null: nullpx
Convención Republicana

Quién es Ivanka Trump, la cara amable de su padre

Empresaria exitosa, exmodelo, madre y esposa devota. La favorita de las hijas Trump es también una influyente asesora de la campaña del magnate.
21 Jul 2016 – 4:26 AM EDT

Mientras este miércoles Donald Trump irrumpió en el Quicken Loans Arena de Cleveland con una entrada extravagante por lo sorpresiva, su hija Ivanka saludaba con elegancia intacta y sonrisa modesta.

La heredera predilecta de la dinastía Trump es también la cara presidenciable de la campaña de su padre. Por su gracia y sofisticación, ella es la que mejor lo defiende ante los medios cada vez que el magnate crea controversia con alguno de sus arrebatos.

También será la encargada de presentarlo el jueves en el último día de la Convención Nacional Republicana. Ese será el primer discurso de Trump después de haber recibido la candidatura de su partido.

Muchos especulan que Ivanka será la siguiente de los Trump en lanzarse a la presidencia. Desde el inicio de la campaña de su padre, ella ha sido una presencia permanente en sus presentaciones más importantes, y es quien suele introducir sus discursos.

Los rumores se alimentan con la alteración del protocolo del jueves. Generalmente quien presenta al candidato el día de la clausura de la convención es la estrella ascendente del partido, es decir, el posible próximo aspirante presidencial.

El rostro de la sobriedad que no tiene Trump

A diferencia de su padre, Ivanka habla con mucho cuidado a los medios para evitar controversias. Ella es uno de los asesores más influyentes de Trump, la primera mujer en fila durante sus presentaciones en público junto a sus familiares y una imagen de sobriedad y cautela que se destaca frente al desparpajo del magnate.

En el negocio familiar, Ivanka ha tenido un nivel de autoridad mucho más alto que cualquiera de las esposas de Trump.

Se ha encargado de los principales negocios de la Organización Trump, incluyendo la adquisición del Doral Resort en Miami y el acuerdo para convertir el viejo edificio de oficina postal en Washington, DC, en un hotel de lujo.

Ocupa el puesto de vicepresidenta ejecutiva de Desarrollo y Adquisiciones de la multimillonaria compañia inmobiliaria y además ha levantado una exitosa línea de tiendas de moda con su propio nombre.

Dentro de la campaña presidencial del magnate, Ivanka es la encargada en gran medida de controlar los daños ocasionados por las declaraciones de su padre contra algunas mujeres.

En abril pasado salió a su defensa cuando Trump dijo que a la periodista Megyn Kelly le "salía sangre de todos lados", lo que se interpretó como un comentario sexista sobre el ciclo menstrual de la reportera y su temperamento.

"No creo para nada que él (Trump) se oriente por el género... Yo no sería una ejecutiva de alto nivel dentro de la Organización Trump si realmente él pensara de esa manera", dijo entonces al respecto Ivanka en un cabildo abierto con la cadena CNN, después de asegurar que Trump respeta a todas las mujeres y ha sido él quien la ha motivado a perseguir sus sueños profesionales.

Ivanka también es admirada por llevar con recato su vida privada. Muchos la consideran una esposa y madre devota.

En 2010 se casó con el también magnate inmobiliario y descendiente de una familia judía ortodoxa, Jared Kushner.

Para poder contraer matrimonio, Ivanka, católica, se convirtió al judaísmo.

Lea también:

Más contenido de tu interés