null: nullpx
Demandas

Dos latinas fueron violadas siendo niñas y publicaron los videos en internet: ahora están en la demanda contra Pornhub

El gigante del contenido para adultos es mencionado en una querella presentada en una corte federal de California por supuesta distribución de pornografía infantil, crimen organizado y extorsión. Dos denunciantes son colombianas que alegan haber sido víctimas de una red de trata en su país.
19 Jun 2021 – 05:28 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Sus nombres se omiten para no revictimizarlas. En una demanda interpuesta este jueves en una corte federal de California las identifican como ‘Jane Doe 8’ y ‘Jane Doe 9’. Ellas nacieron en Colombia y eran adolescentes cuando cayeron en las garras de una organización de tráfico sexual que operaba en su país. La querella alega que sus proxenetas grabaron y publicaron videos de las violaciones en Pornhub, uno de los sitios de internet para adultos más populares del planeta.

‘Jane Doe 8’ tenía 15 años cuando fue obligada a prostituirse en 2018. Según su relato, le pagaron un millón de pesos colombianos en efectivo (267 dólares) para tener relaciones sexuales con un hombre, mientras otro los filmaba. Le hicieron creer que borrarían el video, pero en abril de 2020 ella lo vio en Pornhub con un título grotesco. Una organización civil intervino para que lo eliminaran, pero ya era demasiado tarde: la evidencia del delito continúa circulando en la internet, afirma la denuncia.

Algo similar le habría pasado a ‘Jane Doe 9’, quien tenía 17 años cuando la reclutó la misma red de tratantes. Le ofrecieron dinero por grabar tres encuentros sexuales en hoteles de Medellín. Sucedió en 2017. La mujer pensaba que aquella amarga experiencia había quedado en el pasado. No fue así: en noviembre de 2020 se vio en un video en Pornhub nombrado: ‘Escort venezolana acepta...”.

Las denuncias de estas colombianas son parte de una demanda colectiva presentada en un tribunal federal de Los Ángeles acusando a Pornhub, sus empresas filiales, la compañía matriz y sus dueños, por supuestamente violar leyes federales que combaten el tráfico sexual, distribución de pornografía infantil y de material sexual privado, crimen organizado, extorsión y otros delitos.

La querella menciona a 34 presuntas víctimas de trata en varios países, la mayoría originarias de Estados Unidos. Casi todas aseguran que eran menores de edad cuando ocurrieron los hechos.

“Este es un caso de violación, no de pornografía. Es un caso de violación y explotación sexual de niños”, afirma la demanda de 179 páginas que ahora está en manos del Distrito Central de California del Departamento de Justicia (DOJ). “Y se trata de un caso en el que cada uno de estos acusados eligió, a sabiendas e intencionalmente, capitalizar y beneficiarse de la horrenda explotación y el abuso de decenas de miles de seres humanos para poder ganar más que las enormes sumas de dinero que de todos modos hubieran ganado”, agrega la denuncia, que pide una compensación económica para las denunciantes.

Pornhub niega las acusaciones

Detrás de Pornhub está su empresa matriz MindGeek, con sede en Canadá y que tiene oficinas en Los Ángeles. Los denunciantes la definen como una “típica organización criminal” que es operada “al igual que los Soprano”, refiriéndose a la ficticia familia de mafiosos italoamericanos de Nueva Jersey que protagonizan la popular serie de HBO que lleva el mismo nombre.

“Los acusados de MindGeek compraban con frecuencia contenido de tráfico sexual masivo de conocidas zonas de trata, como el este de Europa, Asia y América del Sur”, subraya la querella. “En pocas palabras, un elemento central del plan de negocios, que MindGeek utilizó para convertirse en la empresa de pornografía en línea dominante en el mundo, fue el uso máximo de contenido no consensuado”, añade.

Pornhub es la décima página de internet más visitada del mundo y sus videos registraron más vistas durante la pandemia. En declaración escrita enviada a Univision Noticias, la compañía afirmó que está revisando e investigando dicha demanda. La empresa enfatizó que “tiene tolerancia cero con el contenido ilegal e investiga cualquier queja o alegación sobre el contenido de nuestras plataformas”.

Sobre las comparaciones de que su esquema de negocios es similar al de la familia Soprano, respondió que “son totalmente absurdas, completamente imprudentes y categóricamente falsas”.

El gigante del porno advirtió que la demanda es impulsada por quien califica como un simpatizante de la ultraderecha que usa teorías conspirativas para cerrar la industria del contenido para adultos. “El hecho es que Pornhub tiene implementadas las salvaguardas más completas de plataformas generadas por el usuario, que incluyen la prohibición de cargas de usuarios no verificados, expandir nuestros procesos de moderación y cooperar con docenas de organizaciones”, subrayó la empresa.

La página de Pornhub funciona de manera similar a la de YouTube: es gratuita y los usuarios registrados tienen libertad de publicar videos, que les generan ingresos con base a la cantidad de visitas, algo que en el argot de internet se conoce como “monetizar”. Sus operadores tienen la última palabra sobre qué contenido se elimina por considerarlo inapropiado, incluso ilegal. Pero la querella advierte que las presuntas grabaciones de violaciones sexuales fueron retiradas varios días después de presentar una queja, cuando muchos ya las habían descargado y colocado en otros sitios de pornografía.

