null: nullpx
Tráfico de Personas

De la frontera a la guarida de los ‘coyotes’: los choferes de Uber que se dedican a transportar indocumentados

Este año, tres conductores de empresas de viajes compartidos han sido acusados de contrabando de inmigrantes sin papeles a través y cerca de las fronteras estadounidenses. Fueron arrestados por agentes federales cuando llevaban ocultos a los indocumentados en sus vehículos.
9 Oct 2019 – 9:31 PM EDT

Al filo de las 9:30 pm del 20 de mayo, el piloto de un helicóptero de la Patrulla Fronteriza observó una lancha con indocumentados que cruzó el río St. Lawrence en la zona limítrofe entre Canadá y Nueva York. Alcanzó a ver que los recogió un auto y lo notificó a oficiales en tierra.

Media hora después, una camioneta de esa agencia comenzó a seguir a un automóvil con placas de Pennsylvania que manejaba muy lento y hasta frenó varias veces “en un aparente intento para que lo rebasara el vehículo de la Patrulla Fronteriza”, cita una acusación federal.

Al llegar a la ciudad de Ogdensburg, en Nueva York, el auto sospechoso fue detenido por los policías migratorios. El chofer, Jaswinder Singh, un hindú de 30 años que trabaja para una empresa de viajes compartidos, declaró que lo acompañaba su madre y un primo que no hablaban inglés.

Sin embargo, al ser interrogados en una estación de la Patrulla Fronteriza, sus pasajeros declararon que no tenían ninguna relación familiar con Singh, que unos minutos antes habían cruzado ilegalmente la frontera y que le pagaron 2,200 dólares en efectivo para que los llevara a Filadelfia.

Singh, por su parte, terminó admitiendo que transportó a varios indocumentados entre el 1 de enero y el 20 de mayo de este año. El viernes, este hindú se declaró culpable de un cargo federal relacionado con el contrabando de personas. En su audiencia condenatoria programada para el 13 de febrero de 2020 podría ser sentenciado a 10 años de prisión y a pagar una multa de 250,000 dólares.

Esta no es la primera vez que un chofer de una compañía de viajes compartidos es acusado por contrabando de indocumentados. El 6 de julio, la Patrulla Fronteriza detuvo una camioneta Dodge minivan blanca en la cual iban 10 mexicanos sin papeles, cerca de la frontera con Nuevo México.

La conductora, Evelyn Limas, una ciudadana estadounidense de 33 años y residente de Arizona, fue acusada de un delito grave de contrabando de extranjeros sin documentos.

Esta mujer que aseguró ser chofer de la empresa Uber declaró que había recogido a diez pasajeros en El Paso, Texas, y los llevaba a la comunidad de Ruidosa, en Nuevo México. Pero los funcionarios fronterizos reportaron que ella manejaba en otra dirección por la carretera 9.


Una pasajera confesó que le pidieron un pago de 7,000 dólares para llevarla a Tennessee. Aseguró que dio un pago inicial de 800 dólares y se comprometió a entregar el resto una vez que llegara a su destino. La inmigrante también dijo que la banda de ‘coyotes’ la escondió en una casa de Ciudad Juárez, en México, hasta la madrugada del 6 de julio, cuando cruzó la frontera. Con ella estaban otras 17 personas.

Las otras personas que viajaban en la minivan reconocieron que eran mexicanos indocumentados. El 11 de julio, un juez le fijó a Limas una fianza de 5,000 dólares para que esté libre en espera de su juicio.

“Abusaron de mi confianza, fui engañada”

Otra conductora de Uber, Andrea Elizabeth Vizcarra Roldán, de Tijuana, fue detenida a finales de abril tratando de pasar la garita de San Ysidro, California, con dos indocumentados ocultos en la cajuela de su auto. Ella aseguró que una banda de ‘coyotes’ se aprovechó de su inexperiencia.

Su caso dio varios giros porque sus familiares la reportaron como desaparecida al perder contacto con ella sin saber que estaba bajo custodia en San Diego. Su foto se viralizó temiendo que la habían raptado y tres días después la localizaron en un centro de detención de California.

Al regresar a México, ella afirmó que la habían engañado y que jamás supo que sus pasajeros eran indocumentados. Sin embargo, la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) indicó que la puso bajo arresto el 20 de abril porque ocultaba a los migrantes sin papeles en el maletero de su vehículo.

"Los oficiales de la CBP que caminaban por los carriles la identificaron como la conductora del auto y descubrieron a dos hombres adultos escondidos dentro de la cajuela de su vehículo", señaló el CBP.


Esto fue lo que explicó Vizcarra Roldán, una estudiante universitaria en Tijuana, en su cuenta de Facebook: “Tengo que limpiar mi imagen, pero los hechos dicen más que mil palabras: estoy en libertad, mi récord está limpio, no existen cargos en mi contra”.

También publicó: “esta vez me equivoqué; abusaron de mi confianza, fui engañada. Los tiempos de hoy son muy horribles e intensos si vas por la vida como si fuera de colores. Aprendí la lección, aprendí a que no todo es bonito, existe el bien y el mal en toda situación", agregó.

Vizcarra Roldán no respondió a los mensajes enviados por Univision Noticias pidiéndole una entrevista.

Una vocera de la Fiscalía federal en San Diego dijo a este medio que no había encontrado inmediatamente ninguna acusación contra la joven.

Al referirse a ese caso, la empresa Uber señaló que los viajes transfronterizos no están permitidos, pues se cancelan los recorridos de un país a otro en la aplicación que usan sus conductores.

Además, advirtió que su política establece que una cuenta puede ser desactivada si el chofer se involucra en cualquier actividad ilegal y les recomendó a sus choferes no llevar a los pasajeros más allá de la ruta acordada a través de su aplicación.

En fotos: así es el día a día en el cruce fronterizo entre San Diego y Tijuana

Loading
Cargando galería
Publicidad