publicidad
Al parecer, ni el internet ni las empresas techie van a acabar con ellas.

¿Desaparecerán las librerías locales en la era de Amazon?

¿Desaparecerán las librerías locales en la era de Amazon?

Ante la amenaza de los libros electrónicos y el mundo del internet, las librerías citadinas se las ingenian para sobrevivir. Y lo hacen bastante bien.

Al parecer, ni el internet ni las empresas techie van a acabar con ellas.
Al parecer, ni el internet ni las empresas techie van a acabar con ellas.

Donna Paz Kaufman ya se ha acostumbrado a escuchar las melodramáticas y fatalistas predicciones en torno a las librerías. "Cada década que he estado en este negocio, alguien ha dicho que las librerías van a desaparecer y siempre ha sido por una razón completamente diferente", dice ella. Desde 1992, ella ha estado consultando y capacitando a propietarios de librerías independientes sobre cómo desenvolverse en esta industria en constante cambio.

Las amenazas han sido muchas: CD-ROM, audiolibros, libros electrónicos, librerías en los grandes supermercados, librerías gigantes en línea. Y, sin embargo, a Kaufman no le preocupa el futuro de los libros y las librerías. "Hay algo que decir del aspecto humano de conocer un buen libro, y que no se relaciona con ningún algoritmo", dice ella.

publicidad

De hecho, las librerías están volviendo. Échele un vistazo al número de miembros de la Asociación Americana de Libreros (ABA), una organización que trabaja con las librerías independientes: en 2009, la membresía de la ABA alcanzó un mínimo histórico, con solo 1,651 librerías. Como ave fénix, ese número ha aumentado durante los últimos siete años, alcanzando más de 2,320 librerías en 2017. Las ventas de libros en tiendas independientes también ha aumentado. Según la ABA, las ventas de libros en las librerías independientes de Estados Unidos crecieron más de un 10% en 2015 respecto al año previo, y en 2016 las ventas de las librerías independientes se elevaron casi un 5%.

"Una librería es como un lugar sagrado para la gente, especialmente para los lectores".


Incluso Amazon está adoptando el concepto de las tiendas físicas. Hasta ahora, el gigante de internet ha abierto once librerías en todo Estados Unidos. Los compradores pueden examinar los estantes de libros que son, principalmente, creados por los usuarios (se trata todos de libros calificados al menos con cuatro estrellas por parte de los clientes). Los comentarios junto a los libros fueron tomados de comentarios en línea de los clientes.

En todo caso, las nuevas tiendas de Amazon contrastan enormemente con las tiendas pequeñas. La tienda de Amazon en Chicago, por ejemplo, parece más un Best Buy que una librería de vecindario. Es transaccional, en lugar de conectiva. Eficiente, en lugar de acogedora. Es un gran lugar para venir y comprar el último bestseller, pero no un lugar donde a uno le gustaría ir a perderse.

La primera tienda física de libros de Amazon en Nueva York abrió en mayo...
La primera tienda física de libros de Amazon en Nueva York abrió en mayo de 2017, ubicada en Columbus Circle.

Son esos motivos contrastantes, dice Kaufman, por los que las librerías independientes están creciendo y seguirán haciéndolo. Kaufman señala que las librerías indie están en un auge porque son algo más que lugares para comprar libros. Son sitios cómodos lejos de casa, rincones acogedores donde la gente puede tomar una copa de vino o una taza de café, lugares de encuentro donde pueden leer o hablar con otros acerca de lo que está sucediendo en el mundo, mientras descubren un nuevo libro o autor que el dueño y el personal recomiendan.

"Una librería es como un lugar sagrado para la gente, especialmente para los lectores, por lo que [los dueños de librerías] deben crear ese tipo de lugar en el que la gente quiere estar", dice Kaufman. "Es una buena energía. Es cómodo. Es agradable. Es todas esas palabras que las personas utilizan para describir sus librerías favoritas". En otras palabras, una librería es más que la suma de sus estantes llenos de libros.

Éstas son algunas de las formas en que las librerías se distinguen unas de otras, atrayendo a las personas –e incluso creciendo– en la era de Amazon.

Denver: libros, alcohol, y B&B


BookBar

Y luego está esto: arriba de BookBar está BookBed, un apartamento de un dormitorio con temática literaria que ha contribuido a atraer autores de alto calibre para lecturas y eventos. Sullivan se unió con cuatro librerías de todo el estado (incluyendo la institución de librerías de Denver, Tattered Cover) y enviaron propuestas de colaboración a los autores: si visitan Colorado, los invitaremos a cinco librerías en cinco mercados diferentes, mientras disfrutan de alojamiento gratuito.

