null: nullpx
Crímenes

Un adolescente de Texas planeaba un tiroteo, pero la voz de su abuela logró detenerlo

Un joven de 19 años se encontraba en la habitación de un hotel de Lubbock, Texas, cuando llamo al teléfono de su abuela y le confesó que llevaría acabo un tiroteo. La mujer logró disuadirlo y lo convenció para que buscase atención psiquiátrica.
6 Ago 2019 – 4:05 PM EDT

William Patrick Williams, un adolescente de 19 años, estaba planeando un tiroteo masivo mientras se hospedaba en un hotel de Lubbock, Texas, pero su abuela logró detener la tragedia.

El 13 de julio, Williams llamó a su abuela desde la habitación 230. Ella pudo escuchar que su nieto manipulaba un arma, que resultó ser un rifle AK-47, según lo describe una demanda penal presentada por la oficina de la Corte de Distrito Norte de Texas.

Williams le contó a su abuela que quería protagonizar un tiroteo en el hotel para después suicidarse antes de que la policía llegara. La abuela persuadió al joven y logró convencerlo de ir al Centro Médico Conevant, donde fue admitido para una evaluación psiquiátrica.

Fue entonces que la abuela de Williams llamó a la policía, quien interrogó al joven poco tiempo después.

El adolescente contó a la policía que había dejado todas las armas sobre la cama. Los agentes encontraron un arma AK-47 y 17 cargadores con municiones, una gabardina color negro, equipo táctico, guantes y una camiseta negra.

Cada cargador de una AK-47 suele contar con 30 balas, lo que significa que Williams posiblemente tenía más de 500 cartuchos en su poder.


Falsificación de documentos

La abuela de Willams fue felicitada por las autoridades locales por la manera en la que manejó la situación y el poder que tuvo al convencer a su nieto de asistir al hospital evitando un desenlace fatal.

“Evitamos una tragedia”, dijo Erin Nealu Cox, la fiscal federal en una declaración oficial.

"Quiero felicitar a la abuela del acusado, ya que salvó muchas vidas interrumpiendo este complot, así como a los agentes de policía de Lubbock y a los agentes federales que investigaron su adquisición ilegal de un arma mortal. Si usted sospecha que un amigo o ser querido está planeando un acto de violencia contra sí mismo o contra otros, no dude en buscar ayuda inmediatamente llamando a la policía", dijo la fiscal.

Cuando los funcionarios de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) investigaron cómo Williams compró el arma, encontraron una declaración falsa en sus documentos.

Williams había estado viviendo en la casa de sus tíos, pero en la denuncia penal uno de ellos declaró que discutieron y corrió a su sobrino de la casa “porque tenía varias armas”.

El joven se había mudado, pero en el formulario ATF 4473, el 11 de julio, tan sólo dos días antes de la fecha para cometer el tiroteo, anotó la dirección de sus familiares en lugar de su dirección actual. El joven mitió, según los funcionarios federales, aprovechando que los datos coincidían con los de su licencia de conducir.

Brindar datos falsos es considerado un delito federal y, en caso de ser condenado, Williams podría enfrentar hasta cinco años de prisión.

El adolescente fue arrestado el 1 de agosto en el hospital, tan sólo dos días antes de los tiroteos masivos que dejaron por lo menos 31 personas muertas en las ciudades de El Paso, Texas, y en Dayton , Ohio. Ahora Williams se encuentra detenido en la cárcel del condado de Lubbock.


Terrorismo interno

El caso de Williams pone al descubierto algunos desafíos que los organismos encargados de hacer cumplir la ley se enfrentan al investigar asuntos de terrorismo doméstico.

En la mayoría de los casos, los sospechosos son acusados de otro tipo de crímenes, como violaciones de armas, drogas pero no de actos de violencia e inclusive son llevados a la corte estatal y no a la federal.

Daryl Johnson, ex analista del Departamento de Seguridad Nacional, señala en una declaración al Washington Post que los legisladores han evitado abordar este tipo de violencia por temor a la reacción política que se pude desencadenar. “Tenemos tiroteos masivos, sin embargo no existe voluntad política y todo el mundo parece estar enterrando la cabeza en la arena en lugar de tratar de resolver el problema”.

Han pasado 218 días desde el inicio de año, tiempo en el que han ocurrido 253 tiroteos en EEUU. La organización Gun Violence Archive ha documentado 8,577 muertos como consecuencia del uso de la violencia por armas.


En fotos: Con altares improvisados rinden homenaje a las víctimas del tiroteo en El Paso

Loading
Cargando galería
Publicidad