null: nullpx
Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) en San Juan, Puerto Rico

Selfies y muchas preguntas, o lo que pasa cuando estudiantes se reúnen con un Nobel

El Premio Nobel de Literatura de 2008, Jean Marie Le Clézio, se encontró con estudiantes en el VII Congreso Internacional de la Lengua Española
14 Mar 2016 – 7:43 PM EDT

Por Carmen Graciela Díaz @carmen7graciela desde Puerto Rico

“Mira, tómame una foto con él”, le urge una estudiante a uno de sus compañeros de salón.

La muchacha de pelo largo y pulseritas de esas que alegran la vida de quien las ve quería una fotografía con el Premio Nobel de Literatura de 2008, Jean Marie Le Clézio, uno de los más de 150 invitados que reúne el VII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) que se celebra en San Juan, Puerto Rico, hasta el próximo sábado 19 de marzo.

Este lunes, Le Clézio estaba rodeado de jóvenes de la escuela secundaria Adela Rolón Fuentes de Toa Alta, un pueblo al norte de Puerto Rico, mientras esperaba por un salón donde hablaría formalmente con un grupo de estudiantes mientras transcurrían las primeras horas del coloquio de ciencia que ocupó la jornada de este lunes de CILE.

Los estudiantes, que cursan el décimo grado, le preguntaron a Le Clézio sobre su novela "El africano", su vida y su carrera como autor. Le hicieron preguntas de la literatura y hasta de temas tan complejos como el perdón o la felicidad.

"La literatura es importante porque no tiene nada que ver con el presente. Un texto escrito tiene duración en el tiempo. Y esta dimensión del tiempo, es lo más que me gusta de la literatura", señaló Le Clézio.

Los estudiantes, que empezaron a leer "El africano" en noviembre pasado, en preparación para el encuentro que tuvieron este lunes. A partir de ahí, escribieron ensayos y redactaron las preguntas que le lanzaron al escritor francés.

"Aprendi a escribir antes de leer. A mí lo que me gusta es escribir", contó Le Clézio quien aseguró que de pequeño lo que más quería era ser autor de cómics.

"En lugar de seguir las clases, me pasaba componiendo cómics", aceptó ante estudiantes que simpatizaron con ese cuento que quizás se les hizo familiar.

Tantas distracciones las de la adolescencia.

Les contó, además, que aunque su novela "El africano", es una suerte de homenaje a su padre, por la compleja relación que tuvieron, esperó a que muriera para poder publicarla.

Todavía el ambiente en CILE era tranquilo.

A partir de este martes eso cambia con la inauguración oficial del congreso en un evento que contará, entre otras figuras, con los reyes de España, el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, el director de la Real Academia Española y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Darío Villanueva y el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla.

En un aparte con Univision Noticias, Le Clézio nos contó de su relación con el español, un idioma que conoce por vivir en México y en Panamá.

"Mi español está más al lado del criollo, de América Latina. Cuando voy a España no entiendo a la gente por el acento tan raro que tienen", nos dijo entre risas.

Su experiencia con el idioma le provoca pensar en la historia del español, una lengua de "una literatura tremenda".

"La literatura española e iberoamericana es un monumento literario", subrayó quien celebró estar en Puerto Rico, un lugar que le recuerda a Isla Mauricio, donde tiene buena parte de su historia familiar.

De esa isla les habló a los alumnos.

"Encontrarme con ustedes es una oportunidad conmovedora para mí. Siempre hago algo semejante en Isla Mauricio cuando visito las escuelas de las partes lejos de la capital. En el encuentro hay una sinceridad y una espontaneidad que siempre aprovecho", les dijo Le Clézio a los jóvenes que al final le entregaron unos obsequios.

Había dulces típicos entre esos regalos y Le Clézio celebró que eran "gluten free" de modo que su esposa y él se los podrán disfrutar realmente. Se le veía contento.

Ya antes les había dicho que compartir con ellos lo sentía como "un intercambio".

"Sus preguntas me enriquecen", les aseguró Le Clézio antes de continuar este lunes en el que la lengua española se vinculó a la ciencia, pero también a jóvenes que difícilmente olviden que pasaron un rato con un Nobel de Literatura.


Publicidad