publicidad
Nueva York está siendo una ciudad pionera, al presionar por la desinversión en combustibles fósiles.

El golpe de Nueva York a las empresas de combustibles fósiles: la ciudad dejará de invertir en ellas

El golpe de Nueva York a las empresas de combustibles fósiles: la ciudad dejará de invertir en ellas

La decisión, valorada en miles de millones de dólares, estará acompañada de una demanda contra las petroleras, por su rol en el cambio climático y los efectos del clima extremo.

Nueva York está siendo una ciudad pionera, al presionar por la desinvers...
Nueva York está siendo una ciudad pionera, al presionar por la desinversión en combustibles fósiles.

Se trata de un verdadero movimiento y éste empezó en los campus universitarios: la idea de que las instituciones no pueden seguir invirtiendo su dinero en compañías que producen petróleo y combustibles fósiles. Y, ahora, el movimiento está llegando a una de las alcaldías más poderosas del mundo.

El martes, la ciudad de Nueva York anunció que retiraría el dinero de los fondos de pensiones de empresas de combustibles fósiles, uniéndose al Estado de Nueva York, un grupo de otras ciudades estadounidenses y algunas universidades privadas que dicen que retirarán inversiones de compañías que extraen carbón, gas y petróleo. El alcalde De Blasio también anunció los planes de la ciudad para demandar a cinco grandes compañías petroleras por su papel en los daños causados a la ciudad por los desastres climáticos.

publicidad

Éstas son las últimas medidas en una oleada de desafíos orientados al clima a nivel local y estatal que tienen la intención de llenar los vacíos abiertos por la administración Trump, la cual ha hecho retroceder las protecciones ambientales federales y se retiró del Acuerdo Climático de París.

El anuncio del fondo de pensiones de la ciudad de Nueva York se produce semanas después de que el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, prometiera que el fondo de pensiones estatal también se desinvertiría "cesando todas las nuevas inversiones en entidades con importantes actividades relacionadas con los combustibles fósiles".

La cantidad de dinero en juego es importante. El fondo común de jubilación del estado de Nueva York es el tercero más grande del país, con un valor de 200,000 millones de dólares, y provee de pensiones a más de un millón de neoyorquinos. El fondo tiene participaciones en 50 compañías de petróleo y gas, y tiene 1,000 millones de dólares ligados tan solo a ExxonMobil. El fondo de pensiones de la ciudad de Nueva York, el cual paga a los empleados de la ciudad como policías, bomberos y maestros, también representa una enorme cifra, con un valor de 191,000 millones de dólares. Actualmente, hay una cifra de 5,000 millones vinculada a los combustibles fósiles (en comparación, San Francisco ha invertido 1,000 millones de dólares y Seattle, 17.6 millones).

Cuando comenzó el movimiento de desinversión en combustibles fósiles en los campus universitarios, "el impulso inicial era un argumento puramente ético", dijo Ellen Dorsey, fundadora de DivestInvest Philanthropy y directora ejecutiva del Wallace Global Fund. Lo que se decía era que no era correcto invertir en las compañías que estaban impulsando el problema del clima.

El gobernador Cuomo (al medio) y el alcalde De Blasio (a la izquierda) s...
El gobernador Cuomo (al medio) y el alcalde De Blasio (a la izquierda) se manifiestado a favor de la desinversión.

Esta semana, el contralor de la ciudad Scott Stringer vinculó explícitamente la acción a la lucha para frenar el cambio climático, diciendo que el futuro financiero de los empleados de la ciudad está inextricablemente "vinculado a la sostenibilidad del planeta".

Pero ésta se ha convertido en una estrategia tanto económica como ambiental. "Rápidamente, esa defensa abrió la caja negra del modelo comercial de la industria de los combustibles fósiles y llamó la atención de los inversionistas que dijeron: ‘espera, también existen negociaciones financieras’", dijo Dorsey. Como fundador de 350.org, Bill McKibben ve que el futuro de la energía —y, por extensión, los mercados financieros— se encuentra en otros sitios.

publicidad

"Creo que lo que realmente estamos viendo en el contexto de los fondos de pensiones es un cambio radical", dijo Carroll Muffett, presidente y directora general del Centro para el Derecho Ambiental Internacional. "Donde los fiduciarios y gerentes de activos de fondos de pensiones históricamente muy conservadores y cautelosos se están dando cuenta lentamente y están despertando a la realidad de que lo más prudente y conservador es reducir la exposición a estos activos cada vez más tóxicos". Los países están cambiando a fuentes de energía renovables; la demanda de petróleo está en su punto máximo (lo que implica que pronto disminuirá); y a las reservas de combustibles fósiles no les está yendo tan bien como antes.

Con las pensiones de las personas en riesgo, los asesores financieros están diciendo que podría ser prudente retirarse ahora, según Muffett y Dorsey.

"Estos riesgos—el riesgo de una desinversión a largo plazo y los riesgos crecientes de litigio—están fundamentalmente entretejidos".

Algunos han criticado la desinversión como una medida vacía y principalmente simbólica: cada desinversión de un millón o 1,000 millones de dólares solo puede tener repercusiones marginales en una industria de 5 billones de dólares. El multimillonario Bill Gates llamó la desinversión una "solución falsa" en 2015, argumentando que invertir fondos en fuentes de energía renovables —para estimular la innovación en esos sectores— sería más efectivo. Sin embargo, desde entonces, ha retirado su participación de 187 millones de dólares en BP Oil.

Y la repercusión, aunque ligera al principio, se está convirtiendo en una avalancha. Según un informe publicado en diciembre pasado, un grupo de inversionistas privados con opciones sobre acciones que superan los 5 billones de dólares se han unido al movimiento también, prometiendo retirar parte o la totalidad de sus fondos de los combustibles fósiles. La desinversión no es una solución integral para el cambio climático, pero si las compañías de combustibles fósiles se les retiran lentamente los fondos, los suministros de petróleo, gas y carbón disminuirán, argumentan los defensores.

publicidad

La ciudad de Nueva York es, hasta el momento, la entidad más grande en unirse al grupo de desinversión de combustibles fósiles a nivel de la ciudad, y el dinero que está poniendo en juego es, con mucho, la mayor suma. "Lo que es tan importante de Nueva York es que, por supuesto, es el centro financiero mundial y envía un poderoso mensaje de que, desde un punto de vista ético, financiero y fiduciario, es necesario hacer esto", señaló Dorsey de DivestInvest. "Es potencialmente importante, simbólico e inspirador: si puedes lograrlo en Nueva York, puedes lograrlo en cualquier lugar".

Las iniciativas de desinversión de otras ciudades han tardado años, dice Thanu Yakupitiyage, cuya organización 350.org se ha asociado con varias ciudades para encabezar sus esfuerzos. En 2012, Seattle se convirtió en la primera en desinvertir todas las inversiones controladas directamente de la ciudad en los combustibles fósiles. Pero aunque el entonces alcalde de Seattle, Ed Murray, también le pidió al fondo de pensiones de los empleados de la ciudad que desinvirtiera sus 2,500 millones en activos de inversiones relacionadas con combustibles fósiles, en última instancia se rehusaron a hacerlo en julio.

Washington DC se convirtió en la primera y más grande ciudad estadounidense en desinvertir totalmente su fondo de pensiones en 2016, y los condados y ciudades de California, Colorado y Massachusetts han comenzado a presionar en sus estados para embarcarse en sus propias campañas de desinversión. Ciudades estadounidenses como Somerville, Coopertown, San Francisco y Oakland, y ciudades del mundo como Ciudad del Cabo, Oslo, París, Melbourne y Berlín han asumido compromisos públicos con algún tipo de desinversión de los combustibles fósiles, con resultados variables.

"Es potencialmente importante, simbólico e inspirador: si puedes lograrlo en Nueva York, puedes lograrlo en cualquier lugar".

El anuncio de De Blasio no significa que la desinversión comience ahora . El sistema de jubilación de empleados y maestros de la ciudad de Nueva York comenzará a desinvertir para el año 2022, en un método "que cumple con la práctica prudente y en línea con sus responsabilidades fiduciarias", y los otros tres fondos no han establecido un cronograma concreto. Pero, a diferencia de las promesas de otras ciudades, la de Nueva York es "muy sólida, y está respaldada con un plan de acción", dijo Satya Rhodes-Conway, directora general del Mayors Innovation Project. Y como gran ciudad que es, está mejor equipada para cumplir.

"Una distinción que es útil es que hay una serie de ciudades que no tienen medidas que tomar", dijo Rhodes-Conway. "En las ciudades más pequeñas, es más raro que inviertan directamente en acciones o incluso en fondos municipales... es posible que no tengan ninguna participación en la industria de los combustibles fósiles". A veces, los fondos de pensiones de la ciudad están controlados por juntas separadas; o se invierten en fondos de pensiones estatales que se mantienen separados de las participaciones de la ciudad. Muchos de los lugares que han hecho estos compromisos verbales para la desinversión total de las pensiones —como Madison, Wisconsin— no tienen nada más que hacer que presionar a sus legisladores estatales.

El movimiento comenzó desde las universidades y se ha expandido a las ci...
El movimiento comenzó desde las universidades y se ha expandido a las ciudades.

Otras ciudades grandes que pueden actuar pero que todavía no lo han hecho podrían sentirse envalentonadas por el anuncio de Nueva York. San Francisco tendrá una votación en la junta de pensiones el 24 de enero, lo que brindaría una oportunidad para la desinversión (y una mayor inversión en recursos renovables). Tom Steyer, activista climático y multimillonario, escribió un artículo de opinión en el San Francisco Chronicle este verano para instar a los legisladores a hacer exactamente eso.

"La junta de pensiones está bajo la presión del grupo de presión de los combustibles fósiles para seguir con sus productos contaminantes, pero los miembros de la junta deben tomar en cuenta la realidad", escribió. "La desinversión es la única decisión fiscalmente responsable". La junta de pensiones no tomó en cuenta su consejo en agosto. Pero la "decisión de la ciudad de Nueva York probablemente tendrá una gran influencia" en la votación de este mes, dijo Yakupitiyage de 350.org.

publicidad

"Creo que lo que sucedió en Nueva York es un modelo para el resto del país y los activistas en otras partes del país que lo han intentado y han fracasado, y que tal vez lo intentarán nuevamente", dijo. "Los funcionarios electos tomarán nota. Ya no pueden poner excusas".

El precedente: cuando Baltimore desinvirtió en Sudáfrica, para protestar por el apartheid

La desinversión de los fondos de pensiones de la ciudad ya se intentó antes, como forma de protestar contra el racismo en Sudáfrica. Durante el movimiento contra el apartheid de los años 80, un debate polémico enfrentó a la administración Reagan, simpatizante del gobierno blanco de ese país, contra las ciudades progresistas, de manera muy similar a lo que sucede ahora.

En 1986, los concejales de la ciudad de Baltimore aprobaron una ordenanza que desinvertiría los recursos de la ciudad de compañías vinculadas a negocios sudafricanos. Esto puso a "los fondos de pensiones directamente en una batalla política con la Casa Blanca con el fin de terminar con el apartheid", escribió Brentin Mock, de CityLab. La ordenanza de Baltimore fue impugnada rápidamente por el Departamento de Justicia de Estados Unidos que argumentó que la ordenanza violaba la cláusula de comercio interestatal de la constitución, pero Baltimore finalmente tuvo éxito después de que un tribunal de Maryland dictaminó que "las profundas preocupaciones locales" con respecto a la discriminación racial del apartheid hacían improcedente ese argumento.

publicidad

Entre otros actos p olíticos, los esfuerzos de desinversión y las sanciones estadounidenses tuvieron impacto, si no financieramente, al menos en el ámbito de la opinión pública. El apartheid fue abolido en Sudáfrica en los años 90 y Nelson Mandela fue elegido el primer presidente negro de ese país en 1994.

