null: nullpx
Espionaje

Periodistas de El Salvador fueron sistemáticamente espiados con un software israelí que solo se vende a gobiernos

Dos medios de comunicación digitales de El Salvador afirman que sus teléfonos fueron intervenidos con el software de vigilancia Pegasus, de fabricación israelí, disponible sólo para los gobiernos.
Publicado 12 Ene 2022 – 09:00 PM EST | Actualizado 13 Ene 2022 – 09:45 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Periodistas de El Salvador son las últimas víctimas del conocido software israelí de vigilancia de teléfonos móviles 'Pegasus', según informes detallados de los medios de comunicación afectados; el periódico digital El Faro y Gato Encerrado.

Un análisis de los teléfonos de todos los empleados de El Faro realizado por expertos forenses de dos organismos de vigilancia de la ciberseguridad, Citizen Lab y Access Now, verificó que 22 de sus 34 miembros de la plantilla fueron intervenidos con el programa espía Pegasus, producido por la empresa israelí Grupo NSO.

El análisis no pudo determinar quién autorizó la vigilancia, pero el software Pegasus sólo se pone a disposición de gobiernos y organismos estatales, según NSO.

La empresa israelí enfrenta acusaciones de permitir el espionaje de gobiernos autoritarios, suministrando programas espía como Pegasus, que pueden ser utilizados para rastrear a activistas, periodistas y otros críticos en un intento de frenar la disidencia política. El uso ilegal de Pegasus contra periodistas y opositores al gobierno ha sido denunciado en varios países como México y Panamá.

En noviembre, el Departamento de Comercio de Estados Unidos prohibió a las empresas estadounidenses comerciar con NSO, a menos que reciban un permiso explícito.

Relaciones tensas

El Faro y Gato Encerrado mantienen desde hace tiempo relaciones tensas con el gobierno de El Salvador y su presidente, Nayib Bukele, tiene un largo historial de acoso y ataque a los medios de comunicación independientes.

Los teléfonos de editores, reporteros y personal directivo fueron intervenidos a lo largo de 17 meses, desde el 29 de junio de 2020 hasta el 23 de noviembre de 2021, en algunos casos de forma casi constante.

El análisis determinó que hubo hasta 226 intervenciones distintas en los teléfonos infectados con el software Pegasus. Esto permitía a los operadores de Pegasus un acceso completo al dispositivo, incluidos los mensajes de texto, las llamadas telefónicas y la copia de todos los archivos, como fotos, correos electrónicos, contactos y aplicaciones.

Los incidentes variaron de una persona a otra, ya que uno de los afectados fue objeto de un ataque casi permanente durante 269 días y otro sólo una vez.

Gato Encerrado también descubrió que tres de los teléfonos de sus empleados estaban infectados en el mismo proceso. Todos los análisis y conclusiones de Access Now y Citizen Lab fueron también verificados por Amnistía Internacional, según El Faro.

En la mitad de los casos, el análisis concluyó el hackeo y la intrusión en el dispositivo. En los otros 11 casos, el análisis también pudo verificar con certeza que también se extrajo información.

Dos de los casos analizados fueron especialmente graves. Carlos Dada, director de El Faro, y el reportero Carlos Martínez, sufrieron varias intervenciones que duraron más de un mes. En total, Dada fue intervenido 12 veces, pero las intervenciones estuvieron activas durante 167 días, incluyendo algunas intrusiones en su teléfono mientras estaba de viaje en México. Martínez fue intervenido 28 veces, con un total de 269 días. En su caso, CitizensLab pudo presenciar una ocasión en la que los operadores de Pegasus extraían información.

Cargando Video...
Citizen Lab dice que intentaron espiar con Pegasus a grupo independiente a cargo del caso Ayotzinapa

Caso 'Catedral'

El mes más intenso de la actividad de vigilancia tuvo lugar en septiembre de 2020, según el análisis de los datos telefónicos, coincidiendo con un reportaje exclusivo de El Faro sobre las polémicas negociaciones entre el gobierno salvadoreño y los líderes de las pandillas que llevaron a un supuesto pacto de no violencia antes de las elecciones al Congreso. Martínez fue el investigador principal de la historia de las negociaciones con las pandillas, bautizado el caso 'Catedral.'

Las intervenciones telefónicas del personal de El Faro se registraron todos los días de ese mes. Cinco miembros de El Faro fueron intervenidos durante al menos 20 días cada uno.

Fue también en septiembre de 2020 cuando el presidente Nayib Bukele acudió a la televisión nacional para acusar a El Faro de lavado de dinero.

En su informe, El Faro publicó que el gobierno de Bukele sostuvo en 2020 negociaciones con las tres principales pandillas del país que han asolado el país con asesinatos y extorsiones durante al menos dos décadas. Las negociaciones se centraron en que las pandillas aceptaran reducir el número de asesinatos en El Salvador a cambio de una serie de demandas que incluyen mejoras en las condiciones de vida carcelarias y beneficios para miembros de las pandillas en libertad.

Cargando Video...
Lo que se sabe sobre las sanciones de EEUU a funcionarios de El Salvador por negociaciones con pandillas

Las negociaciones fueron documentadas por la Fiscalía General de la República a través de audios, fotografías, documentos y testimonios. Tras la publicación la investigación fue terminada y el fiscal dimitió y se fue al exilio.

El 8 de diciembre, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos también afirmó que las conversaciones tuvieron lugar e impuso sanciones a dos funcionarios del gobierno salvadoreño que, según dice, las dirigieron.


El Faro se cuidó de no acusar directamente al gobierno de El Salvador de estar detrás de la vigilancia ilegal, aunque "todo apunta en esa dirección", dijo Dada a Univision Noticias. Dado que Pegasus sólo se vende a los gobiernos, en teoría nadie más en El Salvador habría tenido acceso al software.

"El gobierno de El Salvador negó tener relación alguna con Pegasus o ser cliente de NSO, dijo Sofía Medina, directora de comunicaciones de Bukele, en un comunicado.

Dada dijo que el análisis de los teléfonos cruzó los períodos más intensos de vigilancia con el ciclo de noticias y encontró que los picos de penetración del software espía coincidieron con los informes de El Faro sobre el gobierno, en particular los días alrededor de la publicación de la historia de las negociaciones con las pandillas, así como los informes sobre la supuesta corrupción del gobierno.

CitizenLab también pudo comprobar que al menos en un caso Pegasus estaba siendo operado desde El Salvador, dijo Dada.

Apple

En noviembre, el fabricante de teléfonos Apple envió un mensaje a una docena de empleados de El Faro haciéndoles saber que la compañía tenía serias preocupaciones de que sus teléfonos estuvieran comprometidos y que creían que podían estar siendo atacados por actores patrocinados por el Estado.

No se sabe si el gobierno de El Salvador tiene un contrato con Pegasus. Sin embargo, CitizenLab publicó el año pasado un informe sobre Cycles, otro programa de espionaje intrusivo de teléfonos móviles de la NSO, en el que El Salvador aparecía como uno de los clientes.

Según el análisis de AccessNow y CitizenLab, la vigilancia terminó tras recibir la notificación de Apple. "Ahora estamos trabajando en nuevas formas de comunicación entre nosotros y con nuestras fuentes", dijo Dada.

Pero advirtió que los periodistas deben estar preparados para la próxima generación de programas espía tras el desenmascaramiento de Pegasus. "Necesitamos un derecho internacional sólido contra la vigilancia de periodistas, activistas y defensores de los derechos humanos", dijo.

En junio del año pasado, El Salvador fue informado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la implementación de medidas cautelares a favor del equipo de El Faro.

La CIDH tomó esta decisión porque "estarían siendo objeto de hostigamiento, amenazas, intimidaciones y estigmatización" por su actividad periodística.

El Faro dijo que está considerando la posibilidad de emprender acciones legales dentro y fuera de El Salvador, pero Dada dijo que sus opciones dentro del país estaban limitadas por el férreo control de Bukele sobre todas las instituciones del Estado.

El Faro dijo que ha advertido al gobierno que está al tanto de la vigilancia de Pegasus a través de cartas y mensajes a la oficina del Secretario de Prensa de la Presidencia. "Todavía estamos esperando su respuesta a nuestras consultas", dijo Dada.

Y añadió: "Hay varias formas de protegerse de esta vigilancia, pero todas ellas pueden ser igualadas por otros medios. Mi mejor recomendación es actuar como si te estuvieran vigilando todo el tiempo".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés