null: nullpx
Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) en San Juan, Puerto Rico

La ciencia quiere hablar más español

Expertos abogan por un lugar destacado de la lengua española en la divulgación científica desde el VII Congreso Internacional de la Lengua Española
14 Mar 2016 – 5:05 PM EDT

Por Carmen Graciela Díaz @carmen7graciela desde Puerto Rico

Newton escribió algunas de sus obras en latín, Einstein en alemán, y la divulgación científica contemporánea tiene al inglés como lengua franca. Por mucho tiempo, la ciencia se ha contado en inglés, en latín, en alemán y en francés así como lo hicieron Marie Curie o Louis Pasteur.

Pero el español reclama su espacio no solo en los laboratorios y en las revistas académicas sino en los salones de clase, en los auditorios y en la calle junto a los otros idiomas en los que la ciencia se discute.

En los conversatorios de este lunes en el VII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) que se celebra en San Juan, Puerto Rico, hasta el próximo sábado 19 de marzo, se hizo claro que para que la divulgación de los descubrimientos científicos tenga un alcance más sonoro, el español no puede echarse a un lado.

Como dijo el profesor asociado de Biología Celular y Neurociencia en la Universidad de Yale, el puertorriqueño Daniel Colón Ramos, con los idiomas uno puede incluir o excluir. El español y el inglés pueden ser incluyentes en la misma medida.

Los descubrimientos científicos se cuentan, primordialmente, en conferencias y en revistas científicas. Por eso Colón Ramos explicó que la divulgación de la ciencia debe adaptarse a distintos idiomas para que su alcance sea mayor.

“Si quiero que un colega hebreo o ruso entienda lo que estoy diciendo, lo voy a escribir en inglés. Yo no quiero usar el idioma para excluir y para que la divulgación científica y mi descubrimiento tengan impacto, tienen que ir más allá de la revista científica. Pero si quiero comunicarles esos descubrimientos a científicos hispanoparlantes, a estudiantes, cuando estoy acá, escojo hablar en español”, dijo.

Con el idioma nunca el asunto es tan sencillo como decir que esa palabra representa meramente la lengua que usamos para comunicarnos.

El idioma compartido es historia compartida, identidad compartida. Por eso, en la ciencia, no solo importa el idioma que se usa sino el lenguaje que se emplea.

“Soy especialista en mi tema, pero cuando hablo con el público en general, hablo con el público. Si hablo como especialista, lo que hago es crear barreras, y encima de eso, escojo hablar en inglés y sueno más especialista todavía. Pero cuál es mi meta, ¿comunicar ciencia o hacerme el importante?”, señaló Colón Ramos.

Es una ventaja divulgar la ciencia en dos o más idiomas, como planteó el moderador del conversatorio “¿Cuántos idiomas habla la ciencia?: del griego al inglés”, el físico Daniel Altschuler. Pero cada idioma se presta para unas circunstancias determinadas.

Como subrayó la investigadora y profesora de farmacología de la Universidad de Puerto Rico, Emma Fernández, los estudiantes piensan inicialmente los conceptos científicos mucho mejor en la lengua materna que en inglés.

Es que para muchos, el primer acercamiento con la ciencia llega en la escuela. Por eso, en otro de los conversatorios de la tarde -"Ciencia y pueblo"-, la astrónoma chilena María Teresa Ruiz mencionó que la ciencia debe divulgarse en el idioma que sea más cercano a la gente.

“Cuando una audiencia entiende algo, quedan felices. Es la felicidad de poder entender”, expuso Ruiz al indicar que eso con los niños es especialmente importante y que por ello es clave adaptar la ciencia a la lengua que ellos dominan.

“Los niños son todos científicos en potencia”, aseguró Ruiz sobre cómo sus mentes tan abiertas les permiten preguntar sin tener miedo. Enseñarles o hablarles en su idioma el método científico, hipótesis y teorías sí que los puede motivar más.

Desde la audiencia, el médico y director del Centro de Investigación de Cáncer de la Universidad de Manchester, el hondureño Sir Salvador Moncada, defendió que cambiar de un idioma a otro, y poder manejar el inglés para contar la ciencia, responde a cuestiones prácticas.


“Tenemos que aprender inglés, tenemos que manejarnos muy bien en inglés, tenemos que saber publicar en inglés y tenemos que saber presentar en inglés. Si no, somos invisibles”, sostuvo Moncada en un aparte antes de partir para uno de los conversatorios en los que participaría.

“Ahora, si vamos a darles clases a 50 estudiantes en El Salvador, en San Juan o en Montevideo, el conocimiento se lo damos en español porque eso crea empatía, una posibilidad de transmisión cultural mucho más eficiente y la absorción del conocimiento de una manera más fácil”, indicó Moncada para quien moverse entre dos idiomas es absolutamente necesario.

Este martes inaugura oficialmente CILE en un evento que contará, entre otras figuras, con los reyes de España, el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, el director de la Real Academia Española y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Darío Villanueva y el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla.

La de este lunes en CILE fue una jornada que aglutinó a expertos de diversas ramas científicas desde Salvador Moncada hasta el Premio Nobel de Química de 1995, Mario Molina, para hablar con sus diversos acentos de la ciencia en español. Al menos en Puerto Rico, la ciencia se escuchó en lengua española.


Publicidad