El poder de una demanda

El anuncio de desinversión de la ciudad de Nueva York quizás tiene más poder que otros que lo han precedido, ya que se combina con la intención de iniciar demandas contra ExxonMobil, Chevron, BP, Shell y ConocoPhillips. "Depende de las compañías de combustibles fósiles cuya avaricia nos pone en esta posición asumir el costo de hacer que Nueva York sea más segura y más resiliente", dijo de Blasio en un comunicado.

"Cualquiera de estos anuncios individualmente habría sido enorme", dijo Muffett de CIEL. "Pero el hecho de que se unan es de hecho aún más importante porque estos riesgos —el riesgo de una desinversión a largo plazo y los riesgos crecientes de un litigio— están fundamentalmente entretejidos".

Una de las razones por las que los fiduciarios de fondos de pensiones se muestran cautelosos en cuanto a la desinversión es que piensan que deben enfocarse particularmente en el impacto económico de sus acciones, y deben evitar tomar en cuenta las socioculturales. "Ésa es una ética que está cambiando", dijo Muffett.

publicidad

"Les pedimos a los fiduciarios de fondos de pensiones que consideren no un riesgo social abstracto sino riesgos financieros muy importantes e incertidumbres financieras que surgen de los riesgos de los activos bloqueados en una economía en transición, y los riesgos de los litigios relacionados con el clima", dijo. "El hecho del litigio de Nueva York por sí solo demuestra que este riesgo de litigio existe y es importante".

Al demandar a las compañías de combustibles fósiles, la ciudad de Nueva York está creando una incertidumbre financiera que eventualmente podría afectar su propio fondo de pensiones. ¿Por qué mantendría 5,000 millones de dólares inmovilizados en una compañía que está en un litigio con una de las ciudades más financieramente poderosas de Estados Unidos: ella misma?

Nueva York se ha convertido en la octava ciudad en demandar a la industria de los combustibles fósiles, uniéndose a California, San Francisco, Oakland, Marin, Imperial Beach, San Mateo y la ciudad y el condado de Santa Cruz.

Las reclamaciones que la ciudad de Nueva York exigirá son perjuicio privado, perjuicio público y entrada ilegal a manos de estas compañías: los niveles del mar están subiendo, las temperaturas se están elevando y los eventos extremos de lluvia (como la supertormenta Sandy) han aumentado en setenta veces. Pero una vez que una ciudad haya identificado a los acusados y pueda establecer una conexión causal entre los acusados y los daños relacionados con el clima en los que han incurrido, dijo Muffett, existe una variedad casi infinita de potenciales teorías legales que las ciudades pueden usar.

publicidad

Por ejemplo, Santa Cruz demandó por los impactos de los incendios forestales, y las ciudades costeras de San Francisco y Oakland les han pedido a las compañías que mitiguen las molestias causadas por el aumento del nivel del mar. A medida que empeore la gravedad del cambio climático, se multiplicará la diversidad de los impactos, al igual que las ciudades afectadas. Más ciudades podrían comenzar a demandar, por diversas razones.

Para Nueva York, el huracán Sandy sirvió como un gancho dramático para demostrarles a los residentes que el cambio climático es real, es peligroso y es financieramente devastador. La ciudad todavía se está reconstruyendo. "Cuando llegó Sandy, lo perdí todo, así que estoy muy orgulloso de que mi ciudad deje de financiar la destrucción del clima al desinvertir en las compañías de petróleo y gas como Exxon", dijo Michael Johnson, miembro de New York Communities for Change, en un comunicado de la ciudad. Pero Yakupitiyage dice que no debería haber desastres cercanos para que las ciudades actúen.

"Definitivamente, el huracán Sandy contribuyó a estimular a Nueva York para que hiciera esto, pero cada vez más, la realidad es que los impactos climáticos están sucediendo en todas partes. La realidad es que continuará sucediendo en 2018… Las ciudades no pueden poner la excusa de que no han sido afectadas", dijo Yakupitiyage, "porque es solo cuestión de tiempo".

publicidad

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Estas son las cinco mejores (y peores) ciudades para los inmigrantes en EEUU
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad