null: nullpx
CityLab Política

EEUU sigue avanzando en sus esfuerzos por monitorear redes sociales de los extranjeros en el país

Las autoridades de ICE invitaron a compañías tecnológicas, incluyendo a Microsoft, a desarrollar algoritmos para seguir la actividad en redes sociales de quienes tienen visas.
ProPublica
23 Nov 2017 – 12:18 PM EST

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) está tomando nuevos pasos en sus planes de monitoreo de las cuentas de redes sociales de postulantes y beneficiarios de visas en Estados Unidos. En una conferencia de la industria tecnológica el pasado jueves en Arlington, Virginia, autoridades de ICE presentaron a empresas de software lo que están buscando crear: algoritmos que les permitan detectar posibles amenazas por parte de quienes tienen visas en EEUU y vigilar mediante las redes sociales a aquellos que se califiquen como de alto riesgo.


Los comentarios son la primera pista de las propuestas de expansión del programa para vetar visas que ICE quiere hacer. El anuncio inicial de estos planes durante este verano, visto como parte esencial del ‘veto extremo’ a visitantes de países musulmanes que ha propuesto el presidente Donald Trump, ha generado controversia pública entre los defensores de los inmigrantes y los derechos civiles. De acuerdo a estos últimos, un plan de este tipo discriminará contra visitantes musulmanes y potencialmente pondrá a números importantes de individuos bajo vigilancia.


Las autoridades de ICE posteriormente cambiaron el nombre del programa a ‘Veto de Visas por Ciclo de Vida’ (‘Visa Lifecycle Vetting’). Pero, de acuerdo a la presentación de ICE, la meta de la iniciativa –aumentar el monitoreo mediante redes sociales de quienes tienen visas– sigue siendo la misma.

En una sala llena de contratistas de tecnologías de información –y con la Coalición de Tecnología y Servicios Gubernamentales como anfitriona– Louis Rodi, vicedirector asistente del Programa de Seguridad Nacional de ICE, dijo que la agencia necesita una herramienta equipada con “matrices basadas en riesgo”, para predecir los peligros que presentan quienes tienen visas, con las redes sociales de aquellos considerados un riesgo bajo continua vigilancia durante su estadía en EEUU.

“Tenemos millones y millones y millones de personas viniendo cada año y subsecuentemente yéndose, así que debemos ser inteligentes al respecto”, dijo Rodi en una habitación con representantes de empresas como Microsoft, Accenture, Deloitte y Motorola Solutions. “Y estoy seguro que hay herramientas que pueden ayudar”.

Para este grupo objetivo de personas que tienen visas, el monitoreo en línea de ICE sobre sus publicaciones en redes sociales será a larga escala y continuo. “Todo lo que estamos manejando es al por mayor, así que necesitamos capacidades de filtro a nivel de lote para cualquier proceso que tengamos”, dijo Rodi. Alysa Erichs, quien trabaja en la unidad de investigaciones de ICE como vicedirectora asociada interina para temas de manejo de información, explicó a los asistentes que la agencia espera tener notificaciones automatizadas de cualquier actividad en redes sociales por parte de quienes tienen visa, las cuales nos “adviertan de potenciales alertas”.

La vocera de ICE Carissa Cutrell enfatizó a ProPublica que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no ha comenzado, de hecho, a construir un programa de este tipo. “La petición de información para esta iniciativa es simplemente eso: una oportunidad obtener información de los profesionales de la industria y de otras agencias gubernamentales sobre las actuales capacidades tecnológicas que determinen la mejor forma para seguir adelante”, escribió Cutrell en un email. El programa requerirá la aprobación de numerosas unidades del DHS antes de ser implementado, incluyendo la Oficina de Privacidad y el Asesor Legal Principal, de acuerdo a una autoridad federal que habló con la condición de mantener su anonimato.

En su discurso, Rodi se refirió a las reuniones de ICE con empresas, pero no mencionó a las que podrían llevar la delantera. Algunas de las principales compañías presentes en la conferencia, incluyendo Microsoft, Accenture y Deloitte, declinaron o simplemente no respondieron a las peticiones de comentarios de ProPublica respecto a su nivel de interés en este programa. Microsoft se ha opuesto a las políticas migratorias de Trump y varios investigadores de esa empresa han llamado públicamente a ICE a terminar con el espionaje de visitantes en redes sociales.


