null: nullpx

Creían que dos policías de Tijuana habían desaparecido, pero los arrestaron en California por intentar robar $1 millón

La Fiscalía del condado de San Diego interpuso dos cargos por robo contra de dos policías municipales de Tijuana acusados de participar en un cuantioso robo. Cayeron en una operación del FBI.
12 Feb 2020 – 09:01 PM EST

Dos policías de Tijuana enfrentan una condena de hasta 10 años en una cárcel estadounidense si se comprueba que cruzaron la frontera para encontrarse con sujetos armados que irrumpieron en una casa de California tratando de robar alrededor de un millón de dólares en efectivo.

Estos agentes municipales mexicanos y sus presuntos cómplices fueron detenidos en un operativo de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en San Diego el pasado 31 de enero.

La Policía de Tijuana no supo inmediatamente sobre este proceso judicial y reportó la desaparición de sus elementos temiendo lo peor, pues doce oficiales del orden en el estado Baja California fueron asesinados en 2019.

Después descubrieron que el caso no estaba ligado al problema de inseguridad que padece Tijuana, sino a una investigación realizada en Estados Unidos para poner bajo custodia a una célula criminal.

Según la acusación penal interpuesta por la Fiscalía del condado de San Diego, los policías mexicanos fueron parte de un plan para robar un millón de dólares que ellos creían estaban en una vivienda en la ciudad de Chula Vista, cerca de la frontera entre California y México.

Las autoridades alegan que los policías mexicanos Marcos Quijas Castillo, de 27 años; Jesús Estrada Torres, de 34; y un tercer cómplice, Ignacio Martínez Cruz, pasaron la frontera para reunirse con un agente encubierto en el estacionamiento de una tienda Kohls de Chula Vista. Al lugar también llegaron tres sujetos que viajaron desde San Bernardino, a dos horas al este de Los Ángeles.

Los agentes municipales “proporcionaron vigilancia” mientras se realizaban los preparativos del robo en la sucursal de Kohls y una vez que entraron a la casa de Chula Vista tratando de llevarse el botín. El semanario Zeta aseguró que ambos agentes portaban sus pistolas calibre 9 milímetros y radios cuando desaparecieron, pero la Fiscalía de San Diego afirma que no estaban armados durante este intento de robo.

En dicha incursión, los acusados Mario Eugene Hall, Tomas Emmanuel Ramírez y Nicholas Jeremiah Shaw sí portaban armas de fuego, según la acusación. Tras la reunión en la sucursal de Kohls, los seis sospechosos se dirigieron a la vivienda de Chula Vista y uno de éstos llegó hasta la entrada para activar un código en una caja de seguridad que contenía una llave para entrar a la propiedad.


Aseguran que no toleran a “malos elementos”

No está claro si este grupo logró llevarse el dinero o únicamente se trataba de una trampa que les puso el FBI. La Fiscalía de San Diego envió a Univision Noticias una copia de la acusación penal y señaló que por el momento no podía revelar más información sobre este caso.

El pasado 4 de febrero, los policías de Tijuana acudieron a una audiencia en la cual les presentaron dos cargos de conspiración para cometer un robo y conspiración para cometer un robo residencial, con un agravante por haber usado armas de fuego. Ambos vestían un uniforme de preso color azul marino y permanecieron esposados. Usaron el servicio de traducción de la corte.

Tanto Quijas Castillo, como Estrada Torres, se declararon inocentes y se les fijó una fianza de un millón de dólares. Hasta el momento ellos siguen detenidos en una cárcel de San Diego.

“Los dos policías enfrentan 10 años de prisión si son encontrados culpables”, dijo Tanya Sierra, vocera de la Fiscalía, en un correo electrónico enviado a este medio.

Sin nombrar a los oficiales detenidos en California, la Policía de Tijuana y el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana Jorge Alberto Ayón Monsalve, mencionaron a través de un comunicado que estos enfrentan serios cargos y recalcaron que no tolerarían a los “malos elementos”.

Ayón Monsalve “reitera su compromiso de exigir a todos los elementos (policiales) que se comporten con rectitud y honor, tanto en su desempeño como oficiales, como en su vida diaria (…) También se compromete a colaborar con las autoridades” de Estados Unidos, señala el comunicado.

Poco después de darse a conocer este caso, el ayuntamiento de Tijuana destituyó al jefe de la Policía, Carlos Betancourt. Lo sustituyó Roberto Esparza. El gobierno de ese municipio fronterizo explicó que se trata de una “dinámica previamente definida” para disminuir la violencia en dicha localidad.


En fotos: así es el día a día en el cruce fronterizo entre San Diego y Tijuana

Loading
Cargando galería


Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.