null: nullpx
Secuestro

Así fueron las fallidas negociaciones para rescatar a Norberto Ronquillo, el universitario mexicano secuestrado y asesinado

Tan solo 9 minutos después de que el estudiante salió de la universidad, donde fue visto con vida por última vez, su familia recibió una llamada donde les exigían el pago de 5 millones de pesos para liberarlo. Siete días después fue hallado muerto en una zona boscosa del sur de la Ciudad de México.
11 Jun 2019 – 7:22 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.- El pasado 4 de junio por la noche, las cámaras de la Universidad del Pedregal captaron por última vez con vida a Norberto Ronquillo, cuando salía de la escuela y se dirigía a su casa. Eran las 9:32 pm. Nueve minutos después, a las 9:41 pm, los secuestradores ya tenían al estudiante y se comunicaron con uno de los tíos de la víctima para pedir dinero a cambio de su liberación.

Así comenzaron fallidas negociaciones entre la familia de Norberto Ronquillo y los secuestradores, que inicialmente exigieron el pago de 5 millones de pesos (poco más de 260,000 dólares). En llamadas posteriores fueron bajando la suma hasta pactar un botín de 500,000 pesos (unos 26,000 dólares) y algunas alhajas, según detalles revelados este martes por la Procuraduría de la Ciudad de México.

Pero finalmente, Ronquillo fue asesinado y su cuerpo fue hallado este lunes en una zona boscosa de Xochimilco, al sur de la Ciudad de México. Los primeros resultados de la necropsia arrojaron que fue golpeado y estrangulado pocas horas después de su secuestro.

La cronología dada a conocer este martes por la Procuraduría señala que, en la primera llamada, el tío de Norberto no escuchó y colgó, pero enseguida volvieron a llamar y lo insultaron por haber cortado la comunicación. Él se asustó y volvió a cortar. Segundos después, los plagiarios llamaron a la tía de Ronquillo y fue a ella a quien le pidieron el dinero.

Mientras la mujer sostenía la llamada con el secuestrador de Norberto, su hijo y su esposo acudieron a la Fuerza Antisecuestros (FAS) de la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México (PGJCDMX) para denunciar los hechos. Una vez ahí, la tía llamó a su hijo informándole que había llegado a un acuerdo con el criminal y que le pidiera a las autoridades que no intervinieran.

Después, el primo de Norberto Ronquillo recibió una llamada, aproximadamente a las 3:00 de la madrugada del 5 de junio, donde el mismo sujeto le daba instrucciones para entregar el rescate. Aunque él cumplió con las indicaciones, Ronquillo no apareció y los secuestradores no volvieron a comunicarse ni a contestar llamadas.


De acuerdo al análisis de las cámaras de vigilancia particulares instaladas en las viviendas cercanas al lugar donde apareció el cuerpo, la Secretaría de Seguridad Ciudadana concluyó que el estudiante estuvo cautivo en un domicilio cercano a la casa donde vivía con sus tíos.

Luego de raptar al estudiante, sus captores se dirigieron a un domicilio ubicado en un perímetro de 10 kilómetros entre la escuela y el domicilio de Norberto, según los especialistas de la Fiscalía Antosecuestros (FAS). Desde ahí planearon el cobro del rescate, pero algo salió mal y la liberación de Norberto nunca sucedió.

Los primeros resultados de la necropsia que los especialistas del Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) practicaron al cadáver de Norberto Ronquillo, revelaron que murió de asfixia por estrangulamiento. Además, su cuerpo presentaba huellas de tortura e incluso golpes en el rostro que le rompieron el tabique nasal, según detalla el expediente de la Fiscalía de Homicidios y cuyo contenido fue revelado por el diario El Universal.


Este martes por la tarde, la madre del estudiantes, Noelia Hernández, ofreció una conferencia de prensa en la funeraria donde fueron velados los restos de su hijo y dijo que no todo lo que sucedió es culpa del gobierno.

“No es echarle culpa al gobierno, sino que cada quien, como ciudadanos, hagamos lo propio, no oren por mí, porque yo estoy bien, no oren por Norberto porque él no puede estar mejor, oren por las personas que tienen lastimados sus corazones, por todas esas personas que piden dinero, que trabajan de una mala manera”.

"No es justo": lágrimas e indignación en la misa por Norberto Ronquillo, el estudiante mexicano asesinado

Loading
Cargando galería
Publicidad