null: nullpx
Nicaragua

Un asesinato y dos secuestros vuelven a romper el diálogo en Nicaragua

El asesinato de Eddy Montes Praslin, un reo de conciencia de nacionalidad estadounidense, por parte de un custodio del penal en el que estaba generó protestas en Nicaragua. En Managua, dos jóvenes fueron secuestrados, mientras que en Matagalpa, el funeral del preso político asesinado estuvo rodeado de antimotines. Este lunes, la oposición anunció que se retira del diálogo y convoca a paro nacional.
20 May 2019 – 6:11 PM EDT

Al veterano de la Armada de Estados Unidos, Eddy Antonio Montes Praslin, le "dispararon por la espalda" en la 'Galería 16'. Este hombre de 57 años fue asesinado en una de las cárceles donde, según organizaciones de derechos humanos, el gobierno de Daniel Ortega tiene recluídos a 760 presos políticos como él. Además de ser un corolario nefasto de las múltiples denuncias de maltratos hechas por los reos de conciencia durante los últimos meses, la muerte de Montes Praslin, recluido desde octubre de 2018, ha encandilado a un país maniatado por el control policial, cuya ciudadanía tímidamente vuelve a las calles a protestar.


Y mientras que el velatorio de Montes Praslin en Matagalpa se convirtió en un acto de protesta ciudadana en una iglesia rodeada de policías antimotines, en Managua las protestas se centraron el viernes en la Catedral Metropolitana. Allí, la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) cercó el templo católico y fueron “secuestrados” la líder estudiantil Zayda Hernández y el adolescente Gustavo Méndez, en un incidente aún confuso por el que estuvieron desaparecidos más de 48 horas. Tras una fuerte presión ejercida tanto en las redes sociales como a nivel diplomático, el domingo aparecieron golpeados y con rastros de maltrato.

Esta nueva oleada represiva ha dejado como resultado que la oposición aglutinada en la Alianza Cívica se retiró este lunes del diálogo con el gobierno, algo que acelera la aplicación de más sanciones internacionales. Son horas claves en Managua.

“El preso político Eddy Montes Praslin fue asesinado estando en custodia del Sistema Penitenciario y un número elevado de presos fueron heridos y golpeados gravemente el pasado jueves 16 de mayo. El Gobierno no sólo no ha cumplido, sino que ha violado lo acordado”, alegó la Alianza Cívica para retirarse del diálogo. “Ante los pocos avances hasta la fecha en la Mesa de Negociación por la nula voluntad política de cumplimiento por parte del Gobierno, la Alianza Cívica exige muestras de voluntad política de parte del Gobierno para el cumplimiento de los acuerdos suscritos, que permitan construir una salida pacífica y democrática a la actual crisis”.

Las protestas en Managua acaban con dos jóvenes secuestrados

El asesinato de Montes Praslin sucedió el jueves pasado en lo que el Ministerio de Gobernación definió como un motín en el que los custodios fueron "agredidos" y actuaron "en defensa propia". Sin embargo, esa versión fue desmentida por los propios presos políticos que divulgaron imágenes del interior del penal donde se veían casquillos de alto calibre y orificios de balas en las paredes y aseguraron que el ataque fue perpetrado por los carceleros y antimotines que llegaron al penal con armas AK-47.

Según Jacqueline Valdivia, madre del líder estudiantil preso Nairobi Olivas, que pudo visitar a su hijo un día después de los sucesos en La Modelo, el ataque dejó al menos 17 heridos de gravedad.

El asesinato de este preso político, que en su juventud estuvo en el ejército de Estados Unidos y que, según sus familiares, estuvo involucrado en las protestas que comenzaron en abril de 2018 asistiendo con comida y medicinas a los jóvenes de las barricadas hasta su detención en octubre pasado, generó protestas en Managua y Matagalpa casi de inmediato. “Eddy no murió, el gobierno lo mató”, eran las principales consignas espetadas por los ciudadanos ante el hostigamiento policial.

El viernes, centenares de personas se concentraron en la Catedral Metropolitana de Managua para condenar su muerte. La Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) cercó el templo católico y de allí desaparecieron por más de 48 horas dos manifestantes: la líder estudiantil Zayda Hernández y el adolescente Gustavo Méndez.

En el caso de Hernández, sus familiares denunciaron que los paramilitares la mantuvieron secuestrada. Cuando la soltaron la noche del domingo en la catedral de Managua, la joven tenía las muñecas marcadas tras haber sido maniatada y estaba en estado de shock.


Este lunes, ya más tranquila, relató que los paramilitares que la capturaron discutieron si la asesinaban o no, pero aseguró que desistieron de la idea alegando que "la muerte de Montes Praslin había causado mucho escándalo".

"Creo haber visto a la hora del secuestro cuatro personas que estaban armadas y vestidas de civil. Fui trasladada a un lugar desconocido en donde permanecí encapuchada todo el tiempo, la capucha estaba impregnada de alcohol, lo que me impedía mantener los ojos abiertos”, denunció la joven quien aseguró haber estado amarrada de manos y pies y que se mantuvo casi 48 horas sin dormir.

Por su parte, Méndez apareció en el Hospital Manolo Morales, donde fue trasladado de urgencia a recibir atención hospitalaria debido a los golpes. Al joven de 18 años lo custodiaban policías, según denunció la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN).

Al mismo tiempo de la liberación de Hernández, el gobierno emitió un comunicado negando a los desaparecidos, y acusó a la oposición de fabricar “falsos positivos”. La policía también emitió una nota de prensa “invitando” a la líder universitaria Hernández a interponer formal denuncia.

Detenido, asesinado en la cárcel y rodeado de antimotines en su velorio

Por otra parte, en Matagalpa, la indignación se impuso al estado policíaco durante el fin de semana. Centenares de ciudadanos recibieron el cadáver de Montes Praslin, pese a que la policía atacó la iglesia donde se realizó el velatorio. “En Nicaragua se afecta hasta el sagrado derecho a un funeral”, criticó el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, quien calificó la muerte del preso políticocomo “una ejecución a sangre fría”.

Para muchos de los matagalpinos, la muerte de Montes Praslin se pudo haber evitado si el gobierno hubiese cumplido con el compromiso que adquirió en la mesa de negociación de liberar a los presos políticos. Ante esa negativa y los últimos acontecimientos represivos, la opositora Alianza Cívica anunció su retirada de la mesa de diálogo nacional hasta que no se produzca la liberación efectiva. Asimismo, los opositores llamaron a un paro nacional para presionar al gobierno.

Después de ese anuncio, el Gobierno de Nicaragua anunció el lunes la excarcelación de 100 presos políticos, si bien no dijo cuándo. En un comunicado, el gobierno de Ortega dijo que los reos pasarán a régimen de "convivencia familiar u otras medidas cautelares".

Entre los excarcelados están los líderes estudiantiles Jonathan López, Chester Navarrete y Byron Molina, así como la joven opositora María Adilia Peralta, esposa del reo Cristian Fajardo, a quien grupos desconocidos quemaron un hotel de su propiedad en julio pasado, antes de su arresto.

Por otra parte, el asesinato de Montes Praslin eleva la presión internacional en contra del gobierno sandinista. Al contar con pasaporte estadounidense, el Departamento de Estado y la embajada estadounidense en Managua se manifestaron: “La muerte del ciudadano EE.UU. Eddy Montes a manos de autoridades carcelarias de La Modelo me causó profunda tristeza. Hoy me reuní con su familia para expresarle nuestras condolencias. Merecen informe completo y creíble del injustificado uso de fuerza letal contra un preso desarmado”, dijo el embajador Kevin Sullivan. En otro mensaje, el diplomático reveló que se reunió con el canciller Denis Moncada exigiendo aclarar el crimen.

2. DOLOR: La rebelión de los nietos del sandinismo

Loading
Cargando galería
Publicidad