null: nullpx
Caso Ayotzinapa

Segundo informe de Ayotzinapa: hubo coordinación policial contra estudiantes y tortura de sospechosos

Los hechos violentos que terminaron con la desaparición de 43 estudiantes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos ocurrieron en una zona mucho más extensa a la que se creyó en un principio.
24 Abr 2016 – 01:00 PM EDT

El segundo informe de Ayotzinapa presentado este domingo por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), nombrado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), reveló que los hechos violentos que terminaron con la desaparición de 43 estudiantes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos ocurrieron en una zona mucho más extensa a la que se creyó en un principio, lo que revela que hubo coordinación entre grupos armados y la policía.

"Hubo una coordinación entre las policías con la finalidad de generar un círculo de control para evitar la salida de los autobuses de Iguala", dijo en la presentación la integrante del GIEI Ángela Buitrago.

Buitrago aseveró también que no hay datos que comprueben que los estudiantes intentaban boicotear algún acto político en Iguala o que estuviesen infiltrados por el crimen organizado.

El informe también habla de impunidad, obstrucción y amplia fragmentación de las investigaciones que hasta el día de hoy han contribuido a que no exista una pista que lleve a la ubicación de cualquiera de los 43 estudiantes desaparecidos.

Grupos armados y policía

Entre los hechos más destacados que están siendo dados a conocer por el grupo independiente este domingo, Univision Noticias tuvo acceso al documento del informe del GIEI que destaca que el conjunto de la acción muestra un modus operandi coordinado para evitar la salida de los autobuses donde iban los estudiantes que fueron bloqueados por policías.

Los expertos del GIEI indicaron también que la identificación plena de un quinto autobús tomado a la fuerza por los estudiantes la noche del 26 de septiembre de 2014 y en el que cree pudo haber droga escondida "no se ha realizado de forma conveniente".

El informe agrega también que luego de los ataques a los normalistas, algunos solicitaron el auxilio del batallón 27 desplegado en la zona y que la respuesta fue que no podían apoyar porque no era su jurisdicción.

Los sobrevivientes declararon, según el informe, que transcurrió mucho tiempo antes de que fueran atendidos en el Hospital General de Iguala, especialmente durante las primeras horas.

"Tortura"

Otro de los hallazgos presentes en el segundo informe del GIEI es el hecho de que existe fuerte evidencia de que la policía mexicana torturó a algunos de los sospechosos clave en el caso de las desapariciones.

El estudio indica que 17 de los aproximadamente 110 sospechosos detenidos mostraron signos de golpes.

"El análisis ponderado de todos los hallazgos médicos muestran a juicio del GIEI que en todos ellos se incluyen indicios significativos de malos tratos y torturas con un alto grado de consistencia o fundamentación, tomando como pruebas los propios informes existentes en el expediente, y que el relato de los detenidos ante las autoridades no fue evaluado siguiendo los estándares internacionales como mecanismo de investigación ni prevención. La existencia de nuevas lesiones en informes sucesivos muestra que la evaluación médica no sirvió como garantía de prevención de nuevas formas de maltrato".

Los expertos independientes reiteraron que los cuerpos de los normalistas no fueron incinerados en el basurero de Cocula.

Imágenes satelitales

“Los productos que monitorean incendios con base a información de satélites, de la NOAA y de la CONABIO, muestran un solo punto de incendio en el Estado de Guerrero el 27 de septiembre de 2014, el cual no corresponde a las coordenadas de la población de Cocula”.

El informe indica que tales satélites solo recogen "un incendio en el Estado de Guerrero, pero no en Cocula. Dicha área de incendio aparece en una ciudad, y constituye un lugar que de todas maneras debería ser verificado".

En referencia a la búsqueda de los 43 estudiantes normalistas el segundo informe de GIEI destaca que "se han realizado 25 exploraciones y 9 diligencias de búsquedas" pero que "en ninguna de las exploraciones y búsquedas se ha encontrado a los 43 normalistas, ni vivos, ni muertos".

Los expertos también hablaron de la extrema burocracia y formalidad del sistema penal mexicano para agilizar cualquier gestión en torno a la búsqueda y localización de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

También los expertos acusan a las autoridades de impunidad y falta de cooperación, así como la obstrucción que evitó que se supiera la verdad detrás de lo ocurrido.

"En términos comparativos con otros sistemas de investigación criminal, el sistema penal mexicano adolece de un excesivo formalismo y de una fuerte burocracia. Parte de estos problemas se deben al sistema inquisitivo que todavía predomina en México", dice el documento.

El informe también critica duramente a las autoridades mexicanas por las falencias en la toma de las declaraciones, la deficiente capacidad analítica de las pruebas, la ausencia de un análisis de contexto, la ausencia de medios tecnológicos en las búsquedas de los desaparecidos, la revictimización y criminalización de las víctimas y la actitud soberanista del país, entre otros señalamientos.

"La investigación está más fragmentada que cuando empezó", aseveró uno de los expertos de GIEI al dar detalles del informe en Ciudad de México.


Lea también:

Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.