Cámara de Representantes aprueba una ley que permite viajar con armas por todo el país

Quienes se opusieron, en su mayoría demócratas, consideran inexplicable que se amplíen los derechos de los portadores de armas luego de los últimos tiroteos masivos en Las Vegas y Texas. Aún debe pasar por la aprobación del Senado.

La Cámara de Representantes aprobó este miércoles una ley que busca facilitar a los portadores de armas llevarlas en sus viajes por Estados Unidos. Se trata de la primera legislación sobre armas que se aprueba después del mortífero tiroteo en Las Vegas, que dejó 59 personas fallecidas, y el de Texas, que dejó otras 26.

El proyecto de ley fue solicitado por la influyente Asociación Nacional del Rifle (NRA), que lo considera un paso importante para permitir a los propietarios de armas llevarlas a estados que permitan llevar armas ocultas. "Es la culminación de un movimiento de 30 años que reconoce el derecho de todos los estadounidenses respetuosos de la ley a defenderse a sí mismos y a sus seres queridos, incluso cuando cruzan fronteras estatales', dijo en un comunicado Chris W. Cox, director ejecutivo del Instituto de la NRA para la Acción Legislativa.

Los opositores a esta ley, en su mayoría demócratas, consideran que podría aumentar el riesgo de nuevos tiroteos masivos al ignorar las leyes estatales que prohíben el porte de arma en determinados espacios. Creen también que puede arriesgar la seguridad pública al ignorar las leyes estatales que imponen límites al porte de armas.

En total, seis demócratas votaron a favor y 14 republicanos en contra, en una decisión que se alcanzó con 231 votos positivos frente a 198 desfavorables.

Aún debe pasar por la aprobación del Senado.

La representante demócrata por Connecticut Elizabeth Esty consideró como "inexplicable" que el Congreso amplíe los derechos de los dueños de armas, sobre todo tras los últimos tiroteos masivos como el de Las Vegas, considerado el más mortífero en la historia reciente de Estados Unidos.

Esty representa a Newtown, el pueblo en el que se encontraba la escuela en la que fueron acribillados en 2012 unos 20 niños y seis maestros.

Tras la masacre en Las Vegas, algunos legisladores expresaron la necesidad de establecer algún tipo de regulación para el uso de armas automáticas. La primera de ellas fue el veto a la venta de los llamados bump stock –incluso lo pidió la NRA–, un dispositivo que colocado en la culata de rifles semiautomáticos los convierte en armas completamente automáticas que pueden disparar más balas en menos tiempo. Sin embargo, esta prohibición no se ha materializado.

El Departamento de Justicia anunció esta semana que está revisando si el uso de bump stock –usado por el atacante de Las Vegas– puede ser considerado ilegal por las leyes federales.

RELACIONADOS:Control de ArmasEEUU