null: nullpx
Bolivia

Evo Morales dice que está dispuesto a regresar a Bolivia y no ser candidato

Su dimisión, dijo Morales, tuvo como objetivo detener la violencia que ha sacudido al país, pero ahora, por las mismas razones, asegura que si su pueblo se lo pide, “estamos dispuestos a volver”. En su primera conferencia de prensa desde México, el líder índigena criticó a la administración Trump por reconocer a la autoproclamada presidenta de Bolivia.
14 Nov 2019 – 5:52 AM EST

El exmandatario boliviano Evo Morales dijo este miércoles en la primera conferencia de prensa que ofrece desde su exilio en México, que si el pueblo se lo pide está dispuesto a regresar al país para ayudar a su “pacificación”.

Posteriormente, en una entrevista al diario español El País, Morales mencionó la posibilidad de regresar sin ser un candidato. Según el exmandatario, en el anuncio de nuevas elecciones que hizo el pasado domingo, la mención a que los comicios se realizarían “con nuevos actores políticos” llevaba implícito que él no sería un candidato.

Su dimisión, dijo Morales, tuvo como objetivo detener la violencia que ha sacudido al país, pero ahora, por las mismas razones, asegura que si su pueblo se lo pide, “estamos dispuestos a volver”.

"Vamos a volver tarde o temprano [...] mejor lo antes posible para pacificar Bolivia", expresó y reiteró un llamado a un diálogo nacional en el que "países amigos” puedan participar en calidad de mediadores entre las diferentes fuerzas políticas.

Horas más tarde, Morales instó también a organismos internacionales como las Naciones Unidas y la iglesia católica, liderada por un papa latinoamericano, a acompañar "el diálogo para pacificar nuestra querida Bolivia".

Protestas y enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden han dejado un saldo que hasta este miércoles se contabilizaba en 10 muertos, según informó la agencia AFP.

Estas protestas comenzaron hace más de 20 días, cuando se dieron a conocer los resultados de las polémicas elecciones de octubre en el país, en las que Morales resultó reelecto para el que sería su cuarto mandato, pero la oposición alegó fraude.

La publicación de un informe de auditoría de la OEA también encontró “irregularidades” en los comicios y llamó a nuevas elecciones, un llamamiento que al final Evo Morales acató, sin citar el informe, pero que al parecer no fue suficiente pues las Fuerzas Armadas sugirieron al mandatario que renunciara. Para el presidente y sus seguidores, esto ha sido un golpe de Estado, que puso en riesgo la vida de Morales y miembros de su gobierno.

Desde México, el líder indígena hizo un llamado a las mismas Fuerzas Armadas que presionaron para sacarlo del poder a “no usar balas contra el pueblo”.


“Una conspiración política y económica que viene desde EEUU”

Usando la principal herramienta comunicativa de Donald Trump, la red social Twitter, el exmandatario condenó a la administración estadounidense por reconocer al nuevo gobierno provisional en Bolivia y conspirar para que se produjera su salida de la presidencia.

"El golpe de Estado que provoca muertes de mis hermanos bolivianos es una conspiración política y económica que viene desde EEUU", dijo Morales, quien también hizo alusión a que en Bolivia la administración Trump había seguido una estrategia similar a la llevada a cabo en Venezuela, al reconocer el gobierno de un miembro del parlamento autoproclamado presidente, como hicieron con Juan Guaidó y ahora repiten con Jeanine Áñez.

Pero el reconocimiento oficial de Washington a la presidencia interina de Áñez se produjo después del tuit de Morales, a través de un comunicado del Departamento de Estado que aseguraba que Estados Unidos espera trabajar con Bolivia y su gente "mientras preparan elecciones libres y justas lo antes posible".

Desde La Paz, en su primer día en la presidencia interina, Jeanine Áñez nombró a un nuevo gabinete, con once nuevos ministros y también hizo nuevos nombramientos a los puestos de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, el jefe del Estado Mayor General y los comandantes del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea, entre ellos, los principales militares que presionaron por la renuncia de Morales.

El Tribunal Constitucional del país avaló el procedimiento mediante el cual Áñez asumió la presidencia en virtud de que habían renunciado todos los altos funcionarios que figuraban en la línea de sucesión. A pesar de eso, el partido de Morales Movimiento al Socialismo, que controla la mayoría en Asamblea Legislativa, comenzó una ofensiva política destinada a anular la autoproclamación de Áñez, que tildan de ilegal.


Apoyo a Evo en México

Aunque aún lleva pocas horas en México, Evo Morales ha recibido grandes muestras de apoyo en ese país y no solo de las autoridades que lo han acogido.

En la tarde de este miércoles, el líder indígena fue recibido por la alcaldesa de Ciudad de México, la izquierdista Claudia Sheinbaum, en una ceremonia en la que se le declaró “huésped distinguido de la capital”.

A su llegada al lugar, fue recibido por decenas de personas que le coreaban consignas de apoyo, como "¡Aymara, hermano, el pueblo te da la mano!" o "¡No estás sólo!".

En sus palabras de agradecimiento, Evo insistió en haber recibido un golpe de Estado porque los principales poderes económicos de dentro y fuera del país "no aceptan que Bolivia sea anticolonialista y antimperialista".

"Mi gran delito es ser indígena", dijo Morales en su conferencia de prensa desde México. "Mi segundo delito, estoy convencido que para algunos grupos que ostentan el poder económico, es mi lucha en favor de las familias más humildes. Cuando llegué al gobierno había 38% (de la población) con pobreza extrema. Nosotros la bajamos a menos de 15%. Y no aceptan la nacionalización de los recursos naturales y los servicios", añadió.

El caos se desborda en Bolivia tras la salida de Evo Morales del poder (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:BoliviaEvo MoralesProtestasEleccionesMexico
Publicidad