"Recibimos una respuesta enorme", dice ella. "Ha traído autores procedentes de fuera de la zona que quizás nunca pensaron en venir aquí". Y cuando no aloja autores, percibe ingresos adicionales por alquilar el apartamento en Airbnb.

Washington DC: construyendo una comunidad


"En realidad fue una manera de construir un círculo comunitario en torno a la librería", dice sobre la campaña, la cual ayudó a recaudar más de 20,000 dólares.

Hoy, Upshur Street Books alberga una serie de eventos dentro y fuera de la librería, que van desde las lecturas y las cenas hasta acompañar canciones y recorridos por el vecindario histórico. Y cada viernes y sábado, el camarero de Petworth Citizen crea una serie de cócteles literarios dedicados a un autor en particular (para celebrar The Border Trilogy de Cormac McCarthy, creó las bebidas "Todos los hermosos caballos" y "Billy Parham"). Ruppert dice que estos tipos de eventos son vitales para el éxito de su librería, porque atraen a antiguos clientes (como los inversionistas de Kickstarter, a quienes reconoce regularmente) y a nuevos clientes. "Hacer estos eventos adicionales y eventos externos es fundamental para nuestro modelo de negocio", afirma. "Todavía estamos frecuentemente compitiendo contra la facilidad de Amazon y sus precios más baratos. Debemos seguir mejorando intensificar nuestro juego y ofrecer los que Amazon no ofrece para poder sobrevivir".

publicidad

Antes de abrir la Brewery Bhavana en Raleigh, North Carolina –un espacio que alberga una cervecería, un restaurante de dim sum, una florería y, claro, una librería– el cofundador y director general Vansana Nolintha contactó a amigos y familiares y los invitó a donar un libro que hubiera marcado sus vidas. "Lo que surgió fue una colección de unos 4,000 libros de las esperanzas y los sueños de las personas y las cosas que son sagradas en sus vidas", dice Nolintha. Es esa biblioteca, junto con una sección de venta de nuevos libros sobre arquitectura, diseño, estudios internacionales, estudios de género y más, la que fomenta el diálogo entre extraños, a diario. Nolintha dice que ayudó a transformar el negocio en un lugar de encuentro donde los libros fomentan debates que de otra forma no ocurrirían. "Sentimos que tener estos libros se convierte en una invitación para que los huéspedes puedan tener estas conversaciones importantes", dice Nolintha. "Es una librería, es una florería, es una cervecería, es un restaurante, pero en el corazón, todo es una comunidad".

Chicago: llenando un vacío


Read It & Eat

Desde su apertura en 2015, Dairiam dice que ella ve muchas caras familiares. "Damos clases de cocina y hay un grupo de personas que siempre viene a esas clases, independientemente de si se trata de una clase repetida o no, porque se reúnen y también les cae bien el instructor", dice ella. La tienda también ha desarrollado una afición regular entre la comunidad culinaria, incluyendo chefs y empresarios del sector culinario. A partir de los sábados de octubre, Dairiam trabajará con The Hatchery, una organización local sin fines de lucro que incuba negocios culinarios, para albergar vendedores que venden comidas preparadas y otros elementos.

publicidad

"Estamos empezando a convertirnos más en un mercado, acercando a los consumidores y a los profesionales de la cocina", dijo. "Creo que al final la cocina ha hecho más por nosotros de lo que yo pensaba".

Después de capacitar a otras personas durante más de 25 años para administrar sus librerías, Kaufman y su consultoría, Paz & Associates, están llevando sus conocimientos a la práctica. Este invierno, ella y su esposo, Mark, abrirán su propia librería, Story & Song, en Amelia Island, Florida. Como era de esperar, venderá mucho más que libros. La librería de dos pisos tendrá también una galería de arte y un espacio para actuaciones, junto con una cafetería que vende cerveza, vino, café y comida. "Realmente estamos creando un salón de las artes y la literatura para nuestra comunidad", dice Kaufman.

Sin importar los avances tecnológicos, Kaufman está convencida de que las librerías seguirán siendo importantes. "Creo que nos fascinan la tecnología y la innovación, pero volvemos a las cosas que nos traen consuelo y nos ayudan a poner los pies en la tierra. Y cuando sostienes un pesado libro y sientes el papel de calidad y observas las guardas o miras las ilustraciones, es una experiencia muy diferente que el mismo libro en línea", dice ella. "Creo que un libro es auténtico, es una experiencia real, y las otras cosas no se sienten así. Se sienten más fugaces. ¿Un archivo? Nada del otro mundo. Usted se acaba de comprar un archivo".

publicidad

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las diez ciudades donde más empleos están en riesgo por la automatización en EEUU
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad