publicidad
El estigma que rodea a la depresión postparto impide buscar ayuda.

La depresión postparto: cuando la maternidad se convierte en tabú

La depresión postparto: cuando la maternidad se convierte en tabú

Cerca de medio millón de mujeres en EEUU sufren de esta enfermedad mental, que es más usual de lo que se piensa.

El estigma que rodea a la depresión postparto impide buscar ayuda.
El estigma que rodea a la depresión postparto impide buscar ayuda.


Por Noelia González @NoeliaGMo

publicidad

Dolor, miedo, ansiedad, tristeza y vergüenza no es lo que una madre espera sentir luego de dar a luz a su bebé. Al menos, no es lo que la sociedad parece esperar de ella. Sin embargo, se estima que una de cada cinco mujeres en Estados Unidos sufre de depresión postparto. A pesar de que esta condición es más común de lo que se cree, todavía está marcada por el estigma social que evita, muchas veces, que las madres pidan ayuda a tiempo.

La depresión postparto no es, en cambio, tan usual como el llamado “baby blues” que la mayoría de las madres -cerca del 70%- experimenta durante la primera semana luego de parir. Mientras el baby blues conlleva cambios de humor, tristeza y problemas para dormir, entre otros síntomas, la depresión postparto se caracteriza por la persistencia de estos síntomas, que pueden aparecer en diferentes momentos luego de haber tenido al bebé; entre seis semanas y seis meses después.

Las madres que sufren depresión postparto también dicen sentirse desconectadas con su hijo o hija, tener problemas para pensar y tomar decisiones, falta de energía y pensamientos de vergüenza o culpa. Según explicó a Univision Noticias Jean Ko, epidemióloga en el departamento de salud materna e infantil del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), los síntomas también incluyen pensar que la vida no vale la pena, sentirse culpable por no ser una buena madre, preocupares excesivamente por el bebé y creer, por ejemplo, que alguien se lo va a llevar o lastimar.

Más común de lo que se piensa

En 2011, entre 7 y 19% de las mujeres reportaron sufrir síntomas de depresión postparto, según cifras del CDC. Algunos estudios también sugieren que los hombres pueden sufrir depresión postparto, aunque esto sigue siendo investigado.

Sentir tanto dolor puede hacer que la madre quiera terminar con su vida o incluso la de su bebé, por no ver otra alternativa. Si bien es una posibilidad, el infanticidio no es tan común en la depresión postparto como en la psicosis postparto, cuando tiene lugar una separación de la realidad, explicó Peter Schmidt, jefe de la sección de endocrinología de comportamiento del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH).

Las mujeres son más proclives a sufrir depresión postparto si ya cuentan con una historia de depresión o depresión postparto, o si han sufrido depresión o ansiedad durante el embarazo. Según CDC, otros factores de riesgo incluyen falta de apoyo social, tensión en la pareja, tener un bebé prematuro o que tuvo que ser hospitalizado, haber tenido un embarazo con complicaciones "incluyendo infertilidad-, tener más de un bebé o haber perdido un bebé.

Si bien algunos estudios indican que el bajo nivel socioeconómico puede ser un factor de riesgo, es difícil determinar si este es “una causa o una consecuencia” de la depresión postparto, dijo Ko. Según Schmidt, del NIMH, la depresión postparto está presente en todas las clases sociales y se da a nivel internacional.

publicidad

Pero existe solución.

La actriz Brooke Shields sufrió de depresión postparto y compartió su ex...
La actriz Brooke Shields sufrió de depresión postparto y compartió su experiencia en el libro “Down Came the Rain”.

La depresión postparto es como cualquier otra condición médica y es tratable”, dijo Ko. El primer paso es pedirle al ginecólogo u obstetra un examen para confirmar o descartar depresión postparto. A partir de allí, puede tener lugar terapia psicológica o con medicamentos "a veces, los mismos que se recetan para depresión-, o una combinación de ambos. También existen grupos de apoyo, como Postpartum Progress (en inglés) y Postpartum Support International (español e inglés) para buscar grupos de apoyo en Estados Unidos o en otros países.

“Si piensas que tú o un ser querido tiene depresión postparto, habla con un proveedor de servicios médicos acerca de eso”, aconsejó Ko.  

publicidad


En su columna publicada en el diario Washington Post, Carolyn Hax recomienda no solo pedir una cita con el médico de inmediato, sino también no tener miedo a insistir hasta confirmar la cita e incluso ir a la sala de emergencias si una mujer piensa que puede hacerse daño a sí misma o a su bebé.

De ser posible, a su vez, un elemento importante del tratamiento es la prevención, dijo Schmidt. “La familia, la pareja, la propia mujer, pueden estar alertas a la posibilidad de que esto pueda estar pasando”, dijo el doctor del NIMH.

En muchos casos, el estigma que rodea a la depresión postparto, el miedo de las mujeres a ser juzgadas y la presión social por ser buena madre puede hacer que la mujer no sea honesta acerca de la situación que vive y, por ende, no busque ni reciba el tratamiento adecuado. Cuando esto sucede, la depresión postparto puede convertirse en una condición crónica, haciendo que sea aún más difícil de tratar.

En su columna en Quartz, Maureen Shaw, quien sufrió depresión postparto y logró tratarse a tiempo, reflexiona acerca de esa presión social que la mantuvo en silencio durante meses. “Es irónico que haya sufrido en silencio precisamente porque no quería ser etiquetada como una mala madre”, escribe. “De hecho”, agrega, “me di cuenta de que admitir mi lucha contra la depresión postparto no me hace una mala madre; negarme el cuidado sí lo hace”. 

publicidad

Al respecto, Ko dijo que “ podemos reducir el estigma hablando sobre depresión postparto y aumentando la concientización acerca de la misma en nuestras familias y comunidades”. 
A fines de agosto, una mujer de 22 años en Arizona confesó haber ahogado a sus dos hijos gemelos de 2 años de edad y haber intentado matar a su hermanastro de 3 años, el pasado 31 de agosto. Si bien no se habló de depresión postparto en particular, la madre, Mireya Alejandra López, dijo estar tomando medicamentos para la depresión, esquizofrenia y psicosis. Según AP, la mujer también dijo haber matado a sus hijos porque quería evitarles las dificultades que ella misma enfrenta.

Muchas mujeres con depresión postparto dicen querer quitarse la vida o la de sus hijos porque quieren evitarles el sufrimiento, y el dolor que sienten es tal que no pueden ver otra alternativa. Esto es lo que conduce a la gente a hacer este tipo de cosas y con frecuencia “es un reflejo de cuánto dolor la enfermedad está causando”, dijo Schmidt, quien dijo no estar familiarizado con el caso de Arizona al momento de la entrevista. “ Es una verdadera tragedia”, agregó.

Si estás pensando en hacerte daño o conoces a alguien que lo, dile a alguien que pueda ayudar inmediatamente. Llama al 911 o ve a la emergencia. También puede llamar a esta línea gratuita las 24 horas, para hablar con un consejero de Prevención de Suicidio Nacional: 1-800-273-8255. Teléfono de texto: 1-800-799-4889.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad