null: nullpx
CityLab Política

Casi 200 empresas han manifestado interés en construir el muro fronterizo de Trump

El viernes pasado la administración anunció la convocatoria para el proyecto, la que se formalizará el 6 de marzo.
Logo CityLab small
28 Feb 2017 – 12:23 PM EST

El gobierno federal ha dado su primer paso hacia la construcción de un muro en la frontera sur con México: el viernes, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza anunció una convocatoria para el diseño y la construcción de prototipos de la estructura del muro en el límite con México.

A pocos días de este anuncio, alrededor de 180 empresas de construcción e ingeniería ya han manifestado su interés por el proyecto y su presolicitación federal. Se trata de compañías de 41 estados, además del Distrito de Columbia y Puerto Rico. De concretarse, esta será una de las obras de infraestructura más grandes y más costosas de la administración Trump. Construir un muro como el que se planea, a lo largo de las 2,000 millas de frontera en el sur, requerirá profunda experiencia logística, legal y medioambiental, las que dependerán de las especificaciones aún no conocidas de esta iniciativa.

Entre los interesados están varios titanes corporativos, como Raytheon, contratistas en temas de defensa; Caddell, una constructora con presencia global; la firma internacional de ingeniería y arquitectura Leo A Daly; y docenas de compañías donde los dueños son veteranos, pertenecientes a una minoría o pequeños negocios desaventajados. 19 de las interesadas son empresas propiedad de mujeres y 15 son de propiedad de hispanos estadounidenses.

No todas estas empresas tendrían realmente tener la capacidad para hacer un proyecto como este. Entre las compañías que han manifestado interés hay una firma que vende materiales de oficina y útiles escolares. Otra empresa se dedica a hacer infografías y dos son empresas de energía solar. Otras dos compañías parecen ser en realidad artistas, uno residente en Hamburgo y otro en Virginia, y no sería raro que esto su postulación se tratara de una intervención para protestar el muro.

En todo caso, la gran mayoría de los interesados parecen ser candidatos con la capacidad necesaria para concretar el proyecto. Entre empresas de diseño, ingeniería, construcción y administración de proyectos, 38 son firmas de Texas, a pesar de que la mayoría de los republicanos en ese estado se oponen al muro. California es el segundo estado con más empresas involucradas.

La lista obtenida por CityLab no es final. El anuncio federal funciona como una especie de publicidad preliminar y la oferta formal será publicada el 6 de marzo, buscando prototipos para el 10 de marzo. Después de eso, el gobierno realizará una lista de finalistas, la que deberá hacer una propuesta formal completa incluyendo costos (conocida como RFP) antes del 24 de marzo.


En fotos: Cómo se ve en la actualidad el muro fronterizo

Loading
Cargando galería


Lo difícil que será concretar el proyecto

Más allá de la existencia de interesados, el muro deberá sortear varios problemas para transformarse en una realidad. México ha dicho enfáticamente que el país no pagará por ello. La Casa Blanca ha lanzado la idea de un impuesto sobre las importaciones mexicanas, mientras que los republicanos en el congreso están evaluando un ajuste de impuestos fronterizos, independiente del muro. México planea reciprocar cualquier arancel de importación, lo cual sugiere una posible guerra comercial o la interrupción de las complejas cadenas de suministros que rigen la manufactura en América del Norte. El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés) ha estimado que el muro tendrá un costo de 21,600 millones de dólares.

Konstantin Kakaes, ex jefe de la oficina de Ciudad de México para The Economist y miembro de la fundación New America, estima que el costo de construir el muro de Trump sería mayor de lo que el gobierno piensa: cerca de 40,000 millones de dólares. Esa cifra supone un muro de hormigón reforzado con acero de 60 pies de alto, con 10 pies bajo tierra, que se extiende por 1,000 millas a lo largo del tramo de la frontera donde las barreras naturales (como las montañas) no existen.

Pero el pago es sólo parte del problema. Mientras más se acerca el muro de Trump a convertirse en realidad, mayor es la probabilidad de que será imposible construirlo. Una empresa de ingeniería con la capacidad y experiencia arriesgaría su reputación en este proyecto, dado el carácter divisorio de las decisiones de la administración Trump sobre inmigración y seguridad. Ya ni hablemos de la amenaza de litigios que retrasaría o dificultaría la construcción. Luego está el hecho de que el Congreso no ha asignado fondos para ese muro.

Por supuesto, el muro que construye Trump podría no ser un muro en lo absoluto. La construcción podría ser sencillamente una extensión de la valla que ya se existe a lo largo de 653 millas de la frontera. Podría ser un 'muro' equivalente a más agentes de protección fronteriza o más recursos para el DHS para la vigilancia electrónica.

Pero Trump ha dicho una y otra vez que quiere construir un muro, un "gran y hermoso muro"—y hay razones para creerle. Él se enorgullece de sus hoteles y campos de golf, activos de lujo que representan el uso de suelo y las ofertas inmobiliarias. El muro será el proyecto favorito para el 'desarrollador en jefe'. Su preocupación personal podría no ser una bendición: Bloomberg describió la llamada de Trump en el mes de enero al general de la Fuerza Aérea a cargo del contrato de 16 años del Pentágono con Lockheed Martin para el caza F-35 —con el director ejecutivo de su rival Boeing parado en la habitación— como "sin precedentes y potencialmente perjudicial".

También en el proyecto parece existir cierto espacio para interpretación. El memo del DHS autorizando el muro hacía un llamado a construir "en las ubicaciones más adecuadas y utilizando materiales y tecnología apropiados". Pero es difícil imaginar a Trump al margen mientras el DHS determina el futuro de la frontera.

Por otra parte, si Trump insiste en un auténtico muro, los costos podrían elevarse más allá de las estimaciones oficiales. La construcción de zonas de andamiaje díficil (así como crear caminos para llegar a lugares remotos) será costosa. El gobierno tendrá que demandar a los terratenientes para apoderarse de propiedades a lo largo de la frontera mediante la expropiación en algunos lugares, especialmente en Texas. El litigio por el impacto de un enorme muro en el entorno está prácticamente garantizado.

Según un artículo de Reuters basado en un informe interno del DHS, el gobierno espera terminar todo el muro a finales de 2020. El informe del DHS presuntamente toma en cuenta el tiempo para la adquisición de terrenos privados, pero, dado que puede tomar dos años o más construir un estadio de la NFL, tres años para aproximadamente 1,250 millas de muro fronterizo sobre un terreno muy diverso parece extremadamente optimista.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en dos piezas, en CityLab.com. En la investigación colaboró Amanda Kolson Hurley.

Fotos: así detiene la Patrulla Fronteriza a los migrantes que cruzan el Río Grande

Loading
Cargando galería
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.