De acuerdo con reportes, el sitio registra alrededor de 3,500 millones de visitas al mes, por encima que Netflix, Amazon y Yahoo. Sus principales fuentes de ingresos son 3,100 millones de anuncios diarios en el sitio y un sistema de suscripción “premium” de 9.99 dólares al mes que ofrece contenido exclusivo y de mejor calidad. MindGeek ganó más de 460 millones de dólares en 2018, señala la querella.

“Monetiza violaciones de niños”

Este es el segundo golpe que Pornhub recibe en los últimos seis meses. Quizás el más duro se lo dio una columna del diario New York Times titulada ‘Los niños de Pornhub’ y que expone distintos casos de mujeres y niñas que habrían sido agredidas sexualmente frente a una cámara.

“Monetiza violaciones de niños, pornografía de venganza, videos de cámaras espiando a mujeres bañándose, contenido racista y misógino, e imágenes de mujeres asfixiadas con bolsas de plástico”, afirma la columna de Nicholas Kristof que fue publicada en diciembre. “Una búsqueda de ‘niñas menores de 18 años’ (sin espacio) o ‘14 años’ conduce en cada caso a más de 100,000 videos. La mayoría no son niños agredidos, pero muchos sí lo son”, concluye.

Dos meses después, Pornhub indicó a través de un comunicado que había tomado cartas en el asunto y que un bufete jurídico que contrató le había ayudado a diseñar un nuevo estándar de seguridad que incluía prohibir que los usuarios no verificados publiquen contenido y eliminar la opción de descargas. Su objetivo, subrayó, era tener la plataforma “más segura” en su tipo y erradicar los videos ilícitos. Las medidas se implementarían en todos los sitos de MindGeek, prometió la compañía.

“A lo largo de los años, hemos demostrado nuestro firme compromiso de liderar la lucha contra el contenido ilegal en línea”, señala una declaración conjunta hecha entonces por Feras Antoon, director ejecutivo de MindGeek, y David Tassillo, director de operaciones de la empresa.

Antoon y Tassillo son mencionados en la demanda interpuesta esta semana en California. El primero es descrito como una especie de ‘Padrino’ de la mafia que desde Asia opera el llamado ‘Monsanto de la pornografía’ a través de “actividades delictivas de amplio alcance, entre otras, la trata de personas”.

Una de las presuntas víctimas citadas en la columna del Times es Serena Fleites, la única de las 34 denunciantes que da la cara. Ella relata que cuando tenía 14 años y era estudiante sobresaliente en Bakersfield, California, su novio le pidió que se grabara desnuda y le mandara el video. Pero jamás le dijo que lo publicaría en Pornhub. Toda su escuela lo vio y su vida tuvo un tropiezo emocional.

“Durante los meses previos a la eliminación del video fue descargado innumerables veces y vuelto a subir por distintos usuarios y con títulos diferentes… Una de las descargas tenía 2.7 millones de visitas”, describe la querella, afirmando que desconocidos le escribían a Fleites en sus redes sociales.

Avergonzada por lo sucedido, a los 16 años abandonó la escuela, huyó de casa, consumió drogas y comenzó a grabarse desnuda por dinero. Esos videos, dice ella, también llegaron a Pornhub. Fleites compartió su experiencia ante la Cámara de los Comunes de Canadá en febrero.

“Tráfico sexual internacional”

Pero los dueños y operadores de MindGeek no solo permiten que se publique material inapropiado en sus páginas, sino que habrían estado donde filman a víctimas de trata, describe la demanda.

Señala que un representante de la compañía se reunió con productores en Europa, quienes lo habrían llevado a un almacén “del tamaño de una cancha de futbol” en el que varias mujeres esperaban su turno “para actuar frente a la cámara”.

“Muchas de las mujeres parecían jóvenes y estaban involucradas en escenas que representaban a niñas menores de edad. Cuando el productor (de MindGeek) le preguntó de dónde venían y vivían las mujeres, el productor (independiente) explicó sin pedir disculpas que su compañía tenía agentes que recorrían el este de Europa en busca de mujeres que reclutaban con promesas de lucrativos trabajos de modelaje que les permitirían ir a la universidad y tener una vida mejor”, señala la querella.

Para retener a las presuntas víctimas, indica la denuncia, les advertían que enviarían copias de las filmaciones a sus familiares y las publicarían en internet para “destruir su reputación y su futuro”.

La demanda también alega que MindGeek jamás ha reportado a las autoridades que en su plataforma había videos de presunta pornografía infantil, incluyendo uno en el que aparece un bebé y otro en el que una menor asiática le grita a su agresor “karushi”, que significa “detente”.

Esta última grabación incomodó a uno de los visitantes de la página, según la querella. “ADOLESCENTES EXPLOTADOS EN ASIA. Ella no puede tener más de 15 o 16 años. Esta es una víctima real”, escribió uno de los usuarios debajo del video.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés