Deferred Action for Childhood Arrivals

Defensores de DACA aceptan que no haya nuevos beneficiarios, pero piden retirar la demanda que busca acabar con el programa

La demanda de Texas no le exige al gobierno que expulse a algún beneficiario del programa y urge a las autoridades federales de inmigración que deje de emitir o renovar los permisos en el futuro, argumento que quedaría invalidado luego de que quienes intentan preservar el programa indicaran que no se oponen a que se abra para nuevos soñadores.
16 Ago 2018 – 1:13 PM EDT

El grupo que en noviembre del año pasado demandó al gobierno de Donald Trump por la cancelación de la Acción Diferida de 2012 (DACA) en una corte del Distrito de Columbia, anunció el miércoles que no se opondrá a una decisión del Departamento de Justicia (DOJ) de no aceptar nuevas solicitudes de amparo de soñadores hasta que se pronuncie la corte de Apelaciones del 4to Circuito.

El gobierno de Donald Trump canceló DACA el 5 de septiembre del año pasado bajo el argumento que se trata de un programa ilegal. Pero el 9 de enero una corte federal del norte de California ordenó restituirlo tal como se encontraba vigente al 4 de septiembre.

Otras dos cortes federales, una de Brooklyn, Nueva York (13 de febrero) y otra del Distrito de Columbia (24 de abril), emitieron fallos similares. Pero la corte de Washington DC ordenó al gobierno que aceptara nuevas solicitudes, es decir de soñadores que nunca se habían acogido al amparo del programa.

Sin embargo, dispuso de un plazo de 90 días para que el gobierno entregara mejores argumentos sobre el fin del programa ordenado por Trump. Si en esos 90 días el gobierno no podía dar “razones más sólidas”, el juez John Bates precisó que la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), dependencia a cargo de procesar solicitudes, reciba nuevas peticiones.

El 3 de agosto, en un segundo fallo Bates reiteró que el gobierno debe restaurar DACA en su totalidad y volvió a fijar un plazo, esta vez de 20 días (hasta el 23 de agosto) para que el gobierno apele la decisión, que incluye la orden para recibir nuevas solicitudes de amparo de deportación.

Pero el grupo que defiende el programa, encabezado por la mexicana María Perales, una dreamers de la Universidad de Princeton y Microsoft, decidieron no oponerse a la decisión anunciada por el DOJ de oponerse a la recepción y tramitación de peticiones de DACA de soñadores que antes no habían solicitado el amparo. El paso dado anula el principal argumento utilizado por Texas para eliminar el programa creado al término del primer gobierno de Barack Obama.


“Hay que parar la demanda de Texas”

La decisión tomada por el grupo defensor de DACA fue aplaudida por United We Dream (UWD), el principal grupo de soñadores de Estados Unidos. “Hay que parar la demanda de Texas”, dijo a Univision Noticias Greisa Martínez, subdirectora ejecutiva de la organización vía telefónica desde el Aeropuerto de Miami, Florida. “Lo importante aquí es saber que, aunque hayan decidido no oponerse a la postura del Departamento de Justicia, no significa que definitivamente sea lo mejor, pero estimamos que habrá nuevas oportunidades”, agregó.

“Pero le reitero que lo más importante en estos momentos es frenar la demanda de Texas. Sabemos que se trata de un juego político. Los republicanos y el gobierno están usando las cortes para sus propias metas. Creemos que es ilegítimo lo que está pasando, pero estamos listos para seguir luchando por nuestros derechos de permanencia”, precisó la activista.

La demanda para anular DACA fue presentada el 1 de mayo por siete estados encabezados por Texas, todos ellos gobernados por republicanos, quienes argumentan que el programa es ilegal e inconstitucional.


La demanda no le exige al gobierno que expulse a algún beneficiario del programa, pero pide a las autoridades federales de inmigración que deje de emitir o renovar los permisos en el futuro. Basado en este argumento, el grupo encabezado por Perales fue entonces que tomó la decisión de respetar la posición del DOJ y con ello eliminar el principal argumento de la demanda.

En el caso que la estrategia no funcione, Martínez dijo que el Fondo México-Americano para la defensa Legal y Educación (MALDEF), que forma parte del grupo defensor y demandante del programa, “apelará de inmediato la decisión del juez Andrew S. Hanen ante la Corte de Apelaciones del 5to Circuito. Y mientras no exista un fallo de esta instancia judicial, el programas seguirá vivo”.


Aplauden la decisión

El grupo de presión FWD.us, grupo integrado por líderes de la comunidad tecnológica tales como Facebook, Linkedln, Google, Yahoo y Dropbox, entre otros, dijo que la decisión anunciada por el grupo encabezado por Perales “es la opción correcta y ayudará a proteger aún más a los beneficiarios actuales de DACA”.

“Gracias a los valientes demandantes como los representados en este caso, las renovaciones de DACA han continuado a lo largo de este año. Desafortunadamente, el Procurador General de Texas, Ken Paxton ,y los funcionarios del gobierno de Trump, no se detendrán ante nada para terminar con DACA y están tratando de utilizar el fallo de la corte del Distrito de Columbia para poner fin a todas las protecciones de DACA de inmediato”, denunció.

FWD.us dijo además que “ahora que los demandantes del caso en la corte del Distrito de Columbia han acordado no oponerse a la solicitud de suspensión del Departamento de Justicia sobre la emisión de nuevas solicitudes de DACA y libertad condicional avanzada, el Procurador General de Texas debe retirar inmediatamente su demanda presentada originalmente en Brownsville, Texas” y que ahora se ventila en Houston por el traslado del juez Hanen.

“Texas ha dicho en repetidas ocasiones que la razón por la que presentó esa demanda, y la razón por la que necesita un alivio inmediato, es el supuesto impacto en ese Estado de las concesiones de DACA a los nuevos solicitantes. Dada esta decisión de los demandantes del Distrito de Columbia, Texas entonces no tiene motivos para continuar con su demanda”, puntualizó.

El grupo de presión y de apoyo a los dreamers dijo además que “negarse a terminar el caso después de las acciones del miércoles en el tribunal de circuito de Washington DC, es una clara evidencia de que la única motivación real del procurador general de Texas, Paxton, es la determinación de ver a jóvenes soñadores arrancados de sus familias y comunidades y deportados a países que la mayoría nunca ha conocido".


Temores fundados

Si bien el paso dado por el grupo que defiende el programa DACA inyecta optimismo a los dreamers, los temores siguen a flor de piel.

“Tenemos la experiencia de febrero de 2015, cuando el juez Hanen frenó la entrada en vigor de DAPA”, recuerda Martínez.

DAPA fue un programa creado bajo el primer gobierno de Barack Obama que otorgaba amparo de deportación a unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes, las mismas protecciones que brinda DACA, además de un permiso de trabajo temporal renovable cada tres años.

En DACA se renueva cada dos años, entre 120 y 150 días antes de la fecha de vencimiento de la autorización de empleo.

El 16 de febrero de este año y en respuesta a una demanda presentada el 3 de diciembre por un grupo de 23 estados encabezados también por Texas, Hanen canceló la entrada en vigor del amparo. Seis meses después, la corte de Apelaciones del 5to Circuito en Nueva Orleans ratificó el fallo de Hanen. Y en junio la Corte Suprema no tomó decisión al respecto, paso que habilitó lo actuado por Hanen.

“Mientras todo este debate sigue su curso en los tribunales, le estamos diciendo a los dreamers cuyos permisos están por vencer y reúnen los requisitos para solicitar la renovación del amparo, que llenen y envíen las solicitudes. Tenemos que asegurar que todos tengamos nuestros amparos vigentes. Seguiremos luchando por nuestros derechos de permanencia en Estados Unidos”, agregó.

De dreamers a doctores: los jóvenes que quieren estudiar medicina y no tienen papeles

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés