null: nullpx
Convención Demócrata

Por qué Bloomberg pedirá en Filadelfia el voto para Clinton y cómo puede influir en la convención

Por primera vez, el exalcalde de Nueva York hablará ante una Convención Demócrata para pedir por el voto para la ex primera dama, a quien conoce desde hace décadas pero con quién no ha tenido un vínculo de amistad.
25 Jul 2016 – 1:31 AM EDT

Nadie esperaba que Michael Bloomberg fuera uno de los oradores estrella de la Convención Nacional Demócrata de Filadelfia. Su condición de millonario, su defensa de Wall Street y su polémica gestión policial no parecían encajar en el universo demócrata de 2016, moldeado hasta ahora por las propuestas radicales de los seguidores de Bernie Sanders y por algunas de las ideas del movimiento ‘Occupy Wall Street’.

Y sin embargo, Bloomberg estará aquí este miércoles para pedir el voto para la virtual nominada Hillary Clinton, a la que conoce desde hace décadas y a la que nunca le ha unido una relación de amistad.

El alcalde trabajó con Clinton durante sus años como senadora y intentó convencerla luego de que presentara su candidatura en la carrera por sucederle como alcalde de Nueva York. Ahora se dirigirá por primera vez a una convención demócrata para pedir el voto para la ex primera dama. A continuación aportó algunos detalles que ayudan a comprender su decisión.

1. ¿Qué había sido de Bloomberg?

El millonario dejó la alcaldía de Nueva York al concluir su tercer mandato en diciembre de 2013. Desde entonces ha retomado sus actividades filantrópicas y la gestión del grupo que lleva su nombre pero nunca se ha apartado del todo de la política.

Algún periódico llegó a publicar que Bloomberg coqueteaba con la posibilidad de ser alcalde de Londres. Pero los intereses del millonario se encontraban más bien a este lado del Atlántico, donde en 2014 fundó este grupo para apoyar a quienes luchan por endurecer el control de las armas de fuego. Bloomberg se ha comprometido a aportar 50 millones de dólares a la causa. Este artículo explica los objetivos del grupo y su situación actual.

2. ¿No estuvo a punto de presentarse?

Más cerca que nunca. David Graham hace aquí una lista exhaustiva de todas las veces que los medios han mencionado una posible candidatura presidencial de Bloomberg. Ocurrió antes de las campañas de 2008 y 2012. Pero el millonario nunca estuvo tan cerca de lanzarse como en 2016.

Durante meses, Bloomberg sopesó la posibilidad de lanzarse como independiente a la carrera a la Casa Blanca.

El ascenso de candidatos extremos como Donald Trump o Bernie Sanders le sugirió que podía haber un hueco para un candidato independiente y su entorno llegó a encargar sondeos y a examinar los plazos necesarios para lanzar una candidatura presidencial.

A principios de marzo, Bloomberg anunció que no se presentaría y en este artículo explicó por qué.

No llega a la Casa Blanca el candidato que logra más votos sino quien logra más apoyos en el llamado colegio electoral, al que cada estado aporta un número de votos según su población. El exalcalde asegura que podría ganar algunos de esos votos pero no os 270 necesarios para obtener la Presidencia. Merece la pena leer su argumento íntegro.

“En una carrera a tres es improbable que ningún candidato logre la mayoría en el colegio electoral y en ese caso el poder ya no estará en manos del pueblo sino en manos del Congreso. Incluso aunque yo recibiera más votos que ninguno de mis rivales, la mayoría de los congresistas votarían por el candidato de su partido y serían ellos y no el pueblo quienes decidirían el nuevo presidente. Con los republicanos al frente de las dos cámaras, hay una posibilidad de que mi candidatura propiciara la elección de Donald Trump o Ted Cruz y ése no es un riesgo que quiero correr”.

Es probable que Bloomberg se hubiera lanzado a la carrera si Sanders hubiera sido el candidato demócrata. Pero los triunfos de Clinton en Nevada y Carolina del Sur lo convencieron de que ese triunfo ya no iba a ocurrir. Su candidatura habría dividido el voto progresista y habría dado alas a unos republicanos que Bloomberg detestaba por su mensaje contra los hispanos, la diversidad y la inmigración.

3. ¿Qué ha dicho de esta campaña?

Bloomberg no ha permanecido en silencio durante la carrera a la Blanca. En abril advirtió contra los “demagogos” durante un discurso a los graduados de la Universidad de Michigan. Aquí reproduzco el párrafo clave:

“En estas elecciones, hemos visto más demagogia de los dos partidos que en cualquier momento que yo recuerde. Nuestro país afronta retos graves y difíciles. Pero en lugar de ofrecer soluciones realistas, candidatos en ambos partidos atribuyen esos problemas a objetivos fáciles que engendran resentimiento. Los republicanos culpan a los musulmanes y a los mexicanos que están aquí de forma ilegal. Los demócratas culpan a los ricos y a Wall Street. Lo cierto es que no podemos resolver nuestros problemas culpando a cualquiera”.

Unas semanas después y durante una cena en honor a la columnista conservadora Peggy Noonan, el exalcalde volvió a denunciar el tono de la campaña y acusó a los candidatos de explotar la desilusión de los ciudadanos con las instituciones en lugar de intentar disiparla. Dijo que los problemas más graves del país eran el estancamiento de los salarios, el bloqueo legislativo y la renuencia de Estados Unidos a ayudar a resolver los problemas del mundo.

“Uno no resuelve problemas señalando con el dedo o haciendo promesas irreales”, dijo Bloomberg, “sino uniendo a personas en torno a objetivos comunes: promoviendo la innovación, demostrando independencia y reconociendo que ‘pactar’ no es una mala palabra”.

4. ¿Qué hizo en otras campañas?

En 2004 Bloomberg pidió el voto para George W. Bush. Dos años antes, había llegado a la alcaldía después de abandonar a los demócratas y registrase como republicano. Al apoyar a Bush, dijo que la seguridad nacional era la prioridad del país después de los atentados del 11S y que el presidente era el mejor preparado para afrontarlo.

Aquí puedes leer el texto íntegro de su discurso durante la convención republicana, que se celebró en el Madison Square Garden de Nueva York en medio de una atmósfera de protestas contra la intervención en Irak.

“El presidente merece nuestro apoyo y yo estoy aquí para apoyarlo”, dijo Bloomberg, que agradeció el gesto republicano de celebrar la convención en una ciudad todavía marcada por la huella indeleble del 11S.

Cuatro años después, ni John McCain ni el ahora presidente Barack Obama recibieron el apoyo de Bloomberg, que optó por no expresar su opinión. “No creo que un cargo público como yo deba expresar sus opiniones y decirle a otras personas cómo deben votar”, dijo el alcalde en febrero de 2008, a pesar de haber pedido el voto para Bush cuatro años antes.

En e 2012, Bloomberg volvió a saltarse esa norma tácita al pedir el voto para Obama unas horas antes del final de la campaña electoral. Esa vez los motivos fueron las políticas del presidente contra el cambio climático y la excusa fue el huracán Sandy, que barrió a principios de noviembre de 2012 el noreste del país. Aquí puedes leer el artículo en el que Bloomberg explicaba su decisión.

5. ¿Gustará Bloomberg en Filadelfia?

En la convención habrá división de opiniones. Muchos demócratas neoyorquinos no perdonan a Bloomberg su decisión de abandonar el partido para competir primero como republicano y luego como independiente. Otros, en cambio, valoran su batalla contra la influencia de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) y a favor de la mejora de la educación.

Fuera de Nueva York, el discurso de Bloomberg tampoco gustará a muchos delegados demócratas. Los afroamericanos siempre le han reprochado la discriminación que ejerció durante su mandato la policía de Nueva York y los sindicatos le han criticado por intentar reducir el poder de los profesores en el sistema educativo de la ciudad.

Pero la elección de Bloomberg no gustará sobre todo a los seguidores de Bernie Sanders. Y no sólo porque ha criticado abiertamente las propuestas de su candidato. También porque ha atacado en muchas ocaciones a quienes querían subir los impuestos a los más ricos y a quienes clamaban contra Wall Street.

A los delegados de Sanders no les ha gustado la elección de Tim Kaine como vicepresidente porque creen que es un síntoma de que Clinton ha optado por virar hacia el centro. El discurso de Bloomberg reforzará la percepción de que la candidata no plantea la campaña como una oportunidad para ahondar en sus propuestas progresistas sino como una carrera por atraer a republicanos desencantados por la retórica racista de Donald Trump.

Los delegados de Sanders llegan a Filadelfia con ánimo de bronca. ¿Harán algún gesto contra Bloomberg durante su discurso del miércoles? Es un riesgo que tanto él como la candidata demócrata creen que merece la pena correr.

Lea también:

Más contenido de tu interés