió este sábado a Castro su salida del país para que pueda declarar en Honduras como "única persona" que acompañaba a Cáceres en el momento de su muerte.

El crimen de la líder indígena ha conmocionado a la sociedad hondureña, que de nuevo exige el cese de la violencia que a diario se cobra la vida de 13 personas en el país, según datos de las autoridades locales.

Lea:


Publicidad