null: nullpx
Estafa y Fraude

Así defraudaron a turistas mexicanas que pagaron miles de dólares para que sus bebés nacieran en California

Una pareja de San Diego ha sido acusada de operar una compañía que vendió seguros de salud a embarazadas que querían dar a luz en hospitales estadounidenses. Ellas pagaron mucho dinero sin saber que las registraron en un programa gubernamental que ayuda a mujeres de bajos recursos.
25 Sep 2020 – 12:57 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Agentes federales arrestaron esta semana a una pareja que supuestamente defraudó a varias turistas mexicanas, quienes pagaron miles de dólares por un falso seguro médico que prometía ayudarles a que sus hijos nacieran en hospitales de California sin que ellas tuvieran problemas migratorios, pero garantizando la ciudadanía estadounidense para sus hijos.

En realidad, las inscribían a un programa gubernamental que brinda asistencia a embarazadas de bajos recursos. Los fiscales sospechan que estas víctimas participaron involuntariamente en el llamado ‘turismo de maternidad’, una práctica que el presidente Trump ha prometido erradicar y por la cual incluso ha cuestionado el derecho a que toda persona que nace en este país sea ciudadana.

La acusación federal señala que Melissa Álvarez Torres y José Luis Olmos Hernández, una pareja que vive en Chula Vista, una ciudad del condado de San Diego que se ubica a un par de millas de la frontera con México, fingían ser los encargados de una compañía privada que vendía seguros de salud.

En Facebook se anunciaban bajo el nombre de ‘Seguros Americanos Embarazo’, atrayendo a varias mexicanas con visas de turista y de trabajo que estaban interesadas en que sus bebés tuvieran la codiciada ciudadanía estadounidense.

Dicha agencia fraudulenta afirmaba que a través de su servicio ellas darían a luz en EEUU sin arriesgar sus permisos migratorios por haber utilizado los servicios gubernamentales.

“Le cobraron a cada una de las mujeres embarazadas miles de dólares por el supuesto ‘seguro’. Sin embargo, Álvarez y Olmos en realidad no tenían un seguro privado que pudiesen vender”, menciona un comunicado del Distrito del Sur de California del Departamento de Justicia (DOJ).

Una vez que recibían el dinero, esta pareja registraba a sus “clientas” sin que se dieran cuenta en el Medi-Cal Access Program (MCAP), una iniciativa que ofrece atención de salud a familias trabajadores de medianos ingresos que no cuentan con un seguro médico que cubre todos los gastos por servicios de maternidad y por cuidados después del parto. Este programa es administrado el Departamento de Servicios para el Cuidado de la Salud de California (DHCS) y recibe fondos federales.

Las autoridades alegan que Álvarez y Olmos defraudaron al programa MCAP por alrededor de 1.6 millones de dólares, desde 2016 y hasta su arresto el miércoles por la mañana. Eso se suma a los “cientos de miles de dólares en honorarios” que robaron a sus víctimas. Se desconoce si ellas enfrentan consecuencias legales por caer en este esquema ilegal.

Según la Fiscalía, los sospechosos sometieron cientos de solicitudes y documentación fiscal y de empleo falsas ante el programa MCAP, simulando que las mujeres calificaban para recibir tales prestaciones, aunque en realidad no calificaban ni autorizaron inscribirse a esa iniciativa de salud.

Álvarez, de 33 años, y Olmos, de 36, comparecieron el jueves en una corte federal de San Diego.

Ambos enfrentan un cargo de conspiración para cometer fraude a los servicios de salud y otro por fraude mediante el uso de telecomunicaciones. Si son encontrados culpables enfrentaría una condena de hasta 20 años de cárcel y una multa de 250,000 dólares.

El lucrativo ‘turismo de partos’

“No vamos a tolerar a estafadores que tratan de lucrar y aprovecharse de programas importantes de salud pública y de mujeres embarazadas”, declaró el fiscal federal Robert S. Brewer.

“Seguiremos protegiendo al contribuyente estadounidense y garantizaremos la integridad de los programas cuyo propósito es ayudar a los necesitados e investigaremos y procesaremos penalmente a quienes tratan de aprovecharse de ellos”, agregó el funcionario.

La Fiscalía pide a quienes hayan pagado por los servicios de ‘Seguros Americanos Embarazo’ que llamen al 1-800-822-6222, del Departamento de Servicios para el Cuidado de la Salud de California.

El lucrativo ‘turismo de maternidad’ ha estado en la mira de las autoridades desde hace varios años, pero Trump ha despotricado contra esta práctica y ya tomó una dura medida para tratar de erradicarla.

En enero, el Federal Register, el diario oficial del gobierno de EEUU, advirtió que dejaría de otorgar visas a mujeres si se descubría que ellas vendrían a dar a luz. Ahora tienen que demostrar para qué razón médica específica estarían viajando.

En las nuevas disposiciones se indica que el Departamento de Estado “no cree que visitar Estados Unidos por el propósito principal de darle ciudadanía estadounidense a un bebé al tenerlo en Estados Unidos (…) es una actividad legítima para un viaje de placer o recreativo”.

En años recientes las agencias del orden han descubierto varias ‘agencias’ que hasta brindan hospedaje a sus clientas, pero las envían a hospitales públicos para reducir sus gastos lo más posible.

Una de estas ‘agencias’, denominada ‘You win USA’, les cobró hasta 10,000 dólares a unas 500 mujeres chinas, que hacían escala en Hawái para no despertar sospechas. Su destino final era California.

Incluso les sugerían vestir ropa holgada para ocultar sus embarazos, afirmar que se hospedarían en un hotel de Trump y mostrar el pasaje de regreso si se extendía la entrevista con el agente aduanal.

No está claro cuántos bebés han nacido en este país a través del ‘turismo de maternidad’. De acuerdo con el Center for Immigration Studies (una organización que ha sido vinculada a personajes nacionalistas blancos), alrededor de 36,000 mujeres chinas dan a luz en EEUU cada año.

El organismo señala que en 2014 uno de cada cinco nacimientos en EEUU o 791,000 fue de una madre inmigrante con y sin documentos legales. Los primeros significaron el 12.4% (494,000) del total, mientras que los segundos el 7.5% (297,000). Estas cifras son engañosas porque no separan a las mujeres migrantes y a las que vinieron poco antes de dar a luz y después regresaron a sus países.

Trump ha criticado la supuesta “generosidad” del sistema migratorio estadounidense, reclamando que “madres embarazadas de todo el mundo viajan a Estados Unidos para convertir a sus hijos instantáneamente en ciudadanos con todo garantizado”.

El presidente también amenazó con acabar con la ciudadanía automática para los hijos de indocumentados, que despectivamente llama ‘bebés ancla’.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés