Facebook suspende 200 apps tras el escándalo de filtración de datos de Cambridge Analytica

La exposición de información personal de millones de usuarios de la red social ha llevado a la empresa de Mark Zuckerberg a poner la lupa en apps que se dedican a manipular data que puede poner en peligro información crítica millones de personas.

La red social Facebook anunció este lunes que suspendió unas 200 aplicaciones en el marco de las investigaciones relacionadas con el escándalo de Cambridge Analytica, que usó los datos personales de millones de personas para ayudar a Donald Trump a ganar las elecciones de noviembre de 2016.

La empresa no dio más detalles de la decisión, ni cuántas personas usaban esas apps o si sus datos fueron usados de manera ilegal.

Cambridge Analytica era una empresa de comunicaciones estratégicas basada en recolección y análisis de datos para el diseño de campañas promocionales (políticas y comerciales). Fue creada en 2013 como filial de la empresa británica Strategic Communications Laboratories para trabajar en elecciones estadounidenses. Su financista principal era la familia Mercer, quienes son importantes donantes para causas conservadoras y que en 2016 aportaron a la campaña de Donald Trump.

El presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, indicó que la compañía examinará los términos de decenas de miles de aplicaciones que podrían tener acceso o hayan recogido grandes cantidades de datos de información personal de uruarios después de que la red social aprobó reglas más restrictivas en 2015 para desarrolladores que diseñan productos que son promocionados o usados en esa red social.

Una de las 200 apps que están en la mira de Facebook es myPersonality, que fue suspendida el pasado mes de abril y está bajo la lupa. Investigadores de la Universidad de Cambridge habían diseñado la app para recoger información personal de los usuarios de Facebook para investigaciones académicas.


Sin embargo, se sospecha que esa información no estaba correctamente protegida. La revista especializada New Scientist reportó el hecho y la universidad tuvo que reaccionar en un comunicado. "Esto claramente viola los términos del acuerdo académico cuando fue solicitada la colaboración a myPersonality", dijo el escrito de ese reconocido centro de estudios.

Facebook permitió que en 2014 los datos personales de 50 millones de personas (luego reconocieron que fueron 87 millones) fueran recolectados por el profesor de la Universidad de Cambridge Aleksandr Kogan al frente de la firma Global Sciencie Research porque se hizo, según la red social, para “estudios académicos”.

Kogan desarrrolló una aplicación en la que pedía a los usuarios responder una encuesta sobre sus hábitos a cambio de un pequeño pago. Unas 270,000 personas la bajaron, pero por la manera como funcionaba Facebook en esa época la aplicación terminó sustrayendo información de amigos de los que respondieron el sondeo. Cuando Strategic Communications Laboratories compró la empresa de Kogan quedó en dominio de la herramienta y los datos obtenidos.

En principio no se trató de algo ilegal porque los usuarios voluntariamente bajaron la aplicación. Facebook autorizó a Kogan su experimento “académico” y sabía que los datos de usuarios que no habían autorizado la aplicación estaba siendo obtenida por cómo se administraba en esos años los niveles de privacidad.

Sin embargo, con el argumento de que era un estudio “académico”, la red social dejó que siguiera adelante el trabajo. Aunque es una violación de las reglas actuales de Facebook, el problema adicional es que la compañía no informó a los usuarios que podían haber sufrido la vulneración de su privacidad sin su consentimiento.

Cambridge Analytica cerró sus operaciones el pasado 2 de mayo tras el escándalo.

RELACIONADOS:Facebook