Brexit

Reino Unido descarta otro referendo sobre su permanencia en la Unión Europea

David Lidington, ministro británico de Asuntos Europeos, subrayó que en democracia "hay que respetar los resultados de las elecciones y acatarlos", con lo que sepulta cualquier posibilidad de revertir el 'Brexit'.
28 Jun 2016 – 5:29 AM EDT

El ministro británico de Asuntos Europeos David Lidington descartó la posibilidad de un segundo referendo sobre el 'Brexit', cono se le conoce a la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea,, declarando en una entrevista publicada este martes en el diario conservador polaco Rzeczpospolita, que "en democracia, hay que respetar los resultados de las consultas".

La idea de un nuevo referendo fue anticipada el lunes por el jefe del partido en el poder en Polonia Jaroslaw Kaczynski.

"No creo que sea correcto. En democracia, hay que respetar los resultados de las elecciones y acatarlos", declaró Lidington, que participó el lunes en Varsovia en un encuentro de ministros de Asuntos Exteriores y altos responsables de diez países de la UE, organizada por iniciativa del jefe de la diplomacia polaca.

Lidington destacó además que "la participación en el referendo fue muy alta, más de un 72% de electores, o sea más que en las últimas elecciones parlamentarias".

El lunes, el jefe del partido Derecho y Justicia (PiS, conservador) en el poder en Polonia, Jaroslaw Kaczynski, mostró su deseo de una segunda consulta. "Nuestra idea hoy, no en el futuro, prevé esfuerzos para que el Reino Unido vuelva a la Unión, para que haya un segundo referendo. Esta tendencia existe en el Reino Unido", dijo Kaczynski a los periodistas en Bialystok, según la agencia PAP.

Preguntado por la salida de Escocia del Reino Unido, David Lidington respondió que la ruptura del Reino Unido "sería una tragedia". "La salida de Escocia podría tener consecuencias económicas graves" y "su adhesión rápida a la UE" no está garantizada.

La primera ministra escocesa "se equivoca" también al pensar que el parlamento escocés dispone de derecho de veto sobre el voto del 23 de junio, añadió Lidington.

Nicola Sturgeon, primera ministra escocesa y líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), sugirió que el parlamento de Escocia tenía derecho de veto para rechazar los resultados del referendo.


Negociar la salida

Por su parte, el ministro de Sanidad del gobierno británico, Jeremy Hunt, abogó por organizar un segundo referendo tras negociar la salida de la Unión Europea, con el objetivo de preservar el acceso al mercado único europeo, según un artículo publicado este lunes.

El Reino Unido debería obtener un estatuto especial con los 27 países de la UE similar al de Noruega, pero con mejores condiciones, teniendo en cuenta su peso económico y la complejidad de la situación de los inmigrantes, explica Hunt en su artículo en el Daily Telegraph.

Tras el histórico voto para salir de la UE del pasado jueves, los líderes europeos han exigido a Londres que presente lo antes posible su demanda de divorcio.

Una cumbre especial de la UE se abre este martes en Bruselas, a la que acude el primer ministro conservador David Cameron, para dar explicaciones.

"La primera parte del plan debe fijar con claridad que vamos a permanecer en el mercado único" propone Hunt en su artículo.

"Somos la nación con más comercio en el mundo. Hemos forjado el mundo y el mundo nos ha forjado a través de la Historia al ser abiertos al mundo", explicó.

El segundo objetivo es "restaurar estabilidad" en los mercados y en las relaciones con el resto de la UE en el tema migratorio.

"No se puede justificar que los daneses y holandeses deban conceder derechos sociales ilimitados a sirios a los que ellos no dieron pasaporte, sino que fueron los alemanes", explica el ministro a modo de ejemplo.

Hunt alude así a la crisis migratoria del año pasado, en la que más de un millón de refugiados llegó a Alemania.

"Es por eso que tantos países europeos tienen problemas con la extrema derecha", indicó.

"Nuestro plan debe ser animarlos (a los socios europeos) a reformar esas reglas, y abrir así un espacio 'Noruega plus' para nosotros" es decir "acceso total al libre mercado y un acuerdo razonable en las reglas de libre movimiento" de personas, explica.

Noruega forma parte de la Asociación de Libre Comercio Europeo desde 1994, que le da derecho a comerciar libremente con la UE, a cambio de implementar parte de su legislación y de garantizar la libre circulación de ciudadanos, bienes y capitales. Oslo también contribuye al presupuesto europeo, pero no tiene derecho a voto.


Más contenido de tu interés