null: nullpx
CityLab Política

Cleveland fue la gran ganadora de la Convención Nacional Republicana

La ciudad dio más de lo que recibió por ser sede del evento y la plaza Public Square se lució esta semana.
Logo CityLab small
23 Jul 2016 – 4:09 PM EDT

CLEVELAND—Al noroeste, los brillantes personajes multicolores vestidos en colores monocromáticos hacían piruetas silenciosamente. Al noreste, cinco figuras en fila vestidas de negro de pies a cabeza hacían yoga en cámara lenta.

Esta fue una escena típica de esta semana en Public Square de Cleveland, el parque de diez acres donde los manifestantes, los medios de comunicación, y sobre todo la policía se reunieron mientras los delegados se enfrentaban en la Convención Nacional Republicana (CNR). Lo único raro de este momento particular fue que los artistas —¿o manifestantes? ¿artistas de guerrilla?— estuvieron extrañamente tranquilos. En otros lugares, Public Square era una colmena rebelde de actividad frenética.

En la parte fabricada con materiales duros de la plaza, en el lado sur del parque, Estados Unidos acogió todas las locas contradicciones que lo convierten en un gran país. Día tras día de esta semana, los partidarios de Trump se enfrentaron con los opositores de Trump, o con cualquiera, en intercambios que en ocasiones llegaron a ser acalorados. Era como si las normas que rigen la vida de la ciudad (la cabeza hacia abajo, no hacer contacto visual, dar un paso a la derecha, caminar rápidamente) hubiesen sido suspendidas. Los desconocidos dejaron de ser corteses y comenzaron a despertar.


Otra forma de verlo sería decir que Public Square fue diseñada para sacar lo mejor, y lo más raro, de Cleveland y sus visitantes. Mientras se desarrollaba el absurdo reality show de la Convención Nacional Republicana dentro del Quicken Loans Arena, Public Square sirvió como válvula de escape para las tensiones que se acumulan en la política estadounidense. A diferencia de las convenciones previas, la mayor parte de las cuales se han celebrado dentro de "zonas verdes" de seguridad rigurosamente controladas y separadas de las ciudades anfitrionas, los delegados y los manifestantes se pasaron la convención conviviendo unos con otros en el centro.

"El espacio realmente sirve para respirar", dice Nora Romanoff, directora principal de proyectos de LAND studio, un estudio de arte y paisajismo sin fines de lucro de Cleveland que, junto con la firma de arquitectura paisajista mundial James Corner Field Operations, diseñó Public Square. El parque abrió sus puertas el 1 de junio de este año, dándole a la ciudad muy poco tiempo para allanar las pequeñas dificultades de la inauguración. "Ésta es probablemente una de las mayores fiestas inaugurales de cualquier espacio público," dice Romanoff.

Durante las operaciones normales del parque, que se reanudarán después de la fiesta de agradecimiento de la comunidad política del Comité Organizador de la convención de Cleveland el 29 de julio, esta área verde se divide en una parte delantera y una parte trasera. Las áreas verdes del parque, la parte delantera, terminan en dos esquinas levantadas: una es una colina y la otra un pedestal levantado con asientos. Ambas son excelentes para observar las presentaciones de la Orquesta de Cleveland.

La mitad fabricada con materiales duros y que abarca seis acres de Public Square (la parte trasera) cuenta con una fuente que brota del suelo (que también funcionará como pista de patinaje sobre hielo en el invierno), una cafetería (diseñada por nARCHITECTS y Westlake Reed Leskosky), y un monumento a los soldados y marineros.

Esta semana, la plaza fue la parte del parque donde la policía se formó en doble fila para rodear a los cristianos que les gritaban obscenidades por megáfono a los manifestantes que protestaban contra Trump (posiblemente hayan sido miembros de la Iglesia Bautista de Westboro, aunque no tenían los letreros teñidos con la tipografía Boulder que los caracterizan). Éste fue el lugar donde activistas negros y blancos portaban armas a la vista, por razones completamente diferentes. Éste es el lugar donde el teórico en jefe de las conspiraciones Alex Jones fue ahuyentado por agentes de seguridad después de un tenso intercambio con activistas de izquierda.

