ACT

Un buen ensayo puede ser el factor determinante para la admisión al college

Ana Gomez, coordinadora del proyecto Juntos de Oregon State University, asegura que el texto que haga un estudiante para presentarse ante las universidades o becas puede ser lo único que lo distinga de otros.
19 Dic 2017 – 9:39 AM EST

"Si eres un estudiante con notas buenas pero no excelentes, y tienes resultados de exámenes promedio, un buen ensayo puede ser el factor determinante para la admisión a una escuela”. Esta es la opinión de Ana Gomez, coordinadora del programa Juntos de Oregon State University, sobre el valor que tiene un ensayo cuando un estudiante desea iniciar estudios superiores en la universidad o el college, o cuando aspira una beca.

Gomez, quien está al frente del programa que busca incentivar a los jóvenes a que no abandonen sus estudios en high school y a que vayan a la universidad, dice a Univision Noticias que el ensayo de aplicación “le da al estudiante la oportunidad de mostrar su talento e interés”. Para la especialista, ese texto pequeño es la única oportunidad que la institución de educación superior tiene para filtrar y analizar si el aplicante reúne las condiciones para ser un alumno en su campus.


El ensayo es, además, una oportunidad única para que un alumno logre distinguirse de otros y pueda ganarse el espacio que tanto desea. "Cada año, unos mil estudiantes se presentan a la facultad de veterinaria de Oregon State University, de los cuales solo 72 son admitidos. Si muchos de ellos llegan con puntajes similares en sus exámenes y con un GPA adecuado, lo único que los distinguirá de los demás candidatos es su ensayo", cuenta Gomez, para ejemplificar cómo son utilizados estos textos en las distintas escuelas.

Genera tensión, pero puede ser fácil

Aunque muchos estudiantes pasan semanas e incluso meses tratando de decidir sobre qué aspecto de su vida deben resaltar en su ensayo, Juan Garcia, director senior de ACT, asegura que el asunto puede ser más fácil de lo que el joven piensa.

“Siempre que hablamos con los estudiantes les decimos: todo lo que pasa desde noveno grado hasta el último año que te gradúes cuenta. Si estuviste involucrado en deportes en noveno grado, escríbelo, habla de tu experiencia y, en menos de lo que lo pienses, terminas de hacer el ensayo y estás listo para aplicar”, dice.

Además, para Garcia hay otro punto que favorece al estudiante y por el cual debe estar menos tenso a la hora de pensar en el ensayo: una vez escriba uno podrá utilizarlo en distintas aplicaciones. “No tienen que escribir uno nuevo cada vez”, asegura.

Gomez indica que el trabajo duro está en construir en los jóvenes hispanos la confianza de que pueden lograr su valor como candidatos a la educación superior. “Muchos de los chicos serán la primera generación en sus familias en ir a un campus universitario para convertirse en ingenieros, maestros, abogados, médicos, diseñadores, etc. Desde niños hay que creer la historia de que esos profesionales seremos nosotros y en un ensayo de 500 palabras será muy fácil resumir esa pasión, las ganas y la fuerza latina”.


Tips para aliviar la tarea

Con experiencia a la hora de empoderar a jóvenes hispanos a que sigan sus estudios superiores, Gomez ofrece a continuación algunos tips que pueden facilitar el proceso de escritura:


  1. Haz una lista de todos los temas que te interese comunicar, de las personas que han formado valiosas enseñanzas en tu vida, de momentos que te han hecho crecer, de la historia de tu familia y/o la tuya si agrega valor a tu crecimiento personal, de tu deseo de estudiar una carrera determinada y las razones que tengas para hacerlo, de los retos de tu comunidad y tu plan para contribuir a su progreso con tu estudio, entre otros.
  2. Después de tener la lista, mira qué temas se conectan entre sí y que temas son más relevantes para ti que otros. Define un tema central y uno o dos que lo complementen.
  3. ¡Empieza a escribir! Escribe sin parar o borrar, no deshagas el texto si no te gusta, solo empieza otro párrafo. Es probable que vuelvas a tus palabras y uses ideas después.
  4. Considera las tres partes de un ensayo: introducción, cuerpo y conclusión.
  5. Por lo general al estudiante le dan preguntas o temas específicos. En este caso, no te desvíes de la pregunta, pero sé creativo y da un toque personal.
  6. Sé tú mismo. Abre tu corazón y sé lo más genuino posible. Esto conecta al lector con el verdadero mensaje del ensayo.
  7. Revisa la redacción y ortografía, pide a terceros que lo revisen por ti. Entre más personas lo lean, menos probable será que tengas errores en el texto.
  8. No excedas nunca el límite de palabras que sugiere la aplicación. Siempre revisa primero cuánto es el número máximo que piden. Pero no escribas tu ensayo pensando en ese número, es más fácil que cortes o aumentes al final, a que limites tu creatividad y la fluidez de tus palabras.
  9. Si no estás muy seguro de tu proficiencia en inglés, te recomendamos estar tranquilo. El ensayo debe reflejar el esfuerzo de haberlo preparado bien y, aunque el inglés no sea una fortaleza, hay muchas personas que pueden ayudar a revisarlo. Entre esas personas están los maestros de las escuelas, los consejeros e incluso los administradores. Cualquiera de ellos con quien se tenga una buena relación, estaría feliz de contribuir a que un estudiante vaya a la universidad. Es cuestión de encontrar a una o dos personas que puedan mejorar la redacción del texto.
  10. Otra alternativa es escribir el ensayo en español y luego trabajar con alguien para traducirlo. Esta persona puede ayudar a usar las palabras correctas para dar el mismo significado que originalmente tenía en el primer idioma.

Una latina narra el camino trazado hasta Cornell University

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EducaciónUniversidades
Publicidad