Consejos Autos

Consejos para proteger tu automóvil de una inundación

Mantener tu vehículo en el mejor estado posible después de una inundación es muy importante, ya que aparte de la gran inversión que representa, tu vehículo será el gran facilitador para el acceso a bienes y servicios que puede que no estén disponibles en la cercanía de tu hogar después de la tormenta.

1. Mantén la documentación de tu vehículo segura, seca y al día: Resguarda del agua la documentación y la llave de tu auto. Tómale fotos al vehículo y verifica que la cobertura del seguro sea la adecuada para casos de huracán e inundación así como su vigencia. Las fotografías podrán ser muy útiles al momento tener que hacer una reclamación.

2. Verifica todos los fluidos de tu vehículo y rellena los que haga falta reponer. Los fluidos primordiales en tu vehículo son: el aceite del motor, el aceite de la transmisión, el aceite de la dirección, el fluido de frenos y el líquido refrigerante. Rellena los que hagan falta y revisa y repara los botes que puedan existir.

3. Verifica el buen estado de los neumáticos del automóvil. Asegúrate de que todos los neumáticos, incluyendo el de repuesto, cuenten con la presión de aire recomendada por el fabricante.

4. Rellena el tanque de combustible hasta el tope y de ser posible mantén un tanque de reserva. Después de una tormenta severa es normal que se interrumpan los suministros de combustible en el área afectada. Las líneas para rellenado en las estaciones de servicio que aún mantengan suministros de combustible se hacen interminablemente largas y los ánimos de las personas se pueden caldear rápidamente. Esta es una situación que hay que evitar, más aún después de una tormenta severa.

5. Aplica cinta adhesiva para pintura en todas las ventanas y demás paneles de vidrio en el vehículo. La cinta adhesiva no va a proteger la integridad física de los vidrios en caso de un impacto severo, pero ayudará a que la limpieza sea mucho más fácil y segura en caso de rotura.


6. Mantén tu vehículo estacionado en zonas de elevación alta y de ser posible estaciónalo en un lugar cerrado. Verifica con los servicios de emergencia de tu localidad cuales son las zonas de inundación y evita dejar a tu automóvil en ellas. Las bandas externas del huracán pueden contener objetos que causen daños físicos al vehículo, pero lo que hay que evitar a toda costa es que el automóvil se inunde. Los daños por impacto usualmente pueden ser reparados, mientras que los daños por inundación son permanentes.

7. Estaciona tu vehículo lejos de árboles altos, líneas eléctricas. Así evitarás daños severos por impactos por la caída de ramas y postes afectados por la tormenta. También es importante estacionar el vehículo a 15 centímetros de la acera para dejar espacio a las corrientes de agua, sin bloquear las bocas de desagüe.

8. Arma un botiquín de primeros auxilios vehicular. No olvides incluir el cargador para el teléfono celular, herramientas, fusibles de repuesto, triángulo de seguridad, sellador de neumáticos, aceite de motor, fluido anticongelante, gato mecánico, juegos de cables para auxilio de la batería, linterna con baterías extra, un radio a baterías, lápiz, papel y un botiquín de primeros auxilios.


9. Almacena una reserva de víveres y agua dentro del vehículo. Esto va a ser muy importante para aquellas personas que por cualquier motivo tengan la necesidad de buscar resguardo dentro de su vehículo y deban trasladarse a un lugar lejano luego de que su hogar a sufrido daño sustancial después de la tormenta.

10. Inmediatamente después de la tormenta maneja tu vehículo solo cuando sea estrictamente necesario. Evita vías inundadas y ten cuidado con objetos en las vías que podrían causar daño a tu vehículo y comprometer su utilidad.