null: nullpx
Convención Demócrata

Lo que las mujeres y la comunidad LGBT esperan de Hillary Clinton

Activistas de la comunidad LGBT y feministas tienen esperanzas en que una eventual presidencia de Hillary Clinton los ayude a lograr más derechos para sus comunidades.
27 Jul 2016 – 12:30 AM EDT

FILADELFIA, Pennsylvania- El Centro de Convenciones Pennsylvania es una suerte de oasis de aire acondicionado en medio del calor insoportable que azota en este verano a Filadelfia.

Adentro, los amplios corredores alfombrados reciben a centenares de personas que participan en una serie de charlas y eventos paralelos a la Convención Nacional Demócrata, que este martes coronó a Hillary Clinton como la primera candidata presidencial de un gran partido político en EEUU.

El martes, más temprano, esos espacios estuvieron poblados de feministas, gays, lesbianas y transgéneros con banderas de colores y con carteles a favor de Clinton, que participaban de uno de los caucus o reuniones políticas organizadas en torno a un calendario inclusivo que antagoniza con la Convención Nacional Republicana de Cleveland realizada la semana pasada.

“Con Obama llegó la primera persona abiertamente transgénero a la Casa Blanca. Ese es el camino que queremos seguir”, dice Elizabeth Steven, activista de la comunidad LGBT que viajó desde Florida para estar presente en el evento, en referencia a la incorporación al staff del presidente de la joven transgénero Raffi Freedman-Gurspan este año.

Muchos de los asistentes ven la posibilidad de que Clinton gane en noviembre con optimismo porque la perciben como una continuadora del presidente Obama.

Pero dicen que a pesar de haber vivido avances como el del matrimonio igualitario en estos ocho años de gobierno demócrata, creen que aún falta lograr muchas cosas y apuntan sus expectativas a que Clinton llegue al gobierno y que cumpla con sus promesas de campaña y con la plataforma del partido.

Porque, según dicen, los republicanos “no son una opción” para que se resuelvan los temas que tienen pendiente en la agenda de sus comunidades.

  • Derechos reproductivos

Toni Van Pelt, activista por los derechos de las mujeres de la organización sin fines de lucro National Organization for Woman de San Petersburg Florida, dice que una eventual presidenta Clinton podría ampliar la discusión por los derechos reproductivos y, entre otras cosas, lograr que el aborto sea completamente accesible.

Porque si bien el aborto es legal en EEUU, existen diferentes restricciones según las leyes de cada estado.

En el caso de los republicanos, su plataforma se opone completamente a esta práctica por lo que las activistas ven en Clinton la clave para lograr avances.

“Ella (Clinton) habla del derecho a elegir de las mujeres en referencia al aborto y la plataforma demócrata también lo contempla. Creo que podría avanzar y proteger ese derecho”, dice Van Pelt.

  • Pago igualitario

Una de las promesas de campaña en las que Clinton ha insistido es la necesidad de que existan salarios igualitarios para mujeres.
Los demócratas lo mencionan varias veces en su plataforma y que los republicanos no.

“Vamos a luchar para asegurar la igualdad de remuneración para las mujeres, lo que beneficiará a todas las mujeres en particular a las de color que se ven desproporcionadamente afectadas por discriminación en la retribución que contribuyen a la brecha salarial”, dice el documento del Partido Demócrata.

Según la American Association of University Women ( AAUW), organización de promoción para avances de las mujeres, la brecha entre el salario de un hombre y el de una mujer en un mismo puesto ronda el 21%.

Para muchas de las feministas, Clinton, como primera presidenta mujer de EEUU, no solo sería un enorme símbolo de la igualdad sino que podría finalmente acabar desde la política con las diferencias salariales de género.

“Es prioritario para nosotras y esperamos que Clinton lo haga", dice Toni Van Pelt.

Fin de las leyes contra LGBT

La gran conquista para la comunidad ha sido la del matrimonio igualitario en 2015.

“Cuando se aprobó el matrimonio igualitario, se discutía si debía llamarse unión civil o matrimonio, porque matrimonio es, según algunos entre personas de sexos opuestos. Nosotros dijimos ‘no queremos algo parecido, queremos ‘matrimonio’ para la comunidad LGBT”, dijo el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo durante el caucus de Filadelfia.

La visión de Cuomo, refleja el pensamiento que el Partido Demócrata plasmó en su plataforma y la visión de Clinton sobre el tema.

Más allá de que Donald Trump haya manifestado posturas amigables con la comunidad, su partido se refiere al matrimonio como "la unión entre un hombre y una mujer", dejando afuera la idea de "matrimonio entre personas del mismo sexo".

“Los republicanos tienen una plataforma que podría estar bien en 1950. Para las mujeres y para la comunidad LGBT no hay alternativa que los demócratas”, dice Diana Limón, delegada demócrata por California.

Por ejemplo, no todos los estados prohíben la discriminación por temas de orientación sexual o género. Según la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles ( ACLU) solo 19 más Washington DC lo hacen.

Además existen estados como Mississippi que permiten a cualquier persona negar servicios a parejas del mismo sexo debido a objeciones religiosas, y en al menos 21 estados más existen leyes que contemplan la dicriminación por temas de género.

"Es terrible que aún en 22 estados puedan rechazarte por ley por ser gay. Un republicano jamás va a ampliar nuestros derechos ni va a promover leyes que nos protejan de la dicriminación", dice Limón.

Lea más:


Más contenido de tu interés