null: nullpx
Seguridad

Seis muertos y más de 500 balas de alto calibre: una nueva masacre atemoriza a Puerto Rico

La gobernadora Wanda Vázquez y altos mandos de seguridad se reunieron este martes con urgencia tras la masacre perpetrada en un complejo residencial en el área metropolitana de la isla. Las autoridades aseguraron que harán "ajustes", pero sin precisar qué medidas pondrán en marcha para atajar la criminalidad.
15 Oct 2019 – 3:40 PM EDT

En una masacre perpetrada en la tarde del lunes, delincuentes dispararon más de 500 balas y mataron a seis personas en un complejo residencial en la capital de Puerto Rico. Horas antes, un tiroteo desde un vehículo en marcha dejó otros dos muertos en una concurrida avenida de otro pueblo del área metropolitana de la isla.

Los asesinatos han sembrado el temor entre los puertorriqueños y llevaron a que la gobernadora Wanda Vázquez convocara con urgencia a sus más altos mandos de seguridad. Sin embargo, tras el encuentro realizado este miércoles, las autoridades no precisaron qué medidas tomarán para frenar la delincuencia que este año ha dejado 483 muertos hasta el 14 de octubre (32 menos que en el mismo período del año pasado).

"Necesitamos el espacio para poder hacer los ajustes necesarios (…) parte del proceso es hacer una introspección de lo que tenemos (...) qué es lo que no está funcionando”, respondió Elmer Román, secretario de Seguridad Pública, a preguntas de periodistas tras la reunión de emergencia convocada por la gobernadora poco después de la masacre registrada en el residencial Ernesto Ramos Antonini, la quinta en lo que va del año en Puerto Rico.

"Estamos claros que no podemos seguir haciendo lo mismo y estaremos haciendo los ajustes para que sepan que aquí se respeta la ley y el orden", agregó en un intento por aliviar la preocupación de los puertorriqueños.

Los destellos de las ráfagas de disparos y el ensordecedor sonido de las detonaciones fueron captados en un video grabado por una persona que se encontraba en el lugar cerca de las 6:45 de la tarde de este lunes. La escena de la masacre fue tan amplia que la policía debió dividirla en cuatro secciones y, hasta la mañana de este martes, agentes de seguridad continuaban recopilando evidencia y trabajando para remover cinco cuerpos. También falleció una sexta persona que había sido trasladada herida a un hospital.

"Encontramos sobre 1,000 piezas de evidencia, en su mayoría casquillos de bala disparados, de alto calibre compatibles a armas largas, no descartamos ningún movil", detalló a medios locales el teniente José Cruz, de la división de homicidios de la policía en San Juan, aunque consideró que la masacre está vinculada con el narcotráfico.

El jefe de la Policía de Puerto Rico, Henry Escalera, tampoco pudo especificar qué medidas pondrán en marcha para aminorar la delincuencia. Sin embargo, Escalera prometió "ajustes" y aseguró que van a "sacar a estos delincuentes de los residenciales para permitir que la gente decente de Puerto Rico pueda vivir en paz".

Cerca de otro residencial, en esta ocasión en el pueblo metropolitano de Guaynabo, delincuentes dispararon desde un vehículo en marcha y mataron a dos personas cerca del mediodía de este domingo. Y, en agosto, una seguidilla de robos de vehículos también atemorizó a la población.

Las autoridades intentan aumentar la cantidad de policías que resguardan a los puertorriqueños, desde los casi 11,500 que hay actualmente, en medio de los ajustes presupuestarios que agobian a la quebrada isla.

Mira también:


Reggaetón y crimen: los cantantes que han tenido problemas con la ley

Loading
Cargando galería


Publicidad