Brexit

El 'Brexit' remece la política en Gran Bretaña mientras la libra cae a su peor nivel

Conflictos entre conservadores para nombrar al sucesor de Cameron, once dimisiones en las filas del laborismo, Escocia e Irlanda del Norte agitando la bandera independentista y más de tres millones de firmas por el 'Regrexit'. Mucho en apenas cinco días.
27 Jun 2016 – 5:38 AM EDT

El terremoto causado por el apoyo mayoritario a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, llamado en inglés como ' Brexit', impactó la política británica este domingo, con demandas renovadas de independencia desde Escocia y el estallido de una revuelta contra el líder opositor laborista Jeremy Corbyn, que se han saldado este lunes con tres dimisiones, para completar 11 de miembros de su equipo político.

Mientras el sacudón político continúa la centrífuga, la libra no logra recuperarse de la caída a su nivel más bajo en 30 años. Este lunes volvió a perder un 2,3% contra el dólar, a 1,3360 dólares y el responsable del Tesoro británico, George Osborne, intentaba tranquilizar a los mercados, ante la preocupación de los inversionistas sobre las consecuencias del 'Brexit'.

El referendo del pasado jueves también añadió otro elemento más de discordia: un 62% de los escoceses se pronunció por la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (UE).

Nicola Sturgeon, jefa del gobierno regional escocés, adelantó en una entrevista con la BBC que el resultado obtenido en Escocia hace "muy probable" una segunda consulta sobre la independencia, luego de una primera en 2014 en que ganó la opción de permanecen integrados al Reino Unido.

Sturgeon insistió en que está dispuesta a conversar directamente con Bruselas y otros Estados miembros de la UE para "proteger el lugar de Escocia" en el bloque europeo.

En Irlanda del Norte, donde también ganaron los partidarios de la UE con un 56% de los votos, el líder unionista Ian Paisley Jr. sugirió a sus seguidores hacerse con el pasaporte irlandés.

Su padre Ian, feroz líder probritánico durante los peores años del conflicto del Ulster, se habrá retorcido en la tumba. "Mi consejo es que, si tienes derecho a un segundo pasaporte, lo consigas", dijo Paisley, diputado en Londres.

A contrapelo del resultado del referendo, que tuvo su primera víctima en el primer ministro Davis Cameron, que presentó su renuncia al cargo que se hará efectiva en octubre, más de 3 millones de personas han firmado una petición que reclama un segundo referendo sobre la pertenencia en la UE, bautizada como ' Regrexit', antes de que el Parlamento se reúna este lunes por primera vez desde la vertiginosa secuencia de la semana pasada.

En el plano diplomático, el secretario de Estado estadounidense John Kerry estará el lunes en Bruselas y Londres para abordar las repercusiones del Brexit.


En el nuevo escenario, sin Cameron a la cabeza, el Partido Conservador tendrá que elegir nuevo líder y primer ministro, y algunos sectores ya maniobraban para apartar de la carrera a Boris Johnson, líder de la campaña del Brexit, en una operación que la prensa bautizó como "Cualquiera, menos Boris".

"Boris tiene que demostrar que además de buen político es buen estadista", dijo el diputado conservador Malcom Rifkind, que estuvo en los gabinetes de Margaret Thatcher y John Major.

La mejor posicionada para acabar con Johnson, exalcalde de Londres, es la ministra de Interior Theresa May, quien estaba a favor de la UE pero que no se comprometió durante la campaña.

May "tiene de lejos mucha más experiencia [que Johnson], ha sido ministra en los últimos seis años y con mucho éxito", añadió Rifkind, entrevistado por la BBC.


En el campo de la oposición, el Partido Laborista fue sacudido este domingo por una rebelión contra su líder Jeremy Corbin, que provocó once dimisiones.

La crisis estalló después de que Corbyn, a quien se le reprocha un débil compromiso en la campaña contra el Brexit, cesara al portavoz de Relaciones Exteriores del partido, Hilary Benn, quien buscaba apoyos a una moción de censura presentada por dos diputadas, que se debatirá el lunes.

Un 37% de los laboristas votaron por el Brexit, desafiando la línea oficial del partido.

"Ha quedado ya muy claro que hay una preocupación muy extendida entre los diputados laboristas (...) sobre el liderazgo de Jeremy Corbyn", dijo Benn en un comunicado.

"En particular", prosiguió Benn, "no hay confianza en que seamos capaces de ganar las próximas elecciones si Jeremy continúa como líder". Esos comicios están previstos en 2020, pero con la actual precipitación de acontecimientos "podrían llegar mucho antes", afirmó.

Corbyn respondió que pese a todo no está dispuesto a dimitir, y afirmó que remodelará su "gobierno en la sombra" a partir del lunes.

El grupo parlamentario laborista debate hoy una moción de confianza a Corbyn, pero éste ha indicado que si hubiera otra elección para elegir a un nuevo líder volverá a presentarse por considerar que cuenta con un fuerte apoyo de las bases.

Corbyn, de 66 años y elegido en septiembre del año pasado, es un fuerte crítico del programa de austeridad del Gobierno, y cuenta con el apoyo de los principales sindicatos británicos.

Lea también:


Más contenido de tu interés