ICE ya está monitoreando algunas redes sociales en ocho sitios internacionales del programa Investigación de Defensa Nacional, dijo Rodi, y planea seguir expandiéndose a más lugares. En respuesta a las preguntas hechas por ProPublica desde la audiencia, él declaró que el departamento estaba abierto a otras técnicas de monitoreo de redes sociales, como el análisis de links (el que ayuda a las autoridades a mapear las conexiones de los postulantes), siempre y cuando estas se basen en publicaciones de acceso público.

Las autoridades de ICE enfatizaron la estricta posición del gobierno de Trump. “Esta administración tiene gran énfasis en la aplicación de leyes migratorias, así que no haremos la vista gorda como otros lo han hecho antes cuando haya personas que se queden por más tiempo del permitido”, dijo Rodi. “Quizás sea un delito administrativo, pero sigue siendo un delito. Esta gente debe pagar. No pueden salirse con la suya”.

Algunos analistas dicen que la recolección de datos de redes sociales es necesaria. ICE ya tiene una herramienta que busca las conexiones con terroristas, de acuerdo a Claude Arnold, exagente especial de la unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional de ICE, quien hoy trabaja en la compañía de seguridad Frontier Solutions. Sin embargo, explicó Arnold, las potenciales amenazas terroristas muchas veces vienen de países como Irak o Siria, los que no entrega mucha información de inteligencia a las autoridades de EEUU. Debido a esto, dice Arnold, la información de redes sociales es aún más importante.

Los activistas de la privacidad, sin embargo, tienen una visión crítica al respecto. “ICE está construyendo una herramienta peligrosamente amplia, que podría ser usada para justificar excluir o deportar a casi cualquiera”, dice Álvaro Bedoya, director ejecutivo del Centro de Privacidad y Tecnología en la Facultad de Derecho de Georgetown. “Están hablando de una herramienta enfocada, pero los números dicen algo muy distinto”.

Bedoya explicó que el resumen del programa originalmente anticipó que el monitoreo identificaría a 10,000 visados de alto riesgo cada año. Eso sugiere que el total de personas bajo vigilancia de redes sociales sería de un tamaño muchísimo mayor (las autoridades de ICE no explicaron específicamente este punto en la conferencia).

La semana pasada, una coalición de académicos y expertos en tecnología advirtieron en una carta pública que el interés de ICE en usar ‘big data’ y algoritmos para identificar riesgos es errado, debido a lo poco común que es que visitantes extranjeros estén involucrados en ataques terroristas en EEUU. Esto significa que hay pocos datos históricos para analizar a la hora de diseñar un nuevo algoritmo. La carta citó el análisis del Instituto Cato, el que encontró que la probabilidad de que un estadounidense muera en un ataque terrorista en suelo estadounidense en un año cualquiera fue de 1 en 3.6 millones en el periodo entre 1975 y 2015.

Cathy O’Neil, una de los firmantes en la carta y autora del libro ‘Weapons of Math Destruction’ explicó a este reportero en agosto que cualquier algoritmo propuesto por una empresa debe venir con cálculos que finalmente son hechos por humanos. “Al final del día, alguien tiene que elegir una proporción”, dijo. “¿Cuántos falsos positivos inocentes vas a dejar fuera del país por cada falso negativo?”.

Hasta el momento, el monitoreo de redes sociales de los postulantes a visas no ha identificado ninguna amenaza potencial que no haya aparecido en las bases de datos gubernamentales ya existentes, como reconoció Rodi. “No hemos encontrado nada que impida a alguien obtener una visa simplemente por sus redes sociales”, dijo el funcionario. “Pero, nunca sabes, puede llegar el día en que las redes sociales encuentren a alguien que no estaba en los sistemas del gobierno que chequeamos”.

Esta argumentación no apacigua a quienes creen que el sistema de análisis de ICE ya es exhaustivo. La vigilancia de redes sociales será difícil de hacer sin recolectar datos colaterales de miles de ciudadanos estadounidenses, dijo Rachel Levinson-Waldman, consejera senior del Programa de Libertad y Seguridad Nacional del Centro Brennan.

“Generalmente, con tecnologías de vigilancia, estas se adoptan para propósitos de seguridad nacional fuera del país, pero muy pronto se terminan trayendo al país”, explicó, citando prácticas realizadas en el extranjero originalmente, como la intercepción de llamadas a teléfonos celulares. “Así que cuando exista una especie de herramienta de vigilancia que actúe como red de arrastre o herramienta de recolección de información para un propósito, el desvío puede suceder, y este se expandirá y se expandirá”.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en ProPublica.org.

Conoce las diez ciudades con más inmigrantes indocumentados en EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.