En otras palabras, Public Square era una belleza digna de admirar. Aunque quizás la derecha y la izquierda hablen idiomas completamente diferentes en las conversaciones públicas, los defensores de ambas partes quizás coinciden en que es necesario y valioso dedicarle enormes recursos a proteger incluso la libre expresión por cruel que sea, una invaluable escena que se desarrolló una y otra vez. Cuando se movilizó la policía, a menudo fue para acordonar los elementos más ofensivos (especialmente los grupos cristianos de odio) con el propósito de proteger sus derechos de la Primera Enmienda.

Public Square hizo que las demostraciones públicas parecieran fáciles. El claro campo de visión de todo el parque de 10 acres contribuyó sin dudas al éxito que tuvieron el Departamento de Policía de Cleveland y otros organismos de seguridad en garantizar la seguridad en la convención (hubo 23 arrestos en total, según el Departamento de Policía de Cleveland, la mayor parte de los cuales se produjeron durante el intento de Joey Johnson de quemar la bandera; quemar cualquier cosa en la calle es ilegal en Cleveland). Cuando estallaban las tensiones o cuando llegaban grandes manifestaciones, la policía se movilizaba para separar o guiar a los manifestantes, especialmente los policías en bicicletas, quienes sirvieron como valla de seguridad móvil, guiando las manifestaciones y marchas por todo el proceso.

Quizás Cleveland no se haya beneficiado tanto de ser la sede de la CNR. Un caso exitoso fue Flannery's Pub en las calles East 4th y Prospect, justo en el epicentro frente al centro de convenciones, tuvo excelentes ventas. Pero el negocio disminuyó notablemente en los sitios ligeramente más alejados de la convención. Las ventas bajaron por muchas razones, pero una de ellas puede haber sido que los trabajadores y los residentes evitaron el centro por la falta de espacios de estacionamiento. Muchos restaurantes del centro verán el regreso a la normalidad como el regreso de la rentabilidad. Es una pena: Cleveland merecía algo mejor.

A raíz de la CNR, Cleveland tiene algunas nuevas preguntas que responder sobre su centro recientemente embellecido, y sobre qué cambios puede hacer como anfitrión para atender mejor a la propia ciudad en el futuro. Aunque los visitantes tuvieron la oportunidad de probar el único verdadero sistema de autobuses de transporte rápido del país, el Healthline, es probable que muchos no aprovecharan esa oportunidad. El centro de Cleveland aún le da prioridad al estacionamiento sobre el transporte multimodal. Lo cual es otra pena: El sistema de transporte de Cleveland es muy bueno.

Cleveland no ha explotado totalmente a Public Square como el centro de tránsito que es. El servicio de autobuses pronto regresará a las calles que rodean el parque. Las paradas de autobús a lo largo del perímetro podrían ser aprovechadas a plenitud como parte integrante del propio parque. Junto a Public Square hay por lo menos tres estacionamientos a nivel de superficie de una cuadra de largo, además de un garaje de estacionamiento, los cuales indican que Public Square es más un destino que un centro de servicios.

Public Square cumplió con el país esta semana, sirviendo de espacio para el debate tanto burdo como refinado (por no hablar de los personajes raros del arte). Sin embargo, Cleveland puede hacer más para hacer del espacio algo esencial para todos los que vengan, como un descanso para los habitantes de los suburbios que se dirigen al centro los sábados en la noche, y también un centro para las comunidades de pocos recursos que dependen del transporte y los servicios de Cleveland.

"Estamos muy contentos de tener gente aquí y de recibirlos", dice Romanoff. "Lo que era muy importante para nosotros es que éste es un parque funcional y hermoso para la ciudad de Cleveland.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad