Asalto

ISIS revindica el ataque de Manila que dejó al menos 36 muertos, aunque la policía descarta que fuera terrorismo

Las autoridades no ven trazas de un ataque terrorista y consideran que fue un intento de robo, aunque el grupo radical se hizo responsable del atentado sin mostrar ninguna prueba. La policía informó que encontró el cadáver del sospechoso carbonizado en una de las habitaciones del hotel.
2 Jun 2017 – 12:26 AM EDT

El grupo terrorista ISIS se hizo responsable del ataque a un complejo en Manila, Filipinas, que dejó al menos 36 muertos, a través de su agencia de propaganda Amaq. Sin embargo, la policía de la capital ha descartado que se trate de un atentado e informó que se trataba de un robo.

"Soldados del Estado Islámico (conocido también como ISIS) son los responsables del ataque en Manila, Filipinas, de ayer", afirmó Amaq. El grupo yihadista suele reivindicar este tipo de acciones como propaganda, aunque no esté detrás de la organización del mismo. Por ahora, no ha mostrado ninguna evidencia para sostener su reivindicación.

En la madrugada del viernes, hora local, un hombre armado irrumpió en un casino de un complejo hotelero en Manila, disparó y prendió fuego al lugar antes de suicidarse en la habitación de un hotel del complejo. Las autoridades descartaron que se tratara de un acto terrorista.

El hombre, que al parecer actuaba solo, entró en una de las zonas del casino y disparó con un rifle hacia una pantalla de televisión, roció luego con gasolina la mesa de apuestas y le prendió fuego.

Además informaron que el hombre disparó nuevamente hacia donde se guardan las fichas y llenó una mochila con fichas. Según la policía, el sospechoso habría logrado hacerse con el equivalente a 113 millones de pesos filipinos (2,3 millones de dólares), informó AFP.

Se desconoce todavía la identidad del atacante pero "parece caucásico, habla inglés, es alto y blanco, por lo que probablemente es extranjero", según dijo a la prensa el jefe de la policía de Manila, Oscar Albayalde, quien confirmó que la cifra de víctimas mortales se elevó a 36.

Después de hacerse con las fichas, el hombre dejó el lugar y subió hacia la sección del hotel, donde horas más tarde encontraron su cuerpo carbonizado en una de las habitaciones.

Confusión y temor

El ataque y el posterior incencio que causó decenas de muertos en el complejo de entretenimiento de Resorts World Manila, cercano al aeropuerto internacional Ninoy Aquino, causó confusión y temor a que se tratara de un nuevo ataque terrorista.

El portavoz de la presidencia, Ernesto Abella, aseguró a la prensa este vierenes que "esta situación particular en Manila no está relacionada de ninguna manera con un ataque terrorista".

Abella aseguró que "todos los indicios apuntan a un acto criminal realizado por un individuo que habría estado emocionalmente perturbado". En este sentido señaló que "aunque el autor realizó disparos de advertencia, aparentemente no hubo indicios de que quisiera hacer daño o balear a alguien".

El jefe de la policía metropolitana de Manila, Oscar Albayalde, explicó que la mayoría de las víctimas murieron por asfixia e inhalación de humos. Además, el tiroteo causó una estampida que provocó más de medio centenar de heridos.

Robo frustrado

El Grupo de Inteligencia SITE, un organismo estadounidense que monitorea el terrorismo, indicó que un individuo filipino ligado al grupo terrorista el Estado Islámico (ISIS por su sigla en inglés) dijo que "lobos solitarios" eran responsables del ataque, sin embargo, las autoridades descartaron esta versión.

"Apuntamos al ángulo del robo porque (el agresor) no le hizo daño a nadie y se dirigió directo al lugar donde se guardan las fichas del casino", indicó en rueda de prensa el comandante nacional de la policía, Ronald dela Rosa.


" Por ahora, lo que podemos decir es que no es un acto de terrorismo. No hay elementos de violencia, amenazas o intimidación que indiquen que sea terrorismo", explicó.

El asalto provocó alerta puesto que el país ha sido blanco de ataques de ese grupo extremista pero según dela Rosa " el único asaltante ya fue neutralizado. Está muerto. Se quemó a sí mismo dentro de la habitación del hotel".

La versión policial inidca que el sospechoso se atrincheró en una habitación se envolvió en sábanas rociadas de gasolina y se prendido fuego.

Las autoridades han reforzado la seguridad del aeropuerto internacional Ninoy Aquino, cercano al casino asaltado, el palacio de Malacañang, embajadas y ministerios, entre otros emplazamientos de la capital filipina, informó la Agencia Efe.

El asalto del complejo de ocio coincide con los enfrentamientos entre Ejército y yihadistas del Grupo Maute, afín al grupo terrorista ISIS, en la sureña ciudad de Marawi que continúan este viernes por undécimo día.

Los combates en esa ciudad de la región de Mindanao, de mayoría musulmana, han causado más de 170 muertos, y según analistas locales no tienen visos de concluir a corto plazo.

Ataques terroristas a Europa frustrados

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AsaltoFilipinasMundo
Publicidad