null: nullpx
Muertes

Presuntos pandilleros matan a dos soldados y dos policías en El Salvador

Tres de las víctimas murieron acribillados. Fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública informaron que entre el 13 y 26 de abril se registraron 191 homicidios, el 70% de ellos atribuidos a las pandillas.
29 Abr 2019 – 8:36 AM EDT

Dos policías y dos efectivos del ejército fueron asesinados este domingo por presuntos pandilleros en diferentes puntos de El Salvador, informaron fuentes oficiales.

El primer ataque se produjo en una cancha de San Miguel, este del país, cuando el sargento de la Policía Nacional Civil (PNC) Pedro Galeas fue acribillado a balazos mientras participaba en un encuentro de fútbol, precisó una fuente del Ministerio de Justicia y Seguridad.

Un segundo agente, Walter Anaya, fue atacado en el poblado de Sonzacate, departamento de Sonsonate, oeste del país.

En tanto, la Fuerza Armada informó que el soldado William Mendoza recibió disparos cuando jugaba fútbol en una cancha de la periferia de Ahuachapán, oeste del país.

Este es el rostro femenino y violento de la pandilla Mara Salvatrucha

Loading
Cargando galería

También fue acribillado el cabo del ejército Juan José Henríquez.

La muerte de los efectivos se produce en el marco de un repunte de homicidios en las últimas dos semanas atribuidos por las autoridades a las pandillas que además entraron en pugnas por la recomposición de sus estructuras.

Fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública informaron a la AFP que entre el 13 y 26 de abril se registraron 191 homicidios, el 70% de ellos atribuidos a las pandillas.

Del 1 al 12 de abril, el país acumuló 80 homicidios, para un promedio de 6.6 por día, pero con el repunte la cifra llegó a 13.6 homicidios en las últimas dos semanas.

Las pandillas, que viven de las extorsiones, venta de droga y otros delitos, tienen unos 70,000 miembros, de los cuales 16,400 están encarcelados.

El año pasado, El Salvador registró 3,340 homicidios, 15% menos que en 2017, aunque su tasa de 51 asesinatos por cada 100,000 habitantes lo mantiene como uno de los países sin guerra más violentos del mundo.

Mira también:


